J. K. Rowling defiende su visión de la identidad de género y más actores de 'Harry Potter' se le echan encima

Cine 54
·7 min de lectura

Si el pasado martes nos hacíamos eco de la respuesta que Daniel Radcliffe daba a los mensajes “tránsfobos” de J. K. Rowling, hoy descubrimos que la autora de la saga Harry Potter esgrime argumentos significativos para defender su postura sobre el género… aunque, pese a todo, más actores de la saga que ella misma creó se le están echando encima.

Emma Watson y Eddie Remayne cargan contra J. K. Rowling tras las declaraciones sobre identidad de género de la autora de Harry Potter. Imágenes (Warner Bros. / Twitter @jk_rowling.jpeg)
Emma Watson y Eddie Redmayne cargan contra J. K. Rowling tras las declaraciones sobre identidad de género de la autora de Harry Potter. (Imágenes: Warner Bros. / Twitter @jk_rowling)

Empecemos por los argumentos de Rowling. Después de haber generado una enorme polémica al compartir en Twitter el enlace a un artículo titulado “Creando un mundo post-COVID-19 más igualitario para la gente que menstrúa” y responder de manera irónica que “esa gente que menstrúa solía tener un nombre” (en alusión a la mujer) y que “si el sexo no es real, se elimina la realidad vivida por las mujeres de todo el mundo”, la escritora británica responde a las críticas con un artículo de más de 3,600 palabras, publicado ayer en su propia web.

En síntesis, Rowling revela que durante su primer matrimonio fue víctima de la violencia machista y que además sufrió una agresión sexual durante su juventud –todo lo cual la habría conducido a adoptar una perspectiva firme sobre la identidad de género.

Menciono estas cosas no para obtener simpatía, sino en solidaridad con un enorme número de mujeres que tienen historias como la mía y que han sido tildadas de intolerantes por tener preocupaciones relacionadas con los espacios para un único sexo”.

En su texto, la escritora describe sus propias luchas contra el sexismo y la misoginia, y su sentimiento en la adolescencia de ser “mentalmente asexuada”, añadiendo que la lectura de testimonios de hombres trans sobre disforia de género hizo que se planteara “que si yo hubiera nacido 30 años después, también podría haber intentado hacer esa transición”.

El atractivo de huir de la condición de mujer habría sido enorme. Padecí un TOC grave de adolescente. Si hubiera encontrado la comunidad y simpatía en la red que no podía encontrar en mi entorno inmediato, creo que habría sido persuadida para convertirme en el hijo que mi padre había confesado públicamente que prefería haber tenido”.

Rowling aprovecha para aclarar ciertos comentarios que hizo sobre la propuesta de introducir “certificados de confirmación de género” en Escocia, que permitirían a las personas trans cambiar su sexo en su certificado de nacimiento basándose únicamente en su identificación personal y no en informes médicos o psiquiátricos.

La autora considera que si bien las personas trans merecen y necesitan protección por las altas tasas de violencia doméstica y sexual que sufren, no acepta que las mujeres trans que no se hayan sometido a terapias hormonales o transición quirúrgica tengan acceso a los espacios reservados a un único sexo.

Cuando abres de par en par las puertas de los baños y los probadores a cualquier hombre que crea o sienta que es una mujer, […] abres la puerta a cualquier hombre que quiera entrar dentro. Es la pura verdad”.

La críticas recibidas por sus comentarios la habrían dejado “en un lugar muy oscuro de mi cabeza, donde los recuerdos de una grave agresión sexual que sufrí como veinteañera regresan en bucle”.

Aquella agresión sucedió en un tiempo y un lugar en los que yo era vulnerable, y un hombre se aprovechó de una oportunidad. No podía bloquear aquellos recuerdos y me costaba mucho contener mi ira y mi decepción por la forma en que creo que mi gobierno está jugando con la seguridad de las mujeres y las niñas”.

Si pudierais entrar en mi cabeza y entender lo que siento cuando leo sobre una mujer trans muriendo a manos de un hombre violento, encontraríais solidaridad y afinidad”.

Según la autora, la oposición a mantener los espacios para un único sexo solo puede provenir de “aquellos lo bastante privilegiados o afortunados para nunca tener que enfrentarse a la violencia masculina o a las agresiones sexuales, y quienes nunca se han molestado en enterarse de lo prevalente que es esto”.

No obstante y como decíamos al principio, sus argumentos no han convencido a muchos –incluidos algunos miembros del reparto de Harry Potter que habían permanecido en silencio pero que ahora suman sus críticas a las de Radcliffe.

En primer lugar, Emma Watson. El pasado miércoles, la activista y actriz que dio vida a Hermione Grange en la saga tuiteaba esta respuesta:

Las personas trans son aquellas que afirman serlo y merecen vivir sus vidas sin ser constantemente cuestionadas o aleccionadas sobre no ser lo que dicen ser”.

Quiero que mis seguidores trans sepan que yo y muchas otras personas de todo el mundo os vemos, respetamos y amamos por quienes sois”.

Otro actor actor de la franquicia, Eddie Redmayne, también ha mostrado su rechazo a la postura de Rowling. En unas declaraciones recogidas por Variety, el actor que interpreta a Newt Scamander de la saga spin-off Animales fantásticos describe así su personal proceso de aprendizaje sobre la cuestión del género:

El respeto por las personas transgénero sigue siendo un imperativo cultural, y durante años he tratado de educarme constantemente. Es un proceso que continúa”.

Habiendo trabajado tanto con J. K. Rowling como con miembros de la comunidad trans, quiero dejar absolutamente clara mi postura”.

Estoy en desacuerdo con los comentarios de Jo. Las mujeres trans son mujeres, los hombres trans son hombres, y las identidades no binarias son válidas. Nunca pretendería hablar en nombre de la comunidad, pero sí sé que mis queridos amigos y colegas transgénero están cansados de este constante cuestionamiento de sus identidades, que con demasiada frecuencia conduce a violencia y abusos. Simplemente quieren vivir sus vidas en paz, y es hora de dejarles hacerlo”.

Recordemos que en 2016 Redmayne fue nominado al Óscar a Mejor Actor por interpretar a Lili Elbe, una de las primeras mujeres transgénero en recibir cirugía de reasignación sexual, en La chica danesa.

Todos estos posicionamientos públicos (y los que puedan llegar) por parte de actores de la franquicia de Harry Potter buscan mostrar su repulsa a la postura de Rowling, solidarizarse con los seguidores trans de la saga y, particularmente, evitar que estos se desvinculen de la misma por culpa de las declaraciones de su autora.

Con todo, parece que el dique de contención se está agrietando y ya se oyen numerosas voces de fans que aseguran sentirse profundamente decepcionados por las palabras de Rowling, que consideran toda una negación de los valores de empatía, tolerancia, igualitarismo y amor que recibieron de la saga.

¿Hasta dónde llegará el daño causado al universo Harry Potter? Sólo el tiempo y las cifras lo dirán.

Más historias que te pueden interesar: