Cómo Jorge Javier le ha "robado" a Ferreras la influencia en los jóvenes de izquierdas

Quién lo iba a decir: si hace apenas cuatro años nos hacía cierta gracia que Jorge Javier Vázquez le echase bemoles al arremeter contra Antonio García Ferreras en su blog de Lecturas –acusándole de “tremendista” y “machirulo”–, ahora parece que el badalonés de 49 años amenaza verdaderamente con destronar al periodista y presentador de Al Rojo Vivo como principal gurú mediático de la izquierda… desde el mismísimo plató de Sálvame.

Tras asegurar que Sálvame es un programa "de rojos y maricones", Jorge Javier Vázquez está recibiendo numerosos elogios en Twitter –pero también duras críticas y ataques. (Imágenes: Mediaset)

Vázquez, que a comienzos de mes ya fue criticado por posicionarse a sí mismo –y por tanto a su programa e incluso su cadena– a favor del Gobierno liderado por Pedro Sánchez en lo que a la gestión de la crisis del coronavirus se refiere (denunciando la proliferación de “bulos” y la puesta en marcha de “una maquinaria de extrema derecha para que nos callemos”), se ha visto aupado en las redes sociales tras callar al periodista Antonio Montero cuando este trataba de defender el lío de faldas de Alfonso Merlos criticando al actual vicepresidente segundo, Pablo Iglesias –y recordando la polémica en 2018 por su chalet de Galapagar.

¿Qué tiene que ver aquí Pablo Iglesias? ¿Qué tiene que ver aquí el chalet de Galapagar?”, estallaba el presentador.

Este programa es de rojos y maricones. Punto. Quien no lo quiera ver, que no lo vea. Declaración de principios, esto es este programa”.

Recordemos además que, cuando Montero accedía a no hablar más de política para justo después pedir que no se criticase a Merlos por ser de derechas, Vázquez se tiraba en plancha al suelo del plató para expresar su hartazgo. Y aunque apenas se pudo oír en medio de aquel follón televisivo, la principal damnificada en el affaire de Merlos, la ex-concursante de Gran Hermano Marta López, respondía a Vázquez: “Los de derechas también lo vemos”.

Sin embargo, toda posibilidad de replica fue sofocada por un Vázquez mucho más exaltado de lo normal: “¡Aquí, señores, esto es Vox!”, decía el presentador señalando a Montero.

Podéis debatir lo que os salga de la peineta, pero aquí los discursos y las mierdas no”, añadió después. “Estoy hasta las narices de que coléis los discursos de Vox aquí. No lo voy a permitir. A tomar por culo”.

Estas personas se encargan de arruinar el país, de sembrar el odio”.

(Cabe señalar que Merlos, que hoy colabora en varios programas de Mediaset, fue creador y presentador del informativo Al Día, de 13TV –cadena propiedad de la Conferencia Episcopal Española y con una línea editorial claramente orientada a la derecha).

Poco después, Vázquez trataba de aliviar la tensión generada bromeando con Javier Negre y con el propio Merlos:

Pues bien, por todo ello y a juzgar por la reacción de las redes, el presentador de Sálvame y Sábado Deluxe parece haberse convertido, de la noche a la mañana, en el nuevo adalid de la izquierda mediática más combativa.

Al tiempo que el #MerlosPlace ha da paso al #MerlosGate, un nuevo hashtag, #Rojoymaricon, lidera hoy los trending topic de España. Y es que la red se ha saturado de tuits que denuncian el sesgo guerracivilista de Vázquez, comparándole con el líder norcoreano Kim Jong-un, señalándole como un oportunista hipócrita, burlándose de su recién adquirido estatus de “héroe de la ultraizquierda”… o, por el contrario, defendiendo su postura reivindicativa (y recordando su coherente historial de críticas a la derecha) e incluso comparando su figura con la de Federico García Lorca y proponiéndole como próximo Presidente del Gobierno:

En definitiva, en solo unas horas #Rojoymaricon ha pasado a convertirse en una etiqueta de doble filo: chapa reivindicativa para quienes desde la izquierda defienden la postura de Vázquez… e insulto despectivo para quienes la rechazan sin ambages.

Además, el propio presentador vaticina toda una campaña de desprestigio contra su persona, supuestamente proveniente de la derecha aludida y ofendida: “Yo estoy convencidísimo de que a mí me van a preparar algo. Da una semana que ya verás cómo van a empezar a salir informaciones de lo que sea”.

Hostias vamos a recibir todos”, concluye.

La cuestión es que, por extraño que parezca, un programa de puro entretenimiento, fundamentado en cotilleos más o menos impúdicos –muchas veces provenientes de personajes claramente situados en un ámbito de derechas o al menos conservador–, ha pasado a ser vista como una plataforma representativa para todo un segmento del espectro político: el denominado antifascismo. Al menos, durante un par de días…

Por supuesto, cabe preguntarse si toda esta crispación mediática y este enrarecimiento ambiental no conducirá a una mayor polarización de la sociedad, incluso estimulando la propagación y el asentamiento de los discursos situados más al extremo de la derecha –aquellos a los que precisamente Vázquez y los suyos pretenden combatir y a los que podrían estar cebando inadvertidamente.

Y aunque está por ver cuánto dura esta inesperada fiebre por Vázquez como principal influencer ideológico de la izquierda LGBTQ (cargo informal que hasta ahora ostentaba el cómico y periodista Bob Pop), poco a poco van llegando las reacciones más o menos oficiales desde el centro y la derecha española. Sin ir más lejos, Juan Carlos Girauta (ex-diputado de Ciudadanos en el Congreso) se está granjeando un buen número de críticas y también de apoyos al arremeter con ironía contra Vázquez:

Pero si hay una respuesta que esperábamos como agua de mayo, es la de la fuerza política aludida en el plató de SálvameVox. El partido de Santiago Abascal no se anda con medias tintas y ataca duramente a Vázquez en este tuit:

Recordemos que ya el pasado mes de marzo, Jorge Javier tuvo un rifirrafe con Vox , cuando tras asegurar haber comunicado la falsa noticia de que Abascal se había saltado la cuarentena, el partido le criticó por no disculparse y confesar haber mentido –tras lo cual Vázquez contraatacó denunciando ser “víctima” de Vox y acusando al grupo de emplear vídeos suyos fuera de contexto.

Como decíamos, es difícil prever las consecuencias que a largo plazo traerá el firme posicionamiento ideológico de Vázquez (conocido de sobra por sus seguidores, quienes le han aplaudido frases como “si pasas una mala racha, no te folles a un facha”), y si este le valdrá un repunte en audiencia o por el contrario tendrá que dar marcha atrás para calmar las aguas de su propio plató y ante la posible amenaza de pérdida de espectadores o incluso boicots.

¿Y a ti? ¿Te parecen acertadas la declaraciones de Jorge Javier (o al menos exageradas las críticas contra él)? ¿O las consideras inoportunas e incluso reveladoras de un partidismo inapropiado para un espacio de entretenimiento como Sálvame?

Más historias que te pueden interesar: