El juego del calamar: es su primer trabajo como actriz y va camino a la gloria

·5 min de lectura

El fenómeno de El juego del calamar no solo está haciendo historia para Netflix y el mundo e las series. También ha salpicado la vida de sus actores de manera radical. Sobre todo a una de sus estrellas que ha pasado de ser una actriz sin experiencia previa, modelo sin gran repercusión internacional y con pocos seguidores en Instagram, a convertirse en toda una sensación de las redes sociales con contratos jugosos con marcas importantes.

Les hablo de Jung Ho-yeon, a quien conocemos como la concursante número 67, Sae-Byeok, en el juego de supervivencia que plantea la historia. Una carterista malhumorada, seria y reacia (pero guapísima) que logra conquistar a la audiencia con una historia emotiva sobre el sacrificio por la familia.

Jung Ho-yeon en El juego del calamar (Youngkyu Park, Netflix)
Jung Ho-yeon en El juego del calamar (Youngkyu Park, Netflix)

Nacida en Seúl el 23 de junio de 1994, esta modelo surcoreana de 27 años apenas acumulaba 400.000 seguidores en Instagram al momento del estreno de El juego del calamar el pasado 17 de septiembre. Tres semanas más tarde ha superado los 16 millones, con cientos de miles de adeptos sumándose a su lista de usuarios a diario. Un fenómeno que habla alto y claro del furor de la serie pero, sobre todo, de lo mucho que ella y su personaje han cautivado a los espectadores de Netflix. Y una prueba fehaciente de ello es que sus coprotagonistas masculinos, Lee Jung-jae (la estrella de la serie) y Park Hae-soo (el otro rival finalista), apenas acumulan 2.1 y 1.2 millones respectivamente. Mientras otros actores que tambien han causado sensación, como Wi Ha Jun (el policía encubierto) ha sumado 6.4 millones de seguidores y Lee Yoo-mi (la compañera memorable de Sae-Byeok en el juego de las canicas) ha llegado a los 5.3 millones. Pero ninguno con la magnitud estratosférica de ella.

Park Hae-soo, Lee Jung-jae y Jung Ho-yeon en El juego del calamar (Youngkyu Park, Netflix)
Park Hae-soo, Lee Jung-jae y Jung Ho-yeon en El juego del calamar (Youngkyu Park, Netflix)

Su caso recuerda a lo sucedido con Millie Bobby Brown a raíz del éxito inicial de Stranger Things o Zendaya con sus trabajos para Disney y Euphoria, cuando la plataforma social se convirtió en el escaparate ideal para demostrar el éxito internacional. Jung arrasa, y eso que El juego del calamar es su primer trabajo como actriz en toda su vida (solo había trabajado en videoclips).

Y no es de extrañar. Jung deja huella con cada una de sus apariciones en pantalla a lo largo de los ocho episodios en los que aparece. No solo por su evidente belleza sino por la intensidad dramática que esconde su personaje en la mirada. Una mezcla de soledad, agonía y angustia que no necesita palabras para atravesar las pantallas de los hogares del mundo.

Pero Jung no solo se ha convertido en toda una celebridad de las redes, sino que las marcas ya comienzan a notarla. Louis Vuitton no ha tardado en ficharla como embajadora de su línea de moda, relojes y joyas, anunciando la noticia el pasado miércoles con una foto de la actriz llevando un minivestido blanco. 

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Si bien ella ya había colaborado con la firma en 2017 como modelo de pasarela y en una campaña, y fue portada de Vogue Japón y Korea en el pasado, además de haber quedado segunda en la cuarta temporada del reality Korea’s Next Top Model en 2013, es ahora que da un salto cuantitativo en su fulgurante carrera. Y no es de extrañar, viendo el éxito acelerado que está viviendo, que las marcas se acerquen a buscarla a pesar de haberla tenido en plantilla en el pasado.

Si tenemos en cuenta el éxito repentino que está cosechando, sus millones de seguidores y el poder de Instagram como escaparate influyente para los productos y marcas, no creo estar desacertada al imaginar que su contrato debe llevar una buena cantidad de ceros. Y es que su momento como rostro deseado es evidente. Solo hay que observar su perfil para descubrir que también promociona otra línea pero de la marca Adidas.

Como apuntaba al principio, Jung se ganó el corazón de los espectadores con su primer trabajo como actriz en la serie, interpretando a una desertora de Corea del Norte que entra al juego con la intención de ganar el premio millonario para rescatar a su madre y recuperar a su hermano de los servicios sociales. Para su papel trabajó con un profesor para practicar el acento norcoreano, estudió historia y vio documentales sobre personas que abandonaron el país vecino.

Aseguró a la revista W Korea que logró conectar con el personaje de Sae-Byeok porque descubrió que eran parecidas. “En 2016 dejé Corea para labrarme mi carrera como modelo en el exterior, y pasé mucho tiempo sola. En aquel entonces la emoción que más sentía era soledad. Ese sentimiento de soledad mientras se intenta perseverar y vivir no es tan diferente” dijo.

Y a pesar del éxito viral, de la serie y las redes, y ahora con su ascenso radical gracias al contrato de Louis Vutton, la actriz no quiere que el furor la sobrepase. “Cuando me siento abrumada vivo con el pensamiento de que mis pies están en la tierra” dijo a The Herald Korea. Y tampoco permite que el fenómeno se le suba a la cabeza, asegurando ser consciente de que le queda mucho camino por recorrer para aprender el oficio y mejorar, sin centrarse demasiado en el éxito de El juego del calamar.

Cualquiera que haya visto El juego del calamar sabe de sobra que Jung no podrá regresar a la serie en una segunda temporada, pero no me cabe duda que esto recién comienza para ella. Viendo el fenómeno que está protagonizando no sería de extrañar que Hollywood comience a tocar a su puerta. O, quien sabe, quizás ya la haya tocado.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente