Juan Diego vivió una despedida del cine inspiracional y perfecta en su última aparición en la gran pantalla

·5 min de lectura

A consecuencia de una larga enfermedad, el actor Juan Diego nos ha dejado a los 79 años. Con su muerte, deja tras de sí una carrera llena de míticos trabajos en clásicos de nuestro cine como Los santos inocentes de Mario Camus, Viaje a ninguna parte de Fernando Fernán Gómez, La noche oscura de Carlos Saura o Jamón, jamón de Bigas Luna, además de otros papeles en televisión muy reconocidos por el público como el de Don Lorenzo en Los hombres de Paco.

Hemos podido seguir disfrutando de sus trabajos hasta nuestros días, puesto que aún con problemas de salud y una edad avanzada siguió deleitándonos con actuaciones en cintas como Xtremo de Netflix o El Cover de Secun de la Rosa. Precisamente, esta película, que marca su última aparición en cine, sea posiblemente una de las interpretaciones más especiales de su carrera. Y no solo por tratarse de su despedida de la profesión, sino porque nos deleitó con un personaje inspiracional, tierno e interpretado con mucho cariño que, visto ahora después de su muerte, deja el reflejo perfecto de su persona y de su capacidad interpretativa.

Juan Diego en la presentación de 'El cover' en Madrid (Foto: Carlos Alvarez/Getty Images)
Juan Diego en la presentación de 'El cover' en Madrid (Foto: Carlos Alvarez/Getty Images)

Posiblemente a pocos le suene El cover. La película llegó a los cines en agosto de 2021 cosechando muy malos datos de taquilla y apenas duró un par de semanas en cartelera. Por suerte, la cinta, un musical que supuso el debut en la dirección de Secun de la Rosa, no tardó en aterrizar en Prime Video y en estar disponible para todos espectadores. Su trama seguía la historia de Dani (Àlex Monner), un joven con talento para la música que después de los fracasos de su familia en el mundo del espectáculo prefiere refugiarse en un monótono trabajo de camarero en Benidorm. Pero la ciudad es un lugar abierto para los artistas, lo que le hará empezar a ver el mundo con otros ojos.

En este entramado Juan Diego da vida al abuelo de Dani, quien asume toda la carga dramática del difícil pasado de la familia del protagonista con la música y trata de evitar que su nieto eche su talento a perder por el miedo al fracaso. El personaje compartía mucho en común con el actor, como su pasión por la música y el flamenco. Fue habitual verle con artistas como Enrique Morente e incluso tuvo el honor de prestar su voz al documental Camarón: Flamenco y revolución dirigido por Alexis Morante en 2018. Esa misma esencia y pasión de su persona se trasladaba con facilidad a su rol en El cover, cuyo trabajo reivindicando a los artistas, la música y lanzando mensajes inspiracionales no exentos de consejos sobre el lado amargo de la profesión trasciende más allá de la pantalla.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

En verdad, todo El cover es una película que transmite amor hacia la música y los artistas por todos los costados, pero Juan Diego es una de las principales razones por las que esto se consiga trasladar al espectador de manera tan efectiva. Todas sus intervenciones en la película son preciosas. Supo plasmar a la perfección la carga dramática de la historia, la pasión por la música, el flamenco y la guitarra de su papel y trabajar con sumo tacto cada una de sus interacciones con el personaje de Àlex Monner. Sus consejos, discusiones o esos momentos musicales que comparten entre ambos son todo un torrente de emociones, tanto felices como amargas.

De entre todas sus escenas, hay una en el tramo final que transcurre en un tablao flamenco en donde toda la carga argumental de ambos personajes entra en juego, donde a partir de esa pasión por la música sanan las heridas familiares que han atravesado a lo largo de sus vidas. Dicha escena incluye un pequeño cameo de Secun de la Rosa donde habla directamente al personaje de Juan Diego admirando sus cualidades, aunque la intervención se siente como si lo hiciera con el actor y no con su papel de la película. Esa intención la dejó bien clara el director en su Twitter, donde subió un breve fragmento de la secuencia admirando a la figura de Juan Diego y su trabajo en El cover. Y la manera en la que toda la emoción fluye en dicho momento sumado a este homenaje al actor, adquiere ahora un mayor significado con la muerte de Juan Diego y al pensar que el actor se despidió del trabajo de su vida con esta preciosa exaltación de los artistas y la música.

E igual de emocionante es ver el plano final de El Cover, el que supuso la última aparición en la gran pantalla de Juan Diego antes de su muerte. Y este no puede ser más precioso. Mientras el personaje de Àlex Monner alcanza la cumbre de su recorrido dramático en la película interpretando Que me busquen por dentro de Antonio Orozco ante una abarrotada terraza de Benidorm, Juan Diego, en el centro del plano, se levanta de su asiento con pura emoción en su rostro mientras se quita el sombrero y cae rendido ante la actuación que está viendo. La cámara gira hasta volver a colocarse en el escenario y dar paso a los créditos finales, dejando tras de sí una secuencia que, aunque su momento pudiera pasar desapercibida, ahora se ve como la culminación perfecta de la que ha sido una carrera mítica en el cine y la televisión en España.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente