Jordan Díaz y Asier Martínez terminan tercero y cuarto en la final de la Liga de Diamante

·2 min de lectura
Photo credit: FABRICE COFFRINI - Getty Images
Photo credit: FABRICE COFFRINI - Getty Images

Los dos españoles presentes en la final de la Liga de Diamante celebra este jueves en el abarrotado Letzigrund Stadium de Zúrich rindieron a un gran nivel, aunque no pudieron unirse a Ruth Beitia y Orlando Ortega en la lista de atletas nacionales en conquistar el trofeo de la prestigiosa temporada de mítines internacionales.

En el triple salto, la suerte no acompañó a Jordan Díaz, la joya española que llegó el año pasado de Cuba y sufrió un problema en el cuádriceps que le impidió pelear por el diamante en los últimos dos intentos. Su representante informó de que podría ser una contractura o una pequeña rotura. El caso es que Díaz, que empezó con un nulo, siguió con un brinco de 17,55m y otro de 17,60m, tras un primero de los tres saltos algo corto, se dolió en el cuarto y no pudo ir más allá.

Photo credit: FABRICE COFFRINI - Getty Images
Photo credit: FABRICE COFFRINI - Getty Images

La competición la lideraba desde el principio otro Díaz que escapó de Cuba, Andy Díaz Hernández, con un magnífico brinco de 17,70m que podía estar al alcance del español. En la apertura, el campeón olímpico y mundial Pedro Pablo Pichardo, portugués también huido de la isla caribeña, se marchó a 17,63m, pero la final que parecía un concurso abierto se diluyó con un ligero viento en contra y nadie inquietó a Andy Díaz, el más fuerte al final de la temporada, que se hizo con el diamante.

Poco después se celebró la final de 110 metros vallas, en los que el campeón mundial Grant Holloway y sus ojos siempre bien abiertos cumplieron con el favoritismo. Se impuso el estadounidense, plusmarquista mundial de los 60m vallas bajo techo, en 13,02s, por delante del jamaicano Rasheed Broadbell, que hace unos días bajó de 13 segundos y le presionó hasta el final (13,06s).

Más rezagado se quedó su compatriota el campeón olímpico Hansle Parchment, al que el campeón europeo y bronce mundial Asier Martínez, más lento en la salida, sexto a mitad de prueba, fiel a sus costumbres, se le acabó echando encima. 13,26s marcó Parchment y 13,29s el navarro, que arrebató sobre la línea la cuarta posición al subcampeón mundial Trey Cunningham, el hombre que le superó en Eugene, y paró el cronómetro en 13,30s. Martínez se quedó a 15 centésimas de su marca personal de Múnich en un día con ligero viento en contra de 1m/s en el que ningún atleta pudo llegar ya a su máximo nivel.