'El juego de mi destino': El dolor de Cemal

el hombre no pudo soportar la idea de perder a su hijo pequeño por una terrible enfermedad y se derrumbó ante asiye
'El juego de mi destino': El dolor de Cemal

Ugur no tenía miedo a donar sangre, pues creía que era el único que podía salvar la vida de Ahmet en El juego de mi destino: «No me importa que me pinchen. Yo voy a ser un niño muy valiente». Cemal, muy orgulloso de la actitud del pequeño, le agradeció su valentía: «Estoy seguro de que Ahmet mejorará porque tiene un hermano como tú».

Por otro lado, Raci se pasó el día lamentándose por haber perdido al amor de su vida: «No como, no duermo, parezco un zombie, ¡estoy destruído!», le dijo a Zuhal, sin saber que Meral se había quedado a vivir en su casa sin decírselo a nadie. Por su parte, Zuhal debía acudir al hospital para realizarse una ecografía y escuchar por primera vez los latidos de su bebé. Ahora mas que nunca, extrañaba la compañía de Mahir.

Para que no se enfrentase sola a un momento tan especial, Cemal decidió acompañarla y sostenerle la mano. «He vivido sin mis hijos mucho tiempo y es un infierno. No deberías privar a tu hijo de su padre, tarde o temprano le necesitará a su lado», le dijo, intentando que Zuhal recapacitase y le contase a Mahir que esperaba un hijo suyo.

Ugur organizó una pequeña fiesta para Ahmet

En la mansión, Ugur estaba decidido a convertir los peores días de Ahmet en una fiesta. Por eso, fabricó junto a su madre un teatro de títeres y le dedicó a su hermano una divertida versión de Rapunzel donde también participaron Nergis y Cemal.

Ahmet se quedó encantado y aunque solo fuera por un rato, consiguió olvidarse de su enfermedad. Sin embargo, Cemal no fue capaz de ver las cosas con optimismo y se derrumbó con Asiye: «Mi hijo se me escapa de las manos y no puedo hacer nada. Yo debería estar en su lugar».