'Job Interview: estás contratado' analiza candidatos para dos empresas

Por Diego Jimeno

From Diez Minutos

La clínica estética Carmen Navarro y la empresa de videojuegos para móvil eGoGames recibirán candidatos con los que vivirán todo tipo de situaciones. Una joven que sueña con montar su propio salón de belleza, una mujer extrovertida con casi una década de experiencia en el sector, una esteticista que trabaja desde su casa y una profesional a la que le gusta el orden serán las candidatas al puesto en la clínica.

El puesto en la empresa de juegos se disputará entre un artista y actor de doblaje que cree que es su trabajo ideal, un estudiante de programación, un profesional que se niega a decir su nombre real durante la entrevista y un ferviente seguidor de los videojuegos de acción. Durante las charlas, los seleccionadores darán un paso más allá de las típicas preguntas y pedirán a los candidatos que salgan de su zona de confort de una manera inesperada: poniéndose a bailar.


Así es Job Interview

¿Qué puedes aportar a la empresa? ¿Por qué debería contratarte? ¿Cuál es tu mayor virtud y tu mayor defecto? La mayor parte de las personas se han enfrentado alguna vez a estas y otras preguntas semejantes en una entrevista de trabajo. Ahora, por primera vez en televisión, esta realidad que siempre ha tenido lugar a puerta cerrada se muestra en televisión en Job Interview: estás contratado, con la narración en off de Pablo Chiapella.

Job Interview: estás contratado se caracteriza porque todo lo que se muestra es real: los candidatos, las empresas, los entrevistadores, las ofertas de trabajo y, por supuesto, las entrevistas. Es este aspecto lo que otorga verosimilitud a las emociones que genera en los espectadores, que empatizan en mayor o menor medida con los aspirantes al puesto, comparten con ellos sus nervios e incertidumbres y toman partido por unos u otros a lo largo del proceso de selección.

Con grandes dosis de emoción, tensión, intriga y también humor, Job Interview: estás contratado muestra desde el más absoluto respeto las motivaciones de cada entrevistado y la importancia en el proceso de sus respuestas, reacciones, gestos y hasta de su forma de hablar y de vestir. Pero también enseña la otra cara de la moneda: la que retrata al entrevistador, su criterio, sus dudas y la difícil tarea de quienes tienen la responsabilidad de seleccionar al mejor candidato.