Jim Carrey, el cómico que aprendió a convivir con la depresión

Allá por 1994, un cómico televisivo llamado Jim Carrey irrumpía en la industria de Hollywood con el estreno de tres exitosísimas comedias: Ace Ventura, La máscara y Dumb and Dumber. Sus inimitables gestos y muecas convirtieron a Carrey en todo un icono de la comedia física que, no obstante, enseguida también tuvo reconocimiento como actor serio gracias a cintas como El show de Truman, Man on the Moon o El show de Truman.

Mucho ha llovido desde entonces, y a sus 57 años recién cumplidos, el histriónico caricato que fuera Carrey –y que actualmente prepara la segunda temporada de su serie Kidding– hoy está irreconocible. Y es que tras padecer depresión durante años, el canadiense asegura haber encontrado la solución al sufrimiento: desprenderse del ego. ¿Qué cómo se hace? No estamos muy seguros, pero en este vídeo te lo contamos con sus propias palabras.

Vídeos relacionados:
¿Qué fue de Kirstie Alley, la estrella de Cheers que siempre luchó contra su peso?
¿Qué fue de Jennifer Grey, la prota de Dirty Dancing?
Mel Gibson, el actor que tocó fondo pero consiguió salir de la lista negra de Hollywood