Jorge Javier Vázquez habla de su perfil de Tinder: "Estoy para ligar no para contar chismes de Sálvame"

Cine 54
·5 min de lectura

Jorge Javier Vázquez, que este verano ha estrenado decenio (50 años), ha asegurado que la mala suerte le acompaña en el campo amoroso ya que aunque ha sucumbido a una aplicación para ligar su popularidad es un problema ya que no solo asusta a posibles pretendientes sino que además atrae a todos aquellos hombres que no quiere a su lado. Concretamente el presentador se ha sincerado en su blog de Lecturas acerca de su perfil de Tinder en el que se refugia cuando es criticado en otras redes sociales.

(©Mediaset)
(©Mediaset)

Si hay una narración que ha sorprendido de Jorge Javier Vázquez es su experiencia con la aplicación de ligar Tinder. El presentador de Sálvame ha comentado primeramente en su blog de Lecturas que aunque le gusta pasearse virtualmente por redes sociales como Twitter, no lo hace cuando hablan de él y es tendencia porque prefiere evitar los disgustos. “Este verano me he enganchado al mundo de las redes. Como espectador, que es mucho más divertido. Repaso lo que se dice en Twitter y echo unos ratos muy entretenidos. Hay gente pa tó: divertida, ingeniosa, culta, zumbada o directamente echada a perder. Twitter está muy bien cuando no hablan de ti. Cuando te toca es mejor no entrar porque algún parraque, por mínimo que sea, te llevas”.

El presentador estrella de Supervivientes ha aprovechado para compartir su perfil de Tinder donde tiene una fotografía propia que, por cierto, también compartió con sus seguidores en Instagram. Y aunque al principio pensó que le "lloverían las ofertas”, las dos cosas que suceden es que directamente los candidatos no se creen que es él o directamente intentan contactar únicamente por su condición de rostro televisivo y no para conocerle: “La gente no se cree que soy yo y que la que se lo cree y me da un like, match o lo que sea tiene más ganas de conocer al presentador que de ligar.

Es por esto que el de Badalona, consciente de la visibilidad que le reporta su blog, ha dejado claro qué hace en la aplicación de citas: “Estoy en Tinder fundamentalmente para ligar; no para que un chorbo me diga que quiere conocer al Jorge Javier que se esconde detrás del presentador –menuda cursilería–, para firmar autógrafos o para contar chismes de Sálvame”.

Y es que el también empresario ha revelado que ha tenido citas presenciales con hombres de Tinder pero que, desde luego, no han sido un éxito porque le cansa “cuando un muchacho me empieza a decir que por qué hablo con él cuando seguro que tengo a cientos de miles detrás de mí. ¿La gente qué se piensa? ¿Qué tengo lista de espera para fornicar? O cuando otro me asegura que él no es como los demás. O cuando el de más allá me confiesa que su sueño es entrar en Gran Hermano”. También incluso ha mencionado el otro extremo “los que quedas con ellos y se ponen tan nerviosos que no paran de hablar. Y hablan y hablan y hablan”.

Por si estas declaraciones no fueran lo suficientemente incendiarias, en las últimas horas ha seguido hablando de su vida privada confesando que este verano está experimentado su propia crisis sentimental. Así, ha contado que a la hora de ligar los que más me incomodan son los que ves que hacen esfuerzos para acostarse contigo porque les mola lo de hacérselo con un famoso, pero les tira para atrás el tema de la edad. A esos hay que quitárselos de encima rápido porque son un arma de destrucción masiva para tu autoestima. Tus estrías cobran muchísima relevancia a sus ojos. Es como si aplicasen una lupa que todo lo magnifica”.

En el blog de Lecturas Jorge Javier Vázquez asimismo ha comentado que le gustaría ser como uno de sus amigos que un día se fue a correr al Parque de El Retiro, abrió el Grindr y empezó a hablar con un chico de la zona con el que acabó en su cama: “A mí, me gustaría ser así, pero me muero de vergüenza pensando que al dirigirme al piso del ligue tengo que coincidir en el ascensor con algún vecino. O a la salida del portal. Si a veces no me miro en el espejo para no tener que saludarme. Y luego es que también me da apuro pensar lo que imaginarán los que se acuesten conmigo”.

En esta línea, el comunicador ha confesado que también tiene problemas con lo que los hombres esperan de él: “Antes, como me gustaba más beber, pues me daba bastante igual. Ahora que me estoy quitando, me da un poco de mal rollo porque creo que el otro tiene unas expectativas que probablemente no se cumplan. Me la baja pensar que no voy a estar a la altura. Cuando uno conoce a alguien a través de la televisión, siempre se ha forjado una idea que poco tiene que ver después con la realidad. Total, que entre unas cosas y otras, el verano me lo estoy resolviendo yo solito. Y ni tan mal, oye”.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©Mediaset