'El juego de mi destino', resumen de los últimos capítulos (7 al 11) en Divinity: Mahir, el salvador de Asiye

·2 min de lectura
Photo credit: Productora
Photo credit: Productora

La semana pasada en El juego de mi destino, Asiye se enteró de que Cemal, el hombre que la abandonó tras tener a su segundo hijo, se casó otra vez y tuvo un niño con su nueva esposa. En los capítulos 7 al 11 de esta semana de El juego de mi destino, Nergis seguía pensando en el momento en el que acabó con la vida del hombre que intentó abusar de ella. Con lágrimas en los ojos, se desahogó con Mahir y le narró con detalle lo sucedido. Una pregunta asomó en la mente de la joven cuando vio la tranquilidad con la que el hombre recibía la noticia. «¿Alguna vez has matado a alguien?», cuestionó sin reservas.

Mahir le contestó que nunca hizo algo semejante, pero entiende que ella atacara a quien trató de hacerle daño: «Posiblemente, yo también habría actuado igual». Estas palabras calmaron un poco a la chica, que sentía una culpa tremenda. Después, Mahir le prometió que nunca permitirá que alguien le volviera a hacer algo malo: «Este es mi papel, protegerte de todo mal». Al mismo tiempo, agarró con cariño las manos de Nergis para trasmitirle fuerza.

Ahora que había logrado calmar a Nergis, Mahir tiene otro problema que resolver ¿Cómo dormiría con Asiye? Ambos tenían que fingir que estaban juntos, pero no veía apropiado acostarse en la misma cama. Una idea atravesó su mente. Llamó a Fikret y le pidió que le prestase un sofá. Así podrían descansar en el mismo cuarto, pero en lugares diferentes. Asiye le agradeció el gesto.

Zahide le exigió a Raci que reclamase su lugar

Por otro lado, Zahide le reprochó a Raci su poca ambición. No estaba conforme con que Mahir, que, tan solo era un bastardo, disfrutase de parte de las comodidades de la familia Demirhan: «Tú eres el hijo mayor de Harun Demirhan y, por lo tanto, deberían considerarte así el resto de miembros de este clan». El hombre compartía los pensamientos de su mujer, pero, por supuesto, no pensaba decirlo y darle la razón.

Mientras tanto, Cemal no coseeguía conciliar el sueño. Empezó a pensar en su antigua familia y, también, en como conoció a Helin. Resulta que el hombre conducía su camión durante la noche, cuando, de repente, presenció un trágico accidente. La conductora de uno de los vehículos implicados en el choque era Helin. Él la rescató y así fue comenzó su historia.