Qué fue de Carod-Rovira, el político independentista al que reunirse con ETA le “cambió la vida”

M. J. Arias
·4 min de lectura

Decía Josep-Lluís Carod-Rovira en enero de 2014 que su reunión con ETA, celebrada una década antes, le “cambió la vida”, pero que aquel controvertido encuentro valió la pena porque la violencia había “dejado de existir y de interferir en el independentismo”. Durante años fue uno de los políticos catalanes más activos y más conocidos fuera de Cataluña por sus polémica continuadas.

Josep Lluis Carod-Rovira sigue ligado al movimiento independentista y ha sido un firme defensor del procés. (Foto: AP Photo/Pier Paolo Cito)
Josep Lluis Carod-Rovira sigue ligado al movimiento independentista y ha sido un firme defensor del procés. (Foto: AP Photo/Pier Paolo Cito)

Nacido en Cambrils el 17 de mayo de 1952, es hijo aragonés y catalana y desde joven destacó por su ideario independentista. Su padre fue miembro del Cuerpo de Carabineros durante la República y la Guerra Civil. Cuando este desapareció pasó al de la Guardia Civil y lo dejó para entrar a trabajar en las oficinas de puerto de la ciudad. El que fuera presidente de Esquerra Republicana de Catalunya entre 2004 y 2008, tiene cuatro hermanos, está casado con Teresa Comas y juntos tienen tres hijos.

Carod-Rovira obtuvo la licenciatura en Filología Catalana por la Universidad de Barcelona y entró muy joven en política. En sus biografías se recoge como siendo militante del Partit Socialista d'Alliberament Nacional (PSAN) desde 1970, en 1973 fue enviado a prisión por ser parte de la Asamblea de Cataluña.

Cuatro años después de aquello lo dejó y en 1980 fue cabeza de lista de Nacionalistes d'Esquerra por Tarragona ejerciendo entre 1981 y 1988 como técnico superior de Planificación Lingüística de la Generalidad de Cataluña. Un puesto que compaginó con el de jefe de los Servicios Territoriales de Cultura entre 1982 y 1984.

Articulista con un amplio currículum, un texto suyo llamaba a la refundación de ERC. Acabó por incorporarse a dicho partido y en 1988 logró el acta de diputado en las Cortes Catalanas. Cuando en 1996 Colom protagonizó una escisión en ERC, él pasó a ocupar la secretaría del partido tras ganar la votación. En las elecciones de 1999, 2003 y 2006 fue el cabeza de lista de la formación para el Parlamento de Cataluña.

En 2003 entro en el gobierno catalán tras el conocido como Pacto del Tinell que dio forma al conocido como ‘tripartito’ – formado por ERC, el Partido Socialista de Cataluña (PSC) e Iniciativa per Catalunya Verds (ICV-EUiA)– ejerciendo como Consejero Primero hasta 2004.

Solo llevaba unas semanas en el cargo cuando salió a la luz luna reunión mantenida en Perpignan (Francia) con miembros de ETA. Poco después de aquel encuentro la banda terrorista decretó una tregua que solo afectaba a Cataluña y arreciaron las críticas contra él. Dimitió por aquel escándalo, en el que defendió que su cita con los terroristas no implicó la firma de ningún acuerdo al no haber condena de la violencia.

No fue aquella su última polémica. En 2005 protagonizó otra en un viaje a Israel por la ausencia de la bandera catalana y en 2006 criticó que el pregón de las fiesta de la Mercè en Barcelona por no haber sido pronunciado en catalán. Mucho más tarde, en 2011, cargó contra el movimiento 15-M en su comunidad autónoma.

Para entonces ya había abandonado la primera línea. Lo hizo en 2010 dejando tanto la política en activo como la militancia en ERC. Pero su salida del partido y de las instituciones no ha hecho que desaparezca. Ha sido un fuerte defensor de la causa de Carles Puigdemont a través de artículos y, siempre del lado del procés, es titular de la cátedra de Diversidad de la Universidad Pompeu Fabra (UPF), como señalan en El Español.

Aunque manteniendo un perfil más bajo y menos presente, en julio Lluís Carod-Rovira fue protagonista de algún que otro titular por un artículo suyo publicado en Nació Digital en el que promovía que el independentismo debía hacerse con el control de los Mossos d'Esquadra y otros cuerpos “uniformados” y “armados”.

Hace solo unas semanas, en noviembre, anunciaba a través de Twitter que había superado un cáncer y daba las gracias “a la ciencia y a la humanidad del personal” que lo trató en el hospital Joan XXIII de Tarragona. Una de sus últimas declaraciones a través de ese mismo canal ha sido para hacer llegar su apoyo a Arnaldo Otegi después de que se ordenase la repetición de su juicios. “Resistencia, dignidad y valentía contra la injusticia de Estado. Un abrazo. Adelante”, le insta.

EN VÍDEO | ¿Qué fue del niño de 'Mentiroso compulsivo'?