Las joyas con las que Isabel II ha sido enterrada

·2 min de lectura
Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres

Isabel II tenía muchas pasiones, entre ellas reunir sellos, montar a caballo o coleccionar joyas. La monarca británica reunía una inmensa colección de piezas increíbles, más conocida por 'las Joyas de la Corona', formada por 50 tiaras, 100 broches, 46 collares, 36 pulseras, 34 pendientes, 15 anillos, 14 relojes y 5 colgantes. Un total de 300 piezas únicas e inimitables que los expertos valoran en 12o millones de euros. Y entre todas las posibles elecciones que podría haber hecho Isabel II para ser enterrada, ¿Cuáles son las joyas que ha escogido Lilibeth?

Photo credit: JANE BARLOW - Getty Images
Photo credit: JANE BARLOW - Getty Images

De las múltiples y maravillosas piezas que coleccionaba la reina, Isabel eligió únicamente dos joyas, de hecho, eran sus preferidas ya que tenían un valor sentimental: el anillo de su boda con Felipe y sus pendientes de perlas.

El enlace de Isabel II y Felipe de Edimburgo tuvo lugar el 20 de noviembre de 1947, y desde esa fecha, la reina no se ha quitado su anillo de matrimonio. Se trata de un sortija creada a partir de una pepita de oro que recibió el príncipe como regalo del pueblo galés. Además, el anillo tenía un mensaje grabado que únicamente conocía ella, su marido y el joyero que lo escribió.

Photo credit: Hulton Deutsch - Getty Images
Photo credit: Hulton Deutsch - Getty Images

Según informan varios medios ingleses, la colección de joyas de Isabel II, que forma parte de la herencia personal de la monarca británica, pasarán a ser propiedad de la actual reina consorte, Camila, la princesa de Gales, Kate Middleton y de su hija Carlota. De hecho, Kate ya ha lucido alguna que otra increíble joya de su suegra.

Tras 70 años de reinado, la reina Isabel fallecía este 8 de septiembre de 2022 y daba paso a un cortejo fúnebre de diez días. Finalmente, los restos de la monarca británica descansarán junto a los de su esposo el Duque Felipe de Edimburgo en el Castillo de Windsor, concretamente en la Capilla de San Jorge.

Photo credit: gtres
Photo credit: gtres