Joaquín Maestre: de la sesión de diálisis a la media maratón

·2 min de lectura
Photo credit: José Luis Real (EFE)
Photo credit: José Luis Real (EFE)

Si correr los algo más de 21 kilómetros que exige un medio maratón ya supone un gran esfuerzo, para Joaquín Maestre, afectado de poliquistosis renal y paciente de diálisis, es todo un reto, pero su decidida voluntad por dar visibilidad a las enfermedades renales le da fuerzas para intentarlo.

Photo credit: José Luis Real (EFE)
Photo credit: José Luis Real (EFE)

Maestre, acostumbrado tiempo atrás a realizar este tipo de competiciones, comenzó a ser tratado hace cinco meses con diálisis cuando su poliquistosis -presencia de quistes que agrandan los riñones- comenzó a agravarse, tal y como ha explicado a Efe.

Este "contratiempo" le obligó a aparcar el deporte, pero merced a su tesón no solo recuperó el ejercicio físico, sino que se propuso un reto, la Media Maratón Elvas (Portugal)-Badajoz, que se celebrará el próximo 13 de noviembre.

Con entrenamientos de dos o tres días a la semana, Maestre ya encara el reto, aunque reconoce que sale "algo pachuchillo" de las sesiones de diálisis. De hecho, hay veces que debe esperar algunos días antes de retomar su práctica deportiva.

Explica que el entrenamiento, de unos 55 minutos por sesión, es el que realiza cualquier aficionado que prevea correr una media maratón, aunque sus “superriñones”, como así los define, le molestan durante el tiempo del ejercicio.

Joaquín Maestre: "La media maratón es otra cosa"

Convencido de que superará el reto, no rehúye en reconocer que los médicos le han aconsejado que se limite a lo que realmente perciba que puede aguantar. "Los profesionales indican que el deporte es muy bueno en estas circunstancias, pero la media maratón es otra cosa... es un auténtico reto”, ha incidido.

"La creatinina que genera el cuerpo no es bien absorbida por los riñones en un esfuerzo como este”, de ahí el reto que supone para una persona que precisa diálisis. "Es de imaginar que después pasaré unos días malos, pero ya está”, ha manifestado.

El integrante de ALCER Badajoz juega con la ventaja de haber realizado tiempo atrás pruebas de este tipo, entre las que se encuentra la misma media maratón para la que ahora se prepara, e incluso ha llegado a correr entrenando más de 30 kilómetros, una “experiencia” que cree le permitirá solventar ahora este reto.

Dosificar esfuerzos, seguir un ritmo menor al de otros participantes, conocer los tramos donde puede dar de sí más o menos, o contar con un amigo de 'liebre' son algunas de las premisas que prepara para lograr llegar a la meta.