El reclamo por Martin Scorsese refleja el cambio total de Jonah Hill

·5 min de lectura

A Jonah Hill le reconocemos a simple vista por asumir unos cuantos papeles de nerd y torpe que le lanzaron al estrellato. Y es que este comediante estadounidense de 37 años ha trabajado en numerosas películas exitosas como Super Cool, El Lobo de Wall Street y El juego de la fortuna y, asimismo, ha sido nominado a más de cincuenta premios. Por ejemplo, la Academia le nominó con la cinta MoneyBall en 2012, y con El Lobo de Wall Street en 2014 donde, todo sea dicho, se hizo íntimo amigo de Leonardo DiCaprio. De igual manera, ha hecho sus pinitos como director y escritor, escribiendo en 2011 la serie animada para adultos Allen Gregory y en 2018 la comedia dramática En los 90.

Pero de un tiempo a esta parte Jonah Hill ha dejado de ser el gracioso gordito de comedias ligeras para convertirse en un actor a tener en cuenta. Y es que el intérprete californiano no solo se ha venido arriba tras perder más de 30 kilos, también se ha centrado en trabajar en proyectos importantes de la mano de directores renombrados. Sin ir más lejos, con Martin Scorsese, dado que el director de Taxi Driver o El irlandés le acaba de dar su lugar en la industria cinematográfica colocándole como protagonista de su próxima película. Un biopic sobre el cantante de la banda Grateful Dead.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Jonah Hill está más feliz que nunca. El intérprete está viviendo la mejor etapa de su vida porque, para empezar, mantiene el corazón ocupado por la instructora de surf Sarah Brady, una joven que le ha hecho recuperar la ilusión por el amor tras su ruptura con Gianna Santos en octubre de 2020. Pero es que además el californiano se ha puesto en forma y también ha experimentado una increíble evolución como actor, director y productor.

Jonah Hill llegó a pesar 113 kilos y decidió tomar medidas. Tal y como confesó al presentador Jimmy Fallon en The Tonight Show contactó con Channing Tatum, su compañero musculado del reparto de Infiltrados en clase, y hasta se puso en manos de Dwayne Johnson. El asesoramiento de La Roca fue clave para dejar atrás sus papeles de chico rollizo y que solían hacer reír a los espectadores.

Lo cierto es que para esta estrella de Hollywood ser el actor orondo le comenzaba a pesar puesto que en numerosas ocasiones ha compartido que desde pequeño ha tenido problemas de autoestima por su aspecto físico. Es por esto que el pasado mes de octubre pidió a sus seguidores que dejaran de hacer comentarios sobre su cuerpo, ya sea para aplaudir su cambio o para criticar el mismo.

"Sé que tenéis buenas intenciones pero os pido amablemente que no hagáis comentarios sobre mi cuerpo. Bueno o malo, quiero hacer saber educadamente que no ayuda y no sienta bien. Mucho respeto", publicó en su perfil de Instagram poniendo de relieve que las conversaciones sobre su físico siempre fueron una constante frustrante en su existencia.

Pero en los últimos tiempos vive una transformación que va más allá del físico. Ahora podemos ver a un actor que se ha enfrascado en un nuevo reto interpretativo con el que se postula a convertirse en un actor a tener en cuenta.

Así, según recoge en exclusiva Deadline, Jonah Hill encarnará a Jerry Garcia en el biopic musical de los Grateful Dead, la mítica banda de rock y folk rock que se erigió como uno de los símbolos de la contracultura norteamericana. De esta manera, bajo el auspicio de Apple, Martin Scorsese prepara una producción sobre el psicodélico grupo que se fundó en 1965 y ha querido contar con el carismático intérprete para que asuma el papel del cantante, guitarrista y líder que estuvo al frente de Grateful Dead hasta su muerte, a los 53 años, en 1995 a causa de un ataque al corazón mientras permanecía ingresado en una clínica de rehabilitación por su adicción a las drogas.

Cabe subrayar que no es la primera vez que Martin Scorsese y Jonah Hill trabajan codo con codo ya que el actor encarnó a Donnie Azoff en El lobo de Wall Street y por eso ahora el cineasta ha decidido contar con él en vez de recurrir a su intérprete fetiche, Leonardo DiCaprio. Eso sí, para el flamante director significará su primera película en el ámbito de las biografías musicales. Un largometraje que, todo sea dicho, además de haber recibido el visto bueno tanto de los miembros de Grateful Dead vivos como de su representante, cuenta con el trabajo de Scott Alexander y Larry Karaszewski, los guionistas de American Crime Story: The People v. O.J. Simpson, de Big Eyes o de Ed Wood.

Si bien el 10 de diciembre Jonah Hill se dejará ver en Netflix con No mires arriba, película encabezada por Leonardo DiCaprio y Jennifer Lawrence, lo cierto es que el papel que le ha ofrecido Martin Scorsese podría ser muy importante en su carrera e incluso marcar un antes y un después dado que los biopics gustan mucho en la Academia de Hollywood (como Bohemian Rhapsody) y quién sabe si podría ser nominado por su interpretación.

En suma, Jonah Hill, uno de los actores más conocidos de la comedia estadounidense que quedó convertido en un icono dentro del género, se ha puesto las pilas para mostrar su evolución y madurez actoral. Si bien no ha tenido un camino fácil, y por mucho tiempo parecía que se había encasillado en el rol del gordito gracioso de turno, en la actualidad ha mostrado una mayor aceptación de su cuerpo y además promete dejarse la piel en su nuevo trabajo a las órdenes de Martin Scorsese.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente