Joanna Preysler, la estrella que 'hace sombra' a su tía Isabel en Filipinas

·6 min de lectura

Isabel Preysler es la reina de corazones, una de las mujeres más elegantes de nuestro país y sin duda, la socialité más importante que han dado las últimas décadas de la prensa del corazón en España. Pocas personas no conocen de su existencia aquí y no tendríamos tiempo para enumerar la cantidad de portadas llenas de glamour y lujo que la ex mujer de Julio Iglesias ha protagonizado desde que llegó a Madrid siendo casi una adolescente. Pero hay otra estrella en el clan Preysler que copa titulares en Filipinas, país de origen de la familia. Se trata de Joanna Preysler, sobrina de Isabel y que es (casi) tan famosa como su tía lo es en la Península Ibérica.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un contenido no disponible por tus preferencias de privacidad

Pocos habrán oído hablar de Joanna en España, pero lo cierto es que la primera nieta de Beatriz Arrastia, fallecida hace unas semanas en la casa que Isabel Preysler tiene en la exclusiva urbanización madrileña de Puerta de Hierro, cuenta con casi 13 mil seguidores en Instagram y en Filipinas es una habitual en programas de televisión y portadas de revista. Hija de Enrique Preysler, hijo mayor de Beatriz (a la que sus familiares llamaban cariñosamente Beba) y Carlos Preysler Pérez de Tangle, el que fuera delegado del Banco Español de Crédito y originario de una familia con amplia tradición industrial en Manila, no pudo disfrutar demasiado de su progenitor.

Enrique, al que se conocía como Ricky y del que decían que tenía un carácter afable y encantador, falleció con apenas 25 años tras inhalar de manera accidental monóxido de carbono por una fatal combustión de una estufa mientras estaba alojado en un hotel de Hong Kong. Parece que Isabel, que adoraba a su hermano, quiso que su tercer hijo se llamara Enrique en homenaje a él. Joanna tiene una hermana, Karina, fruto de un segundo matrimonio de su madre Arlene Dorfii y que vive en Reino Unido. Karina está casada con James Croyston y se dedica al mundo del fitness. Aunque Joanna nació en Filipinas, siendo aún una niña se marchó a vivir a Estados Unidos y allí creció feliz en San Francisco, una de las ciudades más caras de la costa oeste. En esta ciudad estuvo hasta que comenzó el instituto, momento en el que regresó a su tierra natal y en Manila ha creado sus negocios y ha formado una familia.

Dos galerías de arte y un negocio healthy

Joanna Preysler tiene 52 años y los mismos rasgos de su tía Isabel, con la que guarda cierto parecido físico y esa belleza exótica de la madre de Enrique Iglesias que ha enamorado a hombres tan conocidos como Julio Iglesias, Miguel Boyer o Mario Vargas Llosa, su actual pareja. Su carrera la ha desarrollado uniendo sus dos grandes pasiones: la moda y el arte. Dentro de la industria fashion, la prima de Enrique Iglesias ha llegado a tener hasta seis marcas de ropa. Tras separarse de su primer marido, con el que tuvo a sus dos hijos mayores, Joanna se enamoró locamente de Raúl Francisco, un atractivo empresario filipino con el que lleva casi quince años de feliz relación sentimental. Juntos han creado un imperio en Manila y son dueños desde el año 2016 de una conocida galería de arte llamada Provenance Art Gallery. Está ubicada en el lujoso hotel Shangri-La The Fort, alojamiento de cinco estrellas situado en el centro de Manila en uno de los rascacielos más altos de Filipinas (con 229,3 metros de altura).

El segundo importante negocio del matrimonio es Othello Art, otra galería que abrieron hace tres años y que está en la segunda planta del Powerplant Mall de Rockwell, el centro comercial más exclusivo de la capital filipina y que alberga tiendas de las marcas de lujo más importantes del mundo como Salvatore Ferragamo, Hackett London, Michael Kors, DKNY o Rolex, entre otras. Esta galería se diferencia de otras muchas porque en ella conviven el arte y la moda al mismo tiempo. Según Tatler Filipinas, dentro de Othello Art se pueden encontrar desde maravillosas piezas vintage hasta caftanes de seda únicos o chaquetas customizadas realmente exclusivas, y al mismo tiempo se puede disfrutar de exposiciones de arte contemporáneo de artistas locales de Filipinas. Un concepto muy novedoso que hizo que a su inauguración asistiera lo más granado de la alta sociedad de Manila y muchos de los medios del país.

Pero por si estos dos negocios fueran pocos, Joanna Preysler es además fundadora de Sunday Morning Food Store, una tienda en la que vende su propia marca de productos orgánicos que incluyen cafés, salsas y galletas y aperitivos saludables y sostenibles. Y es que para la prima de Chábeli y Julio José Iglesias llevar una vida sana y el deporte son fundamentales. Con apenas nueve años jugaba la tenis, afición que comparte con los hijos mayores de Isabel Preysler y Julio Iglesias, y también es una gran amazona y ha montado a caballo desde que era una niña. Ahora prefiere ir al gimnasio y montar en bicicleta para mantenerse en la estupenda forma que muestra a través de sus redes.

Tres hijos y una casa de lujo

Junto a Raúl Francisco no solo ha creado un imperio empresarial, sino que también ha formado una bonita familia. "Eres único, una persona que sueña a lo grande pero cuya determinación y pasión lo es aún más; el único que me anima a no tener miedo a nada porque nos tenemos el uno al otro; el único que ha logrado todo porque para ti todo empieza y termina en nuestra familia. Eres el orden en mi locura, la gravedad que me mantiene en pie", escribía Joanna en diciembre de 2020 para felicitar por su cumpleaños a su marido en un romántica declaración de amor en Instagram.

Joanna tiene dos hijos de su primer matrimonio y a los que tuvo siendo aún muy joven. La mayor es Mónica, que tiene 28 años y es monitora de spinning además de directora de marketing de Saddle Row, un gimnasio especializado en fitness, curiosamente, actividad a la que también se dedica su tía Karina. El segundo de sus hijos es Emilio, de 23 años y que estudia en la Universidad Ateneo de Manila, algo de lo que su madre se muestra tremendamente orgullosa en sus redes sociales. El pequeño de la casa, y el único hijo de Joanna con su actual marido con el que vive en una lujosa vivienda decorada con materiales nobles de Filipinas y numerosas obras de arte, es Diego, de 12 años. Además, comparten su vida con dos simpáticos perritos.

Mantiene el contacto con su tía

Pese a la distancia física que la separa de su tía Isabel, Joanna ha explicado en varias entrevistas en medios de su país que le tiene un gran cariño y que suelen hablar a menudo por teléfono. "Estoy muy orgullosa de mi tía, creo que es una de las mujeres más bellas del mundo. Compartimos apellido y la admiro muchísimo, aunque al vivir tan lejos la una de la otra no nos vemos todo lo que nos gustaría”, decía en Philippine Star Global. Además, en sus redes sociales la hemos visto hacer promoción del negocio de Ana Boyer y su marido Fernando Verdasco y lucir sus gorras con frutas bordadas en más de una ocasión, algo que demuestra que esa relación cercana es verdadera y fluida.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente