La triste vida de José Manuel Figueroa: con fama y dinero pero sumido en un eterno duelo

Miguel Cane
·3 min de lectura
José Manuel Figueroa (Getty Images)
José Manuel Figueroa (Getty Images)

Algunas veces el éxito no es suficiente para lograr la estabilidad; no la económica, sino la interior. Al menos así parece que ser el caso del cantante José Manuel Figueroa, hijo de Joan Sebastian, quien a sus 25 años de carrera sigue teniendo éxito en sus presentaciones en México y en la frontera con los Estados Unidos, pero según reveló durante una entrevista con Omar Chaparro, desde que murió su papá, su vida –marcada por escándalos, reyertas y una tremenda tragedia personal, la muerte de su antigua novia, Lilián Elizalde, en un accidente de auto con él al volante- dio un giro radical y cambió para siempre. Ahora, según asegura, se siente “más solo que nunca”.

Fue durante un encuentro que tuvo en el programa “Tu-Night” que conduce el popular actor y comediante cuando Figueroa abrió su corazón y narró cómo ha sido para él llevar el duelo tras la muerte de su padre, así como todo lo que ha cambiado su vida desde aquel terrible momento, ocurrido en Juliantla, Guerrero, coto personal del celebérrimo compositor de “Secreto de amor” y cientos de canciones más, el 13 de julio de 2015.

Figueroa, nacido en Chicago en 1975, fue lanzado con bombo y platillo como cantante por su padre en 1995, con la popular canción “Expulsado del paraíso” y desde entonces hasta ahora se ha mentenido vigente, no solo por su música sino por sus exabruptos y peleas con otras figuras como Ninel Conde, con quien vivió un romance de muy mal final, explicó que cuando Joan Sebastian perdió la batalla contra el cáncer, se quedó con ganas de decirle muchas cosas, de hablar más extensamente con él y que el haberlo perdido, aunado esto a los asesinatos de sus hermanos Sebastián y Trigo, su vida en los años más recientes, ha girado en torno a la soledad.

En la entrevista con Chaparro, Figueroa se mostró, como nunca antes, dispuesto a hablar sobre sus emociones y explicó que “me he quedado con ganas de decirle lo enfadoso (agobiante) que fue que se muriera así. Me he quedado con ganas de decirle 'Papá, tenías la boca llena de razón. Me haces falta tú'”.

Ahora asegura que, pese a que su carrera se ha mantenido y que realmente no tiene ninguna preocupación económica para su futuro, se siente más solo que nunca porque además de su padre, al que dijo, debió haber escuchado, también le hacen faltan sus hermanos Sebastián y Trigo, ya que no tiene buena relación con los otros hijos del cantante, incluyendo a Julián, el hijo de Sebastian con Maribel Guardia, que pese a su juventud ya ha tenido su propia dotación de controversias, alguna que otra con José Manuel mismo.

“Me doy cuenta que el amor no muere, mueren nuestros seres queridos, desgraciadamente, porque somos mortales, pero el amor no muere, solo cambia de lugar", compartió en el programa. Esto también, se especuló, podría ser en alusión a la muerte que más lo marcó; la de su exnovia Lilián Elizalde, quien falleció en un accidente del que él fue responsable, y por el cual jamás pagó consecuencias ni pisó la cárcel.

Después de declarar esto, el comunicador preguntó a Figueroa cómo se encuentra actualmente su situación sentimental y si desea reencontrar el amor y tal vez casarse y tener una familia propia (tiene una hija, Gabriela, de 26 años de edad, pero su relación no ha estado exenta de conflicto).

El artista declaró que se encuentra bien en estos momentos aunque también se siente confundido: “A lo mejor, si no estuvieran las cámaras, te diría la neta... Me urge llegar a esa meta", señaló el cantante, que sigue, en cierta forma, pagando la factura por sus errores pasados.

MÁS HISTORIAS QUE TE PUEDEN INTERESAR:

Joselyn Cano: el misterio que rodea la supuesta muerte la 'Kim Kardashian mexicana' a los 30 años

Ludwika Paleta, la actriz que tiene que cargar con el escándalo de su esposo

Lynda Carter, la 'Mujer Maravilla' que tiene sangre mexicana… y quizás no lo sabías

EN VIDEO: Chyno Miranda explica el origen de su misteriosa enfermedad