Piden firmas para salvar el escenario de Rocadragón (Juego de Tronos) en Vizcaya

San Juan de Gaztelugatxe, en Vizcaya, se encuentra en peligro por la afluencia masiva de turistas que recibe tras convertirse en Rocadragón, uno de los enclaves más reconocidos de Juego de Tronos. Y es que desde que este drama medieval de HBO se estrenó en 2011 la fiebre se ha ido expandiendo hasta el punto de que los fans acérrimos de la serie recorren cada localización del rodaje. Precisamente este boom turístico es el problema y por eso ahora se recogen firmas para preservar este enclave natural.

(©HBO)

El pasado mes de mayo Juego de Tronos se despidió de los espectadores tras ocho temporadas en el aire y convertida no sólo en una de las series más aclamadas y premiadas por la crítica sino también en el fenómeno televisivo de esta década que estamos a punto de decir adiós. Durante casi diez años los decorados de la ficción alrededor del mundo se convirtieron en un personaje más y en una parada obligatoria para los seguidores de esta historia de masas.

Las series en general han vivido su propia revolución y han puesto en marcha una nueva forma de hacer turismo, como ya descubrimos como el fenómeno de Chernóbil. Aunque actualmente el ejemplo más preocupante es San Juan de Gaztelugatxe, Rocadragón en la ficción de HBO, que se ha convertido en el segundo punto más visitado de la provincia de Vizcaya solo por detrás del bilbaíno Museo Guggenheim. Las cifras son alarmantes: como recoge eldiario.es, el pasado verano este enclave recibió casi medio millón de visitas, hasta 6.150 diarias.

Es por esto que los vecinos de Bermeo y Bakio han creado la plataforma SOS Gaztelugatxe iniciando una recogida de firmas contra la la horda turística y especialmente contra la construcción de un parking en sus inmediaciones, una obra que costaría cerca de un millón de euros y dejaría 51 plazas disponibles para vehículos privados.

En este contexto, los representantes de la plataforma denuncian que no se han analizado las repercusiones ambientales que puede provocar este proyecto que se ubicaría en un bosque repoblado hace pocos años con árboles y vegetación autóctona. Asimismo se alerta que la construcción de un aparcamiento para coches particulares en los alrededores del islote supondrá un efecto llamada que generará "más tráfico y desorden".

SOS Gaztelugatxe denuncia igualmente que lo que se promociona con este modelo es "un turismo de masas y de selfis, que no deja dinero en la zona" y que "acarrea un coste ambiental irreparable que se traduce en una pérdida progresiva de las cualidades paisajísticas y degradación significativa de los valores naturales".

Aunque el objetivo oficialmente es ordenar el tráfico, se posicionan en contra de dicha iniciativa-que supone la destrucción de la zona de forma irreversible-, más de 20.000 firmas.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©HBO