La última perla de Jorge Javier Vázquez a Anabel Pantoja demuestra que el presentador ya no tiene filtro

Cine 54
·7 min de lectura

De un tiempo a esta parte Jorge Javier Vázquez se ha erigido como uno de los presentadores más populares de la televisión pero también como uno de los comunicadores más polémicos porque dice sin filtro ni apenas tacto todo lo que piensa en pleno directo a sabiendas de que los internautas de las redes sociales se le pueden echar encima. Pero al también empresario teatral ya no le importa acaparar titulares ni mucho menos lo que digan de él las malas lenguas y por eso cada vez es más frecuente que suelta unas perlas de cuidado.

La última se ha producido en pleno directo de Sálvame cuando el de Badalona se ha mostrado muy enfadado con Anabel Pantoja por la actitud de la influencer en el conflicto entre Isabel Pantoja y Kiko Rivera. Jorge Javier Vázquez ha recriminado a la joven que se está embolsando una cantidad de dinero que es indecente. Pero, ¿quién es él para juzgar a los demás sin piedad sin mirarse antes su propio ombligo?

(©Mediaset)
(©Mediaset)

La vida del presentador estrella de programas del corazón y reality shows de Mediaset cambió radicalmente en marzo de 2019 cuando un ictus le mantuvo apartado de las cámaras por unas semanas. Jorge Javier Vázquez regresó a la pequeña pantalla con más fuerza que nunca, pero también con un cambio de actitud que ha dado mucho que hablar. Y es que de un tiempo a esta parte el presentador catalán no solo está hasta en la sopa (a su trabajo habitual en Sálvame y Sábado Deluxe hay que sumar que ha presentado El tiempo del descuento, La última cena, La casa fuerte y la polémica sección ¡Quiero dinero!) sino que es más tendencia por lo que dice que por lo que hace.

La verdad es que Jorge Javier Vázquez nunca se ha callado ni debajo del agua, sin ir más lejos en 2017 tomó prestados unos minutos del directo de Sálvame para compartir con los espectadores que había recibido amenazas, concretamente le había llegado un mensaje informándole de que una persona podría haber contratado a alguien para hacerle daño. Pero de ahí a hacer de sus emociones y, sobre todo, de sus opiniones un circo hay un trecho. Y es que tantas horas de televisión han hecho mella en este presentador que dio su gran salto en la cadena de Fuencarral allá por 2003 liderando el gamberro Aquí hay tomate junto a Carmen Alcayde.

Desde luego, desde aquel mes de marzo de 2019 en el que prácticamente Jorge Javier Vázquez volvió a nacer, la actitud de la gran estrella de Telecinco ha dejado mucho que desear en más de una ocasión. Está muy bien que el de Badalona acapare prácticamente toda la parrilla de programación de Mediaset y que se haya consolidado gracias a su inconfundible estilo personal, su carisma desbordante y su talento para manejar el cotarro en los platós, pero la influencia ha llevado al presentador titular de Sálvame a exteriorizar todo lo que piensa y, en definitiva, a no controlar las palabras. Un crasso error que, por otra parte, no hace más que incrementar su popularidad. Pero, ¿a qué precio?

Decir o no decir, he ahí la cuestión. Veamos, Jorge Javier Vázquez se ha ganado a pulso la complicidad fiel del público pero debe tener presente que la audiencia lo mismo que premia su labor al frente de las cámaras le puede quitar la razón en menos que canta un gallo si se pasa de listo. Es decir, que el reto del presentador es aprender a diferenciar la impulsividad de la sinceridad porque no solo nos importa qué dice sino también el cómo.

Y es que de un tiempo a esta parte Jorge Javier Vázquez ha aprovechado el poder que le brinda la televisión para mojarse en asuntos políticos, cargando hasta contra dirigentes de nuestro país, pero también echando por tierra a sus propios compañeros de Sálvame. Imposible olvidar su zasca a Antonio Montero el pasado mes de abril manifestando vehementemente su oposición a las ideas de extrema derecha: “Este programa es de rojos y maricones, quien no lo quiera ver que no lo vea. Se os desmonta el discurso, a mi edad ya no quiero escuchar gilipolleces”.

Pero dejando a un lado que en los últimos meses Jorge Javier Vázquez se ha posicionado como un auténtico gurú mediático de la izquierda, todavía resuena la soberbia del presentador el pasado mes de junio recalcando que Belén Esteban ya no es pueblo y que por tanto su estilo de vida no concuerda con su discurso. ¡Menuda la que se montó en plató!

Un show sin más al que ya nos tiene acostumbrados ya que el pasado mes de octubre también dio muestra de su ego dolido tras la polémica entrevista en Sábado Deluxe a María Teresa Campos. Una vez más el presentador empleó su posición privilegiada en la cadena para contar con pelos y señales la decepción que le sobrevino con su amiga del alma. Pero, ¿y qué hay de sus rapapolvos y sus malas formas?

Lo de ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio representa más que nunca a Jorge Javier Vázquez. Ya hemos visto ejemplos en los que el presentador catalán ha tenido la oportunidad de juzgar a los demás, pero en la última entrega emitida de Sálvame nos ha llamado la atención que precisamente sea él quien no tome consciencia sobre sí mismo y se haya abonado de alguna manera a la autocomplacencia y al egocentrismo.

Y es que el rapapolvo del también escritor de 50 años a Anabel Pantoja por su activa actitud en el conflicto entre su tía Isabel Pantoja y su primo Kiko Rivera ha sido tremendo. El conductor de Sálvame ha recriminado a la joven que se está embolsando una cantidad de dinero que es indecente. El presentador ha sido demasiado claro en sus palabras y a veces, como decimos, tanta transparencia chirría si luego no se predica con el ejemplo.

Sumándose a la crítica de Kiko Matamoros, el presentador de Sálvame se ha quedado tan ancho diciéndole a Anabel Pantoja “si fuera tú vendría con muchísima más humildad porque dado tu currículo, que es el que es, estás embolsándote una cantidad de dinero que si te lo paras a pensar es indecente dado las virtudes que tú tienes para trabajar. Pero hay más ya que Jorge Javier Vázquez no solo ha aludido la cuantiosa cantidad que la influencer cobra por sus apariciones en televisión sino que también se ha atrevido a hacerle una advertencia: “Tensar la cuerda de esta manera no está bien, desde luego, por favor recapacita un poco porque esto un día se romperá y no te va a salvar absolutamente nadie”.

Jorge Javier Vázquez ha hablado sin tapujos sobre la colaboradora, como si quisiera iniciar un nuevo enfrentamiento para enganchar al público, asegurando en pleno directo que “tiene una desconexión absoluta con el mundo real. Necesita una dosis de realidad porque me parece Anabel que estás viviendo en un mundo en el que cuando te des la hostia… Tienes todos los números para pegarte un gran hostión muy grande. En este recorrido a ver qué manos encuentras para que te saquen de ahí o para que te tiendan la mano”.

En resumidas cuentas, Jorge Javier Vázquez respira autenticidad por cada uno de los poros de su piel, pero para seguir en la cresta de la ola debería canalizar sus pensamientos antes de vomitar a diestro y siniestro sus ideas y emociones. Porque el de Badalona no debería olvidar que antes de ser presentador de éxito, y convertirse en uno de los rostros imprescindibles de la televisión en España, tuvo que picar piedra. Como todos, vaya.

Más historias que te pueden interesar:

Imágenes: ©Mediaset