Johnny Depp sufrió una infancia violenta y cruel repudiado por su madre

·3 min de lectura

Johnny Depp no ha tenido una vida idílica. Aunque hace algunos años fuera uno de los actores más admirados y mejor pagados de Hollywood gracias a éxitos como Piratas del Caribe, sus problemas con el alcohol y las drogas siempre lo han rodeado, por no hablar de su batalla legal contra Amber Heard por la que toda la industria le ha dado la espalda. Pero antes de enfrentarse a estos problemas, e incluso mucho antes de llegar a la fama, el actor de Eduardo Manostijeras tuvo que hacer frente a una infancia muy complicada.

Depp, en la vista de su juicio con The Sun donde acusó al tabloide británico de difamación por llamarle “maltrataesposas” en su cobertura de su caso contra Amber Heard, ya hizo mención de que empezó a consumir drogas con tan solo 11 años, llegando incluso a admitir que tan solo unos años después ya había probado todas las sustancias posibles. Además, bien es sabido que el actor abandonó la escuela con tan solo 17 años para probar suerte en el mundo de la música, pero lo que hasta ahora era desconocido es que Depp tuvo que hacer frente a un duro abandono familiar.

Johnny Depp en el Deauville American Film Festival (Foto: Sylvain Lefevre / WireImage / Getty Images)
Johnny Depp en el Deauville American Film Festival (Foto: Sylvain Lefevre / WireImage / Getty Images)

Así lo ha desvelado la serie documental de Discovery+ Johnny Depp v Amber Heard, que en su investigación del caso se ha cruzado con unos documentos judiciales inéditos de 1981 que señalan cómo tras el divorcio de sus padres este se vio abandonado por su figura materna, quien dejó establecido por escrito que Depp a sus 16 años estaba emancipado y era autosuficiente. Pero hablamos de una edad donde es prácticamente imposible que un joven pueda encontrarse en esa situación, y mucho menos una persona con un historial tan tortuoso como Johnny Depp.

“Por la presente, la esposa reconoce que el hijo menor de las partes, John C. Depp II, está completamente emancipado y es autosuficiente", se podía leer en el documento de divorcio firmado entre Bette Sue Depp, madre del actor, y John Depp, su padre, quienes pusieron fin a su relación en 1978 cuando este tan solo tenía 15 años.

Así lo ha mostrado Paul Barresi, uno de los investigadores que han formado parte del documental Johnny Depp v Amber Heard. “No hace falta decir que, a los 17 años, Johnny no era económicamente autosuficiente y estaba lejos de estar emancipado. En lo que a mí respecta, su madre lo repudió en un momento en el que, sin duda, él más la necesitaba”, explica en las declaraciones del documental recogidas por medios Page Six. Sin embargo, como bien matiza Barresi, “No hay antecedentes judiciales de que haya sido emancipado legalmente".

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Barresi también se hace eco de la relación entre los problemas familiares y la temprana adición a las drogas que desarrolló el actor. “Dijo que desde los 11 años ha consumido todo tipo de sustancias, como marihuana, cocaína, éxtasis, LSD, analgésicos recetados, opiáceos y setas mágicas. Su consumo de drogas, dijo, era una forma de escapar de los problemas familiares, relata. Y es que a Depp no le quedó más remedio que buscarse la vida por su cuenta sin ningún tipo de apoyo.

El actor tuvo que luchar para encontrar trabajos con una pequeña banda de música llamada The Kids mientras trabajaba a tiempo parcial como vendedor telefónico y vivía en Los Ángeles en un coche. Por suerte, Hollywood le abrió las puertas en 1984 como uno de los personajes principales de Pesadilla en Elm Street, el famoso slasher protagonizado por Robert Englund que supuso el inicio de su ascenso a la fama.

Johnny Depp ya se había pronunciado antes sobre la relación tóxica que tuvo con su figura materna en su infancia. “Mi madre nació en un maldito pueblo al oriente de Kentucky. A los 12 años la pobre consumía fenobarbital”, admitió en una entrevista con Rolling Stone en 2018. En este encuentro detalló que “hubo palizas irracionales”, que esta llegaba incluso a arrojarle “un cenicero o un teléfono” y que su hogar era “una casa fantasma” en el que “nadie hablaba”. Y es que su padre, un ingeniero civil, estuvo muy ausente y fue su madre, Betty Sue, quien cuidó al actor y a sus tres hermanos. Depp admite que “la adoraba”, pero “ella podía ser macabra cuando quería”. “Mi madre era tal vez el ser humano más malvado que haya conocido en mi vida”, matizaba Depp.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente