'El juego de mi destino', avance del capítulo 10 de hoy en Divinity: En busca de la verdad

·2 min de lectura
Photo credit: Productora
Photo credit: Productora

La semana pasada en El juego de mi destino, Asiye se enteró de que Cemal, el hombre que la abandonó tras tener a su segundo hijo, se casó otra vez y tuvo un niño con su nueva esposa. En el capítulo 10 de hoy de El juego de mi destino, la policía llega a la mansión mientras la familia Demirhan desayuna en paz. Asiye, creyendo que vienen a por ella y sus hijos, abraza a los pequeños, al mismo tiempo que reza para que no les hagan nada. Mahir, por su parte, también se pone tenso, pues cree que su amiga, Nergis y Ugur, terminen en prisión.

No obstante, el cuarteto al completo respira cuando los oficiales explican que viene por Raci. Todo parece indicar que ha habido una pelea entre el empleado de uno de sus hoteles y uno de los clientes, por lo que el hombre deberá ir a declarar a comisaría y esclarecer el asunto. Harun, de nuevo, recrimina a su hijo que no sea capaz de llevar los negocios familiares sin escándalos.

Zahide presiona a Ugur para que diga la verdad

Por su parte, Zahide se ha percatado de cómo Ugur se asustó con la entrada de los agentes al salón y no duda en comentarlo ante el resto de los presentes. «Parece que tuvieras miedo de algo ¿Qué es lo que te asusta?», pregunta de forma insistente, tratando de sacar algo de información. Mahir interviene para que la mujer deje de presionar al pequeño: «Es solo un niño, lógico que tenga miedo de este tipo de situaciones».

Zahide, que no está dispuesta a dejar las cosas así, comenta ante la familia sus sospechas sobre Mahir, Asiye y los niños. Asegura que los recién llegados no son de fíar y deben tener mucho cuidado con ellos. Asiye, que no sabe como reaccionar, se queda callada. Sin embargo, Mahir si se enfrenta a su cuñada. Harun, por supuesto, sale en defensa de su hijo y le exige a su nuera que deje a un lado sus paranoias.