Juanma Rodríguez, en 'El Chiringuito', anima a la Policía a usar "la porrita" contra los ultras del Manchester City

Juanma Rodríguez, a la derecha, en el plató de 'El Chiringuito'; un aficionado del Manchester City desnudándose en la Plaza Mayor de Madrid, a la izquierda (Twitter/@elchiringuitotv)


Los hooligans del Manchester City se han hecho notar antes del partido entre su equipo y el Real Madrid en la Plaza Mayor de Madrid. Se han reído de los que les pedían limosna, han llenado todo de latas de cerveza vacía, han causado destrozos en las terrazas de los bares, han increpado a cámaras y periodistas... ¡Y hasta uno de ellos se ha desnudado!

Ante las imágenes, el periodista Juanma Rodríguez no ha podido controlarse en ‘El Chiringuito’, sobre todo por la permisividad de la Policía siendo muchos agentes testigos de estos actos que escapan del civismo. Con todo lo que se han divertido a costa de los demás, a los ultras tan sólo les fue incautado un balón de fútbol con el que estaban destrozando jarras y vasos en las terrazas de los bares. Quizás una intervención un poco pobre.

Así pues, el tertuliano, ante la pregunta de Josep Pedrerol de cómo arreglaría él eso, respondió de forma rotunda: “palo y tentetieso”. Seguidamente, se desahoga hablando del ultra que se desnuda y acaba cayéndose al suelo fruto del alcohol, tras provocar a los periodistas presentes:

“A ese desahogado, yo soy el padre de ese hombre y digo madre mía de mi vida, por dios bendito, para qué, para qué se me habría ocurrido a mí... A ese, ¡palo y tentetieso! ¡Con la porrita! ¡Con la porrita!”.

Pedrerol ha tenido que interrumpirle para pararle los pies, pensando seguro en que Rodríguez podría irse más de lo que el programa necesita de la boca, incitando a la violencia de las fuerzas de seguridad del Estado.



¿Sería la mejor la solución para erradicar de una vez que los ultras de equipos europeos que visitan las distintas ciudades de España respetasen al país? ¿Es mejor darles una lección de educación mediante una vía que no requiera violencia?

Cada uno tendrá su opinión, en lo que seguro que todos coincidimos es en que se debe arriesgar lo mínimo la integridad física de los agentes de la Policía. Es posible que, en caso de usar la violencia contra los ultras en espacios tan concurridos de las ciudades, las consecuencias podrían ser incluso peores de lo que ya de por sí son. Es complicado entrar a valorar las decisiones policiales tanto en un extremo como en otro.

La medida que debería ser tomada inmediatamente sería la de identificar a los agitadores de cada masa de aficionados y prohibirles volar o desplazarse fuera de sus países, además de no dejarles pasar durante un período muy largo a cualquier recinto deportivo.


Más historias que te pueden interesar: