Jorge Javier Vázquez y el juego a dos bandas con Marta Riesco que no se entiende

·4 min de lectura

Jorge Javier Vázquez es conocido por ser uno de los presentadores más deslenguados de Mediaset. El catalán no se corta un pelo a la hora de decir lo que piensa sobre famosos y compañeros de profesión, sin embargo, con Marta Riesco mantiene una relación de tira y afloja constante. Para muestra, un botón, dado que en la última semana ha puesto a caer de un burro a la reportera, pero a la vez ha abrazado un entendimiento capturado en una icónica imagen.

©Mediaset
©Mediaset

Si bien Marta Riesco lleva un tiempo ejerciendo de reportera en la cadena de Fuencarral, su popularidad ha crecido como la espuma a raíz de su relación con Antonio David Flores. El padre de Rocío Flores se convirtió en uno de los personajes más destacados del pasado año después de que Rocío Carrasco desvelara en el documental Rocío, contar la verdad para seguir viva el presunto tormento que vivió a su lado. El impacto de la docuserie fue tal que tras la emisión de los capítulos 0 y 1 el 21 de marzo de 2021 tanto Mediaset como la productora La Fábrica de la Tele decidieron desvincularse profesionalmente del exguardia civil.

A pesar de que el malagueño es aparente persona no grata para Mediaset lo cierto es que su nombre ha seguido en boca de su primogénita, que trabaja en El programa de Ana Rosa y en Ya son las ocho, y de su expareja Olga Moreno quien ganó Supervivientes 2021. Asimismo, el exguardia civil sigue rellenando contenido por su relación de idas y venidas con Marta Riesco con quien Jorge Javier Vázquez guarda una especie de amor-odio. Y es que aparentemente ambos no se agradan, pero, a la vez, son conscientes de la dependencia que les une televisivamente hablando. Porque cada vez que el catalán habla de ella sube el pan y a ésta, al mismo tiempo, le convendría que en Sálvame no crucen el límite con su perfil.

Desde que salió a la luz el romance de Marta Riesco con Antonio David Flores ella siempre ha intentado que no se cruce la delgada línea que separa a la persona del personaje. La joven de 35 años quiere destacar en la televisión por su profesión, pero lo cierto es que de un tiempo a esta parte ha entrado al trapo y habla de su vida privada siempre que tiene ocasión. No solo cuando leyó la cartilla a Alessandro Lecquio por sus desafortunados comentarios en directo (el conde siempre la califica de “amante”), sino especialmente cuando hace unas semanas se derrumbó en directo y cortó con el exguardia civil. Desde entonces, se ha pronunciado unas cuantas veces sobre la continuidad de su idilio con el malagueño.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Jorge Javier Vázquez sigue la actualidad de Marta Riesco al dedillo así que no puede evitar lanzar alguna que otra pulla a la reportera en Sálvame. Algo que, por otra parte, no es nada nuevo ya que el presentador también arremete siempre que puede con Antonio David Flores a quien ha apodado “el penas”. Sin embargo, con apenas unas horas de diferencia, el catalán ha jugado a dos bandas con la periodista. Por un lado, le ha dado hasta en el carné de identidad y, por otro, se ha fotografiado con ella con una complicidad infinita que plantea la duda sobre la posibilidad de que se trate un espejismo.

A través de su colaboración habitual en Lecturas, Jorge Javier Vázquez dedicó a Marta Riesco una publicación al completo en la que destacó que es un ejemplo a no seguir. Su caso debería estudiarse en todas las universidades del mundo: cómo una mujer puede echar a perder su vida profesional en tres cuartos de hora. Marta es una reportera que cumplía adecuadamente su trabajo. No resultaba simpática, que para los programas de entretenimiento es un plus, pero su antipatía tampoco chirriaba en exceso”.

Asimismo, apuntó que “ella siempre ha pensado que su labor no ha sido la de reportera, sino que su lugar en el mundo era justamente el contrario: que hablasen de ella. De ahí que siempre se haya movido con el afán de tocar pelo de artista a ver si, de rebote, se le trasplantaba uno a ella y crecía en su cuero cabelludo la mata de la popularidad.

Igualmente, el catalán valoró que “Marta Riesco no ha sido llamada a convertirse en una celebrity. Que hablen de ti no quiere decir que lo seas, sino que te has convertido en más o menos conocida para el público por repetición, no porque ostentes alguna gracia. La Riesco tiene un concepto de sí misma tan elevado que deja en bragas a la torre Eiffel, algo que no es de extrañar si tenemos en cuenta que a su lado cuenta con una figura que es todo un enciclopedista.

El presentador no se anduvo con rodeos y definió a Marta Riesco como carne de cañón: Una mujer engreída y poco astuta con la que no logras empatizar aunque la veas llorando a mares. Porque en realidad te da igual que ría, llore, haga el pino puente en bragas o te cante La traviata en arameo. Marta ya no es una profesional. Es una absurda alma en pena que se pasea de plató en plató reclamando respeto cuando ella misma se lo pierde al presentador Joaquín Prat siempre que tiene ocasión”.

Jorge Javier Vázquez concluyó el escrito sentenciando a la reportera: “Marta da mal rollo. No juega limpio y cree que es una estrella, no ya emergente, sino plenamente consolidada. Pero, Marta, hija mía, hazme caso, que empiezo a ser muy mayor. Nuestra profesión es una ciudad muy pequeñita en la que nos conocemos todas. Y la gente tiene memoria. Y alguna habrá que ni perdone ni olvide. Y cuando tengan oportunidad, te pondrán delante de tus narices sus ruegos y preguntas. Quizás no lo sepas porque vives entre stories y posados robados, pero hoy por hoy, profesionalmente, estás como Bruce Willis en El sexto sentido. Y, personalmente, qué quieres que te diga, que, como decía mi padre, para semejante viaje no hacían falta alforjas”.

Que Jorge Javier Vázquez diera donde más le duele a la periodista llevaría a pensar a cualquiera que entre ellos hay una absoluta relación de mal rollo. Sin embargo, nada más lejos de la realidad, pues el presentador ha intentado quitar hierro al asunto a través de una imagen muy simpática de ambos publicada en sus redes sociales que puede llevar a confusión a más de un espectador. Y es que el de Badalona ha hablado más claro que nunca sobre la reportera, subrayando que ha saltado a la fama de la peor de las maneras, pero a la par ha definido a la joven como “mi nueva mejor amiga”.

Quienes siguen la carrera televisiva de Jorge Javier Vázquez saben que el presentador emplea la ironía día sí y día también así que no sería de extrañar que esta imagen sea una maniobra de distracción. La propia periodista se ha mostrado en su perfil de Instagram muy dolida con las palabras del presentador a la par que ha explicado el origen de la imagen: “Mentiría si no dijese que me ha hecho daño. Me lo encuentro por los pasillos riendo. Me dice que si me ha molestado. Le digo que claro, que me ha puesto a parir…En el fondo pienso que su artículo refleja la teoría del espejo. Y todo esto porque le he dicho a todo que no. Para aflojar me pide una foto. La tira. Ya sabemos con qué intención… Esperaba más valentía en las distancias cortas”.

En resumen, Jorge Javier Vázquez ha tirado de sentido del humor al publicar una imagen repleta de buen rollo junto a Marta Riesco, pero en realidad su inestable relación como compañeros de cadena puede traer más cola de la esperada.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente