El creador de 'El juego del calamar' y sus penurias a cambio de 585 euros

·3 min de lectura

El juego del calamar se ha convertido en una de las sensaciones del año en Netflix. Desde su estreno en la plataforma el pasado 17 de septiembre, gran parte de la conversación social no ha dejado de girar en torno a esta serie de supervivencia coreana mientras ocupa todas las tendencias. Sin embargo, pese a que sea uno de los éxitos del momento, no ha sido un proyecto sencillo de sacar adelante, puesto que ha estado más de 10 años en proceso de desarrollo mientras su creador tuvo que pasar verdaderas penurias.

Imagen de El juego del calamar (Foto: YOUNGKYU PARK / NETFLIX)
Imagen de El juego del calamar (Foto: YOUNGKYU PARK / NETFLIX)

En concreto, el origen de El juego del calamar data de hace más de una década, cuando a Hwang Dong-Hyuk pensó en el proyecto mientras vivía con su madre y abuela y tenía que hacer frente a serios problemas económicos. Fue precisamente esta cuestión económica el primer contratiempo que encontró a la hora de escribir, pero no por dinero para sacar adelante la serie o vendérsela a algún estudio, televisión o plataforma. La necesidad que tenía de obtener dinero en efectivo lo llevó a vender su ordenador por 585 euros.

Así lo ha contado en una entrevista para The Wall Street Journal donde se ha parado a analizar detenidamente el éxito de la serie, su trabajo creativo y todo el camino recorrido hasta convertirse en uno de los mayores éxitos internacionales de Netflix.

Y resulta curioso que el propio creador de El juego del calamar se viera inmerso en esta peliaguda cuestión económica en medio de su desarrollo, puesto que el mismo argumento de la serie, el de un grupo de personas jugándose la vida en juegos mortales para obtener un suculento premio y poder pagar sus deudas, hace alusión a este duro y doloroso sacrificio personal por una mera cuestión de supervivencia y vida básica. Claro, que pese a dicho inconveniente consiguió terminar la serie y llevarla finalmente a nuestras pantallas en 2021, convirtiéndose en tendencia en más de 90 países y en la primera ficción coreana en alcanzar el Nº1 en Netflix en Estados Unidos con un 95% de espectadores de fuera de Corea, logro obtenido tras haber sido subtitulada a más de 30 idiomas y doblada a otros 13.

Aunque más allá de esta pérdida de su portátil personal hubo muchos otros contratiempos para sacar adelante El juego del calamar. Y es que lo largo de 10 años muchos estudios rechazaron comprar el proyecto porque consideraban la trama demasiado grotesca y poco realista, aunque entre medias Hwang Dong-hyuk pudo ir haciéndose un nombre en la industria audiovisual coreana gracias a películas como Mi padre, Silenced, Miss Granny o The Fortress, la mayor parte de ellas dramas sociales. Sin embargo, más que su renombre, el director cree que la razón por la que Netflix finalmente decidió producir la serie fue por la crisis sanitaria del COVID-19.

Dong-hyuk explica en su entrevista con Wall Street Journal que cree que la pandemia hizo el concepto de El juego del calamar más atractivo, puesto que la gente ha sido testigo de primera mano de las disparidades socioeconómicas entre ricos y pobres que ha dejado el coronavirus, aspecto presente en la trama de la serie. 

“El mundo ha cambiado. Todos estos puntos hicieron que la historia fuera muy realista para la gente en comparación con hace una década", declaraba. Y así lo ha matizado también Minyoung Kim, quien ejerce de vicepresidente de contenido de Netflix para las regiones de Asia y el Pacífico, declarando que el servicio de streaming se fijó en El juego del calamar por las cuestiones morales que planteaba sobre el valor de una persona. "No somos caballos, todos somos humanos", dijo- “Esa es la cuestión que el programa realmente quiere hacerte".

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: La plataforma Netflix prepara una serie de acción de Pokemon.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente