Joaquín González reconoce a los Comuneros la primera idea de Constitución

·4 min de lectura

Segovia, 24 nov (EFE).- El fiscal Joaquín González-Herrero ha desempolvado en su nuevo libro la Ley Perpetua de la Junta de Ávila, elaborada por los Comuneros en 1520, para colocarla en el lugar que cree que merece en la historia, el de ser reconocido como el primer proyecto de constitución de toda la civilización occidental.

Este texto es "la cuna y el origen del estado constitucional", según ha señalado en una entrevista con Efe González-Herrero (Segovia, 1958), fiscal de la Audiencia Nacional desde 2018, antes de la presentación en su ciudad natal de su libro "La Ley Perpetua. Fundamentos de una Utopía".

Su obra, editada por el Ayuntamiento de Martín Muñoz de las Posadas (Segovia), analiza el documento que elaboraron los representantes de las ciudades de la Corona de Castilla constituidos en Junta durante la revuelta Comunera alzada contra el emperador Carlos V, texto que fue remitido al monarca en octubre de 1520.

Lo que el texto proponía era "nada más y nada menos" que pasar de la monarquía medieval, en la que, como explica González, "el rey era dueño del país, de la nación y del territorio y hacía con ello lo que parecía oportuno" hacia otro modelo político "muy distinto".

Uno nuevo, en el que "el rey deja de ser propietario para convertirse en el primer servidor del Estado", de forma que, por primera vez, se sometiera su poder a una Constitución.

Se llamó Ley Perpetua porque hasta en 33 ocasiones se mencionaba en ella la palabra "perpetuo" o "perpetuamente" a la hora de estipular que el rey debe atenerse a las obligaciones que allí se establecen: "Por lo tanto, se instaura, o se pretendía instaurar, el principio de seguridad jurídica", comenta González.

Hay indicios suficientes para pensar que a Carlos V no le hubiera gustado mucho lo que en aquel texto estaba escrito, pero lo cierto es que ni siquiera recibió a los tres mandatarios encargados de entregárselo -dos caballeros y un clérigo- y encarceló a uno de ellos en un castillo, relata el autor del libro.

"No tuvo Carlos el menor interés en saber si a lo mejor había en aquel papel algo digno de tenerse en cuenta, no, pensó 'Aquí no hay más solución que aplastar la rebelión, lo que hayan podido decir estos señores no interesa ni a esta persona ni a los reinos bajo mi corona'", reproduce ahora el jurista.

Y eso fue exactamente lo que hizo, recuerda González: "asfixiar" la revolución con una brutal represión hacia sus promotores y "aniquilar" también su memoria con la quema de documentos, de forma que no quedase rastro de su legado.

Por ello, considera este experto en derecho que la famosa frase de George Orwell "la historia la escriben los vencedores" explica en este caso por qué el texto ha permanecido prácticamente oculto hasta nuestros días.

Ni siquiera fue tenido en cuenta, según el análisis de este fiscal, a la hora de redactar la Constitución Española en 1978, como sí se tuvo de referente, entre otras, la Ley Fundamental de Bonn de 1949.

González subraya como curiosidad que Estados Unidos sí mirara como referencia para la creación de su Constitución en 1787 al texto de los Comuneros, al que los conocidos como "padres fundadores" John Adams, George Washington, James Madison y Thomas Jefferson llamaron "Constitución de Ávila".

La motivación de Joaquín González para escribir este libro nace de su experiencia durante más de veinte años en el extranjero, sobre todo en la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (OLAF), donde ha desempeñado cargos como el de jefe de la Unidad de Magistrados o consejero de Dirección.

Durante sus numerosas experiencias en foros y encuentros internacionales, siempre le ha "chocado" que, a pesar de "la grandeza del pensamiento jurídico español", el campo del derecho penal internacional hable "en modo anglosajón".

"Si un castellano, un leonés, habla de lo que fueron las Cortes de León (1188) no interesa para nada, pero ellos sí sacan la Carta Magna de un poquito más tarde (1214) como gran instrumento de sometimiento del rey a los nobles", ejemplifica el jurista, quien considera que "ya es hora de reivindicar nuestro pasado".

En su opinión, porque en él también "está implícito" nuestro presente y "la manera de enfocar el futuro" y este tipo de revisiones pueden ser útiles a la hora de afrontar proyectos venideros como, por ejemplo, una reforma de la actual Constitución.

De acuerdo a su análisis, textos como la Ley Perpetua de los Comuneros también forman parte de "la idea de España": "Esto nos va a facilitar, abriendo nuestras ventanas interiores, imaginar otro futuro", comenta el jurista.

Por Laura López

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente