Joe Biden olvidó que ya había saludado a un senador y sumó otro incómodo momento

·4 min de lectura
El presidente de Estados Unidos Joe Biden olvidó que le había dado la mano a un senador y sumó otro incómodo momento
El presidente de Estados Unidos Joe Biden olvidó que le había dado la mano a un senador y sumó otro incómodo momento

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se vio envuelto en un nuevo momento incómodo luego de extenderle la mano a un senador segundos después de haberlo saludado. El insólito episodio fue divulgado a través de las redes sociales y los usuarios se mostraron preocupados por el estado de salud del mandatario.

El incidente se produjo en el marco de una conferencia de prensa que Biden brindó este martes a las afueras de la Casa Blanca, con motivo de la firma del proyecto “Chips y Ciencia”, que tiene por objetivo fomentar la fabricación de semiconductores a territorio nacional y competir contra la industria china.

Durante los últimos tramos de la ceremonia, y como exhiben las imágenes, el mandatario felicita al senador Chuck Schumer con un apretón de manos y segundos después vuelve a extenderla como si no lo hubiese hecho con anterioridad. Biden parece darse cuenta de su error, manifiesta inquietud y termina por retirarla.

No se trata aun así de un hecho aislado. Tan solo 24 horas atrás durante una visita al estado de Kentucky, el jefe de Estado se mostró ciertamente desorientado. Al bajar del helicóptero presidencial, tuvo dificultades para ponerse la campera -lo cual podría entenderse por al viento-. Finalmente, tuvo que ser asistido.

Instantes después, se le cayeron unos antojos de sol y tuvo que detenerse un momento, agacharse y recogerlos con lentitud. Estos dos embarazosos momentos se suman a una larga lista que Biden acumula desde su asunción, la mayoría de ellos en 2022, y que sembraron dudas en la mayor parte de la ciudadanía norteamericana.

Un repaso por otros momentos incómodos de Biden

En marzo, se volvió viral un video suyo confundiéndose el lugar por donde debía salir después de dar un discurso. Fue en el marco de un acto en apoyo a los veteranos de guerra, cuando al finalizar sus palabras tuvo algunos inconvenientes a la hora de encontrar la salida. Rápidamente se dio cuenta de que no era el lado correcto y detuvo su marcha.

Allí, miró a uno de sus colaboradores y señaló con los brazos, esperando por indicaciones para saber a dónde tenía que dirigirse. Finalmente, bajó del escenario y recibió instrucciones de un miembro de la comitiva que lo acompañó al lugar al que debía caminar para cerrar el acto desde un principio.

Abril tampoco fue la excepción. Al terminar un discurso en una universidad de Carolina del Norte, sufrió un percance similar al que se robó las miradas este martes: extendió la mano para saludar a una persona aun cuando estaba completamente solo en el escenario. Luego, pareció caminar sin rumbo por el salón.

Como si fuera poco, y ya sumando cuatro de estos deslices, se produjo una vez más durante su visita a Israel. Biden pudo ser visto estrechando la mano con “el aire”, como había hecho ya en repetidas ocasiones, después de completar una conferencia de prensa en Tel Aviv y antes de que lo escoltaran fuera del podio.

Hace dos meses atrás, más precisamente en junio, el mandatario tuvo también un accidente mientras circulaba en bicicleta. El político, de 79 años, pedaleaba junto a la primera dama Jill Biden cerca de su casa de vacaciones en Rehoboth Beach, Delaware, cuando se detuvo a hablar con las personas que estaban a su alrededor y cayó estrepitosamente.

Según detallaron allegados al gobierno estadounidense, se trabó con la puntera del pedal derecho. El presidente resultó ileso. Sin embargo, tuvo que ser asistido por personal de seguridad que lo acompañaba durante su paseo. “Estoy bien”, dijo después de reincorporarse.

Tras el momento de incertidumbre, el antes vicepresidente de Barack Obama pasó varios minutos charlando con los individuos que se habían reunido para verlo andar en bicicleta -razón por la que se había detenido en un principio- y terminó por reanudar la marcha como si nada hubiese ocurrido.

Finalmente, en julio, encarnó otro blooper. El mandatario demócrata se encontraba anunciando un decreto para proteger el derecho al aborto, cuando se confundió y leyó mal el teleprompter. “Fin de la frase. Repetir la oración” (End of quote. Repeat the line), dijo ante la mirada de la vicepresidenta Kamala Harris que estaba detrás suyo.