Jorge Javier Vázquez tiene una herida que no termina de cerrarse

Arturo Valls entregó el Ondas a Jorge Javier Vázquez en 2009. (Foto Miquel Benítez/WireImage)
Arturo Valls entregó el Ondas a Jorge Javier Vázquez en 2009. (Foto Miquel Benítez/WireImage)

Hace unos días se anunció el nombre de los ganadores de los próximos premios Onda. Y entre ellos se encuentra el periodista Carles Francino, que recibirá el galardón a la Trayectoria o mejor labor profesional en la categoría Nacional, por “ser un formidable narrador de la actualidad”. El propio locutor de La Ventana se enteró estando en directo de la noticia, y recibió muchas felicitaciones… Algunas de ellas de forma un tanto irónica, como la que le ha dedicado Jorge Javier Vázquez a través de su cuenta personal de Twitter. En un hilo, el de Badalona ha demostrado que tiene una herida que no termina de cerrar, y en la que Francino estuvo implicado.

Hay que remontarse a 2009 para recordar qué es lo que sucedió. Ese año, Jorge Javier Vázquez recibió el premio Ondas al Mejor Presentador. En aquel momento, el programa Sálvame llevaba poco tiempo en pantalla, pero ya se había convertido en un fenómeno de audiencias, al rescatar ese espíritu canalla que tenía el desaparecido Aquí hay tomate, que también capitaneó Jorge con Aquí hay tomate.

El día que recogió el premio, Jorge no pudo aguantarse las lágrimas de la emoción. “Sálvame es un programa erróneo, estúpido y muy loco, pero consigue que la gente se entretenga”, aseguró en su discurso de agradecimiento. Pero en ese momento también había rabia en su persona, y era fácil entender la razón. Carles Francino y Ángels Barceló debían entregarle el galardón, pero se negaron a hacerlo y desaparecieron del escenario. De esta forma, manifestaban su disconformidad con la decisión del jurado por premiar, entendemos, tanto al propio Jorge Javier Vázquez como al tipo de televisión irreverente que hace.

Eso provocó mucho daño a Jorge Javier, y le abrió una herida que él asegura que ha cerrado, pero cuesta bastante creer que sea así. Y es que, si de verdad hubiera cerrado, no volvería a sacar el tema a la palestra una y otra vez. De hecho, en Sálvame, Jorge se ofreció para entregar el premio. “Estoy muy feliz y me alegro de corazón de que te lo den a toda una trayectoria, Carles. Me ofrezco a dártelo yo, que sigo siendo el presentador más joven en conseguir un Ondas a Mejor Presentador”,ironizaba.

Después, en una entrevista para El País, le han preguntado por esto a Francino, quien ha sido tajante. “No tengo nada contra él. Ese tipo de televisión, a mí, a mí personalmente, me parece repugnante”afirmaba entonces el locutor, algo que ha hecho que Jorge Javier responda una vez más, ahora, a través de las redes sociales. Asegura que repesta que el tipo de televisión que hace le parezca repugnante, “pero el ejercicio de la libertad jamás debe provocar daño en el otro (mis damnificados pueden llevarme a juicio, a mí me queda el pataleo en Twitter). Barceló y tú me lo causasteis. Lo vuestro fue una falta de respeto hacia mí y hacia la gente me ve y valora mi trabajo”, asegura. Y llama “idiotas” a quienes allá por 2009 “os permitieron que os largaseis del escenario”.

Como la ocasión la pintan calva, Jorge aprovechó entonces para lanzar un guante a Francino, y le pidió que le invite a su programa en La SER para promocionar su nuevo libro, que sale la semana que viene a la venta, y así hablan de ese y otros temas. “Disfruta de tu premio como el señoro que eres”, remataba, para añadir lo a gusto que se ha quedado.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

En esta ocasión, Vázquez ha tenido una buena percha para recordar aquel plantón de sus compañeros. El Ondas a Francino ha sido un argumento más que válido para explicar el daño que sintió entonces. Pero en el último año también ha hablado de aquel momento sin venir demasiado a cuento. Por ejemplo, en abril de 2021, escribió en su blog de la revista Lecturas un sueño que había tenido, y en el que se encontraba con Ángels Barceló. “Me dirijo a ella y le recuerdo su desaparición del escenario de los Ondas cuando le tocaba entregarme mi premio”, explicaba. Barceló le preguntaba si le habían hecho daño, y él respondía que sí, que le humillaron. Y que no se lo esperaba de ella, pues cuando eran compañeros y coincidían en maquillaje charlaban juntos y se reían. “Siento que en el sueño mantengo esa conversación que tenía pendiente con ella y que soy capaz de cerrar esa historia que once años después me seguía doliendo. Ya no”, afirmaba.

Carles Francino con Roberto Leal en la entrega de los Premios Onda de 2021. (Foto Miquel Benítez/Getty Images)
Carles Francino con Roberto Leal en la entrega de los Premios Onda de 2021. (Foto Miquel Benítez/Getty Images)

Siento dudar de las palabras de Jorge, pero parece que sí, que todavía duele. No ya por el tema de Francino, sino porque también habló hace unos meses de Ángels y volvió a recordar el episodio del desplante. Fue en febrero, cuando contó que un conocido trabaja desde hace ocho años en la misma radio que la periodista, que coinciden mucho en el ascensor y que ella no da ni los buenos días. “Luego yo soy el pitiminí, una flor de primavera”, bromeaba Vázquez entonces, en referencia a sí mismo.

No hay duda de que a Jorge Javier, Francino y Barceló le hicieron daño. Más, quizá, del que ambos se hubiesen imaginado jamás. Pero es el propio Vázquez el que no entierra el pasado, el que rasca la cicatriz una y otra vez. Una señal inequívoca de que la herida no ha terminado de sanar, por más que luego asegure en su blog que sí.

Más historias que podrían interesarte: