Sigue la polémica de J. K. Rowling: su ex niega que hubiera violencia doméstica pero admite haberla abofeteado

Cine 54
·3 min de lectura

Lo de J. K. Rowling está empezando a dar para una saga autobiográfica tan extensa como la de sus propios libros. Y es que tras lanzar una serie de comentarios tildados de tránsfobos y recibir las críticas de los actores de Harry Potter, la autora británica reveló su historia personal de abusos y violencia doméstica, señalando a su primer marido como maltratador.

J. K. Rowling recibe las críticas de su ex-marido por implicarle en la polémica que la autora desató por sus declaraciones sobre la identidad de género. (Imagen: John Nacion - starmaxinc.com / PA England / Gtres)
J. K. Rowling recibe las críticas de su ex-marido por implicarle en la polémica que la autora desató tras sus declaraciones sobre la identidad de género. (Imagen: John Nacion - starmaxinc.com / PA England / Gtres)

Pues bien, ahora el aludido, Jorge Arantes, ha alzado su voz para negar cualquier acusación de violencia doméstica o sexual –y a la vez admitir que llegó a abofetear a Rowling.

En efecto, el ex-periodista portugués de 52 años, que estuvo casado con la escritora durante 3 años, rechaza la descripción que esta hace de su “violento matrimonio” –señalando que “ella no debería haberme implicado”, dado que la polémica por la cuestión transgénero le es ajena.

En declaraciones recogidas por el Daily Mail, Arantes insiste en que aún no ha leído el explosivo ensayo que su ex-mujer publicó en su web personal, donde la autora alude a sus cicatrices del pasado.

No sé exactamente lo que ha dicho, aún tengo que leerlo, pero no tengo nada que añadir”.

No hubo violencia doméstica ni sexual”, declara Arantes antes de añadir: “Admito que la abofeteé muy fuerte en la calle”.

La abofeteé, pero no abusé de ella”, continúa.

No hubo abusos continuados. No me arrepiento de haberla abofeteado”.

Rowling decidió mudarse a Oporto tras el fallecimiento de su madre en 1990, y fue allí donde conoció a Arantes un par de años después. La pareja contrajo matrimonio en 1992 y tuvieron a su hija Jessica (hoy de 26 años), pero Rowling dejó a Arantes al año siguiente y se asentó en Edimburgo.

Amantes se habría trasladado a Edimburgo en 1994 para visitar a su hija, pero Rowling obtuvo una orden de alejamiento contra él –por lo que el periodista tuvo que regresar a Oporto, donde reside desde entonces.

Todo esto nos lega después de que Rowling fuese objeto de duras y numerosas críticas –algunas por parte de personalidades tan cercanas como los propios actores que dieron vida a su saga–, por haber hecho públicas sus opiniones sobre la cuestión transgénero y las identidades de género.

Después de admitir que ella misma habría considerado la transición hacia una identidad masculina de haber vivido 30 años después, Rowling remataba respaldando sus ideas contrarias a la libre identidad de género mediante la confesión de un historial personal como víctima de la violencia doméstica –y también de una agresión sexual que habría sufrido de joven.

Las consecuencias de las declaraciones de Rowling están empezando a percibirse estos días, con numerosos fans –e incluso el sitio web The Leaky Cauldron– renegando de sus libros y de las películas basadas en estos.

Un sumidero de popularidad que ni siquiera el rechazo público y las disculpas de Daniel Radcliffe, Emma Watson, Eddie Redmayne y Bonnie Wright están logrando taponar. Solo el tiempo dirá si esta tormenta de críticas asesta un golpe irreversible a las franquicias de Harry Potter y Animales fantásticos…

Más historias que te pueden interesar: