Jorge Javier Vázquez brilla con su discurso más necesario en ‘Sálvame’

Este miércoles, Telecinco tiró la casa por la ventana con una gala especial, el Sálvame MediaFest. Una especie de Eurovisión en la que los colaboradores cantaban con artistas de todas las épocas, y en la que Carmen Alcayde volvió a brillar, hasta alzarse como ganadora. Unas horas antes, en Sálvame Naranja, se podía asistir a los últimos ensayos, y durante los mismos, Jorge Javier Vázquez brilló, al lanzar un mensaje muy necesario, tanto a sus compañeros de plató como a los espectadores.

Todo comenzó con unas palabras con Alejandro Abad, el compositor y productor musical, que estaba siendo el encargado de sacar lo mejor de los colaboradores. En medida de lo posible, eso sí, porque es un profesional de la música, pero no hace milagros. En un momento de complicidad, Alejandro le explicó a Jorge Javier que una colaboradora (cuya identidad omitió un minuto, para desvelar luego que se trataba de Lydia Lozano) había pedido “un poquito de alegría” para salir a cantar. Un eufemismo para hablar del consumo de alcohol. O de agua con misterio, como gusta decir por Sálvame, para evitar sanciones por horario protegido.

Jorge Javier Vázquez en la 'Sálvame Fashion Week' 2022 (Mediaset)
Jorge Javier Vázquez en la 'Sálvame Fashion Week' 2022 (Mediaset)

A Jorge Javier Vázquez no le pareció demasiado bien esta exposición, y por ello, le pidió al productor que aclarase que beber alcohol antes de cantar es contraproducente. Abad, echando balones fuera, dejó en el aire que igual lo que le había pedido era una cerveza 0,0, y que por tomar “una cerveza o una copita de vino no pasa nada. Incluso una copita de whisky, que va bien para la voz. María Patiño, por su parte, aseguraba que “los grandes cantantes se mojan un poco”, naturalizando el consumo de alcohol para subir al escenario.

Ahí Jorge Javier se ponía más serio, y pedía ser “el grinch”, quien rompiese el discurso imperante para mostrar un lado más amargo de esa misma realidad. “Lo digo yo, que lo he hecho mucho, pero en algún momento deberíamos empezar a plantearnos dejar de hablar del alcohol con tanta libertad, porque es una droga igual que las otras”, reflexionó el presentador.

Eso permitió a algunos de los compañeros ver el tema con un prisma diferente al que se estaba planteando, pues tomarse una cerveza no es un problema, pero “hay gente que se toma 20”. Patiño, que minutos antes daba a entender que tomar copas antes de cantar es algo que hacen las estrellas, reculaba entonces y le parecía bien el planteamiento de Jorge, porque “hemos normalizado” algo que no debería estarlo.

El de Badalona continuó entonces su discurso, hablando de cómo nos encontramos en una sociedad que mira mal a la persona que sale de fiesta, pero elige no beber alcohol. Y añadió que el consumo de alcohol en eventos lúdicos nos hace perder mucho tiempo.A veces aguantas en un sitio porque has bebido, pero cuando estás sobrio dices qué aburrimiento y te vas”. En definitiva, Jorge quería que no hablemos con tanta alegría de los beneficios de consumir alcohol, y menos, para sacar el valor para hacer algo nuevo, como pueda ser salir a actuar.

El discurso de Jorge Javier Vázquez resulta muy necesario en un programa como Sálvame, que se nutre mucho de imágenes de fiestas de famosos. Está genial transmitirle al público que en el fondo de un vaso no está la solución para la falta de arrojo o para los miedos que todos podamos tener en algún momento de nuestra vida. Sin embargo, ojalá Sálvame hubiese sido así de reflexivo en otros momentos de su historia.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Por ejemplo, cuando Kiko Matamoros ha hablado de su adicción a la cocaína, de la cual ahora estaría intentando librarse, según lo que contó en Supervivientes. En más de una ocasión, el novio de Marta López Álamo ha proclamado en Sálvame y en el Deluxe que “la libertad del individuo está por encima de cualquier prejuicio moral” y que no hay que dar lecciones en un programa de esas características. Que no se puede prohibir “que la gente haga lo que quiera.” Que cada cual puede “matarse como le dé la gana”.

Un discurso que pocos solían rebatir (alguna que otra vez Alonso Caparrós), y que el propio Jorge Javier Vázquez también ha llegado a defender en otras ocasiones, aunque ahora el presentador parece haberse puesto al otro lado, y pide que no se normalice el consumo de alcohol en televisión, porque es una droga. Bienvenido esa ese cambio de bando.

Más historias que podrían interesarte: