Jorge Javier toca el cielo profesional en su día más difícil como presentador

·5 min de lectura

Hoy, Sálvame no podía faltar. No después de conocerse la muerte de Mila Ximénez esta misma mañana tras perder su lucha contra el cáncer de pulmón. Y aunque no estaba previsto que hubiera programa debido al partido de España en la Eurocopa, Jorge Javier se plantó allí para homenajear a su amiga del alma junto a los colaboradores habituales que, emocionados al máximo, estuvieron al pie del cañón a su lado.

Sin embargo, ha sido Jorge Javier el que ha tocado el cielo profesional siendo el líder de un programa especial, que a pesar del dolor y la emoción supo mantener el tipo con un talante asombroso, compartiendo anécdotas con sonrisas y siendo el apoyo esencial de todos sus compañeros.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

Al son de Solamente tú de Pablo Alborán, Jorge Javier comenzaba este Sálvame breve con los ojos húmedos pero mirando a la cámara mientras sus compañeros no dejaban de llorar. A pesar de la emoción que le rodeaba, con sus tertulianos hundidos del dolor, el presentador supo elevar su profesionalidad para homenajear a su amiga. No solo conteniendo las lágrimas, sino compartiendo con su público el cariño hacia Mila con sonrisas, anécdotas y el recuerdo de una mujer inolvidable para él. Y siempre manteniendo una cara amable, con una sonrisa dolorosa que enmascaró de profesionalidad durante hora y media.

Mientras Belén Esteban, María Patiño, Lydia Lozano y todos los demás no podían mantener la compostura, Jorge Javier hizo gala de su profesionalidad en honor al programa y su amiga, siendo el artífice principal de un homenaje sincero y sentido. Soy incapaz de acordarme de ella y que no me vengan los momentos buenos” dijo en un momento del programa, resumiendo a la perfección el saber estar profesional que ha mantenido durante toda la emisión recordando a Mila con risas, amor y mucho cariño.

El presentador definió este Sálvame in extremis como “el día más triste de la historia del programa”, y manteniendo las lágrimas calificó a Mila de “generosa, inteligente, divertida, irrepetible e inolvidable”, una mujer “que dedicó su vida a hacernos la vida más agradable” y “un referente que siempre estará en nuestros corazones”.

“Te queremos Mila, no lo olvides” sentenciaba mientras todos a su alrededor lloraban sin poder evitarlo.

Con ese saber estar profesional, Jorge Javier no solo hizo un homenaje televisivo a su gran amiga sino que también celebró la relación de Mila con la audiencia señalando “que la habéis acompañado en tantísimos años".

Y en lugar de tomar el rumbo de la emoción dolorosa, las lágrimas y la tristeza por la noticia, Jorge Javier fue el responsable de que este Sálvame se convirtiera en el homenaje que Mila merecía: recordándola con anécdotas y mucho cariño. Este detalle se percibió, no solo en sus propias anécdotas compartidas con la audiencia, sino en sus comentarios a sus compañeros y su forma de reconducir las palabras de algunos que iban más por el camino del dolor.

“Bendito al día en que Raúl Prieto la rescató para Aquí hay tomate” comenzó recordando aquel momento que la colaboradora volvía a la televisión, comenzando esa amistad que mantuvieron durante años. “Me acuerdo que ese fin de semana estaba en la playa, y había conmoción nacional por lo que iba a pasar el lunes y fue cuando volvió Mila Ximénez a nuestras vidas” recordó.

Para Jorge Javier, los últimos años de Mila en Sálvame fueron “los mejores en la vida” de su amiga, sintiéndose “orgulloso de haber conocido a una mujer como ella” que aunque “se quejaba, era tan feliz en su trabajo” porque le daba “una felicidad brutal”.

Me queda la alegría de que los últimos años para ella han sido espectaculares” sentenciaba.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Belén Esteban dijo que no pensaba ir al programa pero que fue porque el propio Jorge Javier la había convencido, diciéndole que Mila habría querido que estuviera allí. "La he adorado pero la hubiera matado en muchos momentos de su vida" dijo provocando las risas de todos. "Lo bueno de Mila eran los audios que enviaban cuando se cabreaba" añadió Jorge para volver a virar el homenaje hacia el lado del recuerdo más emotivo.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Maria Patiño tampoco podía dejar de llorar, contando que Mila siempre la había protegido mucho. Belén Rodríguez se rompía diciendo que le parecía increíble que no volverán a verla, Lydia Lozano también, así como Kiko Hernández que llegó cerca del final del segmento llorando y fundiéndose en un abrazo con Jorge Javier que, una vez más, optó por hacer reír a su compañero, hablando de recuerdos.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Jorge Javier demostró más que nunca ser un profesional de los pies a la cabeza, conduciendo un programa doloroso para él a través del homenaje más sentido como un amigo de verdad. Incluso se tomó a broma este Sálvame in extremis, dirigiéndose a Mila por morir el único día en que no había programa. “Si pensabas Mila que te ibas a escapar que habláramos de ti, imposible”, sentenció entre risas.

Para él ha sido “importantísimo” despedirse de Mila en persona el pasado martes. “Una despedida tan alejada de lo triste, de lo oscuro y tenebroso, sino tan llena de luz que la quiero compartir” decía a su público. “Lo que más me atormentaba era pensar que Mila se enfrentara a este trance con miedo, pero me dejó tan tranquilo verla tan sosegada”.

“Jamás lo voy a olvidar” aseguró antes de acabar el programa, compartiendo que a pesar de haberse planteado no ir a las emisiones tras la muerte de Mila, tras aquella despedida ahora siente la necesidad de hablar de ella y compartirla con el mundo. “Me parece tan bonito querer hablar de ella”.

El presentador mantuvo las anécdotas hasta el final, riendo sobre las salidas guerreras de Mila en el programa y detrás de las cámaras. Condujo entrevistas breves, apoyó a sus compañeros, y mantuvo hasta el final un homenaje precioso. El homenaje de un amigo y profesional, que se dedicó a transmitir todo el amor y cariño que siente por Mila de una manera maravillosa.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente