'Juego de Tronos' corre el riesgo de potenciar los errores de su final

·4 min de lectura

HBO no iba a dejar morir a Juego de Tronos tan a la ligera. Ni siquiera a sus personajes principales, de quien ya creímos despedirnos después de la serie. Más allá de spin-offs como La casa del dragón, que adaptará el libro Fuego y Sangre de George R.R. Martin y se estrenará el próximo 21 de agosto, hemos conocido ahora que la plataforma tiene en desarrollo una secuela que continuaría la historia desde el final de la ficción original, cogiendo a uno de los personajes estrella para darnos a conocer más aventuras e historias sobre su devenir.

Según informan medios como Variety, dicho personaje sería Jon Nieve, que volvería a estar interpretado por Kit Harington en esta nueva serie que se uniría a la larga lista de proyectos sobre Juego de Tronos como la adaptación de Los cuentos de Dunk y Egg, 9, Voyages, 10.000 barcos o una serie animada aún sin título. La mayoría de estos proyectos son ideas muy tentadoras, sobre todo por conocer historias desconocidas de los Siete Reinos, ver otras adaptaciones de historias de Martin o seguir profundizando en el universo de Juego de Tronos desde otras perspectivas. Pero no pienso lo mismo de este nuevo spin-off.

Jon Nieve en un fotograma de 'Juego de Tronos' (Foto: HBO)
Jon Nieve en un fotograma de 'Juego de Tronos' (Foto: HBO)

Básicamente, creo que no tiene sentido alguno alargar la historia de Jon Nieve más allá de seguir exprimiendo la gallina de los huevos de oro. Primero, porque el personaje ya dio todo lo que tenía que dar en la serie original. Se nos presentó como el hijo bastardo de Ned Stark, vivió un no parar de aventuras más allá del Muro, se enfrentó a los Caminantes Blancos, fue traicionado por la Guardia de la Noche, murió, volvió a la vida, descubrió que por sus venas corría sangre Targaryen, inició un idilio romántico con Daenerys, se erigió como el legítimo heredero al Trono de Hierro y acabó su historia relegado a los confines helados del norte. Un arco amplio del que pocas ideas quedan por explotarse.

Además, también habría que valorar que el destino de Jon Nieve fue uno de los más polémicos de la serie, puesto que su final se alejó de lo que muchos espectadores tenían en mente. Al erigirse como uno de los grandes héroes de la historia, que lo alejaran del éxito y la gloria no fue muy bien recibido, sobre todo valorando que a día de hoy seguimos sin saber cuál va a ser el final que George R.R. Martin le dará en sus novelas. Y creo que aquí estaría el principal problema que se encontraría este spin-off, que se seguiría expandiendo a un personaje desde un punto sobre el que no hay nada escrito, lo que podría conducir al spin-off a exactamente los mismos errores que el final de Juego de Tronos. E incluso potenciarlos.

Aunque Martin trabajó dentro del equipo creativo de la serie y se vio obligado a contar el final de su historia a HBO antes de ceder sus derechos, fue innegable que en las últimas temporadas, incluso las que aún adaptaban los arcos de Festín de Cuervos o Danza de Dragones, dejaron atrás la complejidad de las novelas para lanzarse al camino fácil y encarar un final al que no sabían cómo dirigirse. Ante la falta de las historias de Vientos del Invierno y Sueño de primavera, las dos últimas novelas pendientes de publicación, la historia adquirió un ritmo estrepitoso, las tramas no relucían, los relatos se quedaban a medio gas y la improvisación y la inventiva se notaban a la legua.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

En este sentido, pensar en que van a seguir alargando una trama como la de Jon Nieve, con la que ya flaquearon en este tramo final llevándolo de forma torpe a un destino agridulce sin convencer a los espectadores, hace prever que su spin-off va a estar lejos de la calidad de las novelas que Juego de Tronos supo tan bien recoger en sus primeras temporadas. Y valorando la gran cantidad de historias por explorar que hay en este universo, meterse en este terreno farragoso es un riesgo innecesario que podría salirles caro.

En todo caso, si hay un personaje principal que merece ser alargado es Arya, con quien nos dejaron los dientes largos de conocer más de sus aventuras en la conclusión de la serie. Pero a lo de Jon Nieve, con lo agotada que está su trama y los tropiezos del final, lo veo como una forma desesperada de seguir explotando el mundo fantástico de George R.R. Martin que como espectadores va a tener poco o nada nuevo que ofrecernos.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente