'El juego de mi destino', resumen de los últimos capítulos 80 al 82 de esta semana en Divinity: ¿Últimos momentos en famil

el juego de mi destino
'El juego de mi destino': capítulos 80 al 82Productora

En los capítulos de la semana pasada de El juego de mi destino Cemal logró evitar que Asiye fuera a prisión inculpándose del asesinato del hombre, mientras que Raci vivió un esperado reencuentro con Meral. Esta semana, en los capítulos 80 al 82 de El juego de mi destino, Nergis tuvo mucha suerte. Su abogada consiguió que el juez la pusiera en libertad hasta que se celebrase el juicio y la adolescente se fundió en un emotivo abrazo con sus padres. Para que el caso se resolviera con éxito, Cemal debía encontrar a Necmi para que declarase en el juicio confirmando que Nergis mató a Halil en defensa propia cuando intentó violarla. Sin embargo, esta misión podría ser mucho más complicada de lo que él esperaba.

Zahide accedió a firmar los papeles del divorcio a cambio de que Raci le entregase la mitad de su fortuna, varias casas y una parte de la compañía. El hombre aceptó sin rechistar, feliz de poder comenzar una nueva vida junto a Meral. Mientras, en la empresa, Zuhal sufrió un mareo y Mahir le acompañó al hospital. Allí, los médicos la tranquilizaron dándole una gran noticia: su estado de salud era bueno y no estaba esperando un bebé, ¡estaba esperando gemelas!

Helin se llevó a Ahmet para alejarlo de Cemal

Cemal quiso aprovechar al máximo los días junto a su familia antes de que se celebrado el juicio. Por eso, decidió invitar a Asiye y los niños a un divertido desayuno en el parque. Ugur le llamó “papá” con orgullo, Ahmet casi había superado su leucemia, Nergis estaba libre y Asiye había vuelto a confiar en él. Cemal se sentía afortunado por primera vez en muchos años: «No puedo creer que todo esté saliendo así de bien». Pero su felicidad pronto se convertiría en desgracia.

Helin apareció en el parque para llevarse a Ahmet y una vez en la mansión, hizo las maletas y llamó por teléfono a Cemal asegurándole que se marcharía del país llevándose consigo a su hijo: «Si piensa que voy a permitir que viva contigo y con esa mujer, estás muy equivocado». Cemal, asustado porque su ex pudiera cometer una locura, denunció el secuestro en comisaría.