Jesulín de Ubrique pone en alquiler Ambiciones: ¿tiene de nuevo problemas económicos?

Anna Sanchez
·3 min de lectura
CUENCA,SPAIN - AUGUST 19: Spanish bullfightingJesulin of Ubrique is seen bullfighting again after seven years retired on August 19, 2018 in Cuenca, Spain. (Photo by Europa Press/Europa Press via Getty Images)
Jesulin podría tener problemas de dinero y por eso alquila Ambiciones (Photo by Europa Press/Europa Press via Getty Images)

El imperio de los Janeiro lleva años desmoronándose y atrás quedan esos tiempos de lujo y ostentación cuando eran los reyes de Ubrique, en Cádiz.

Recuerdo a Jesulín de joven, triunfando en los ruedos, fracasando como cantante pero, aún así, siento un auténtico ‘latin lover’ que volvía locas a las mujeres. Además de eso, la relación con sus padres y hermanos era estupenda, trataba a la prensa de lujo y, por si esto fuera poco, tenía un tigre llamado Currupipi.

Pero esa estampa es historia ya hace décadas. Ahora Jesús Janeiro Bazán conoce muy bien lo que es vivir con apuros económicos y, por extensión, su esposa María José Campanario también. Humberto Janeiro falleció hace poco y ahora Jesús “renuncia” a su santuario, lo que siempre ha luchado por mantener pero que, quizá, ya no puede…. Ambiciones.

Ambiciones es mucho más que una finca, es el símbolo de la época dorada de Jesulín en los ruedos y ahora la alquila tal como anuncia Semana en portada. Jesús y María José han decidido alquilar la finca para algunos eventos.

La idea es que su fortaleza abra las puertas a gente de dinero para celebrar eventos de lujo a partir de mediados de 2021 pero, ¿y si todo es una estrategia para acabar vendiéndola de una vez por todas?

Yo creo que la venta de Ambiciones a Jesús le sabe a derrota absoluta y es que sabe cuánto dinero ha tenido y cuánto ha derrochado tontamente, tanto él como su progenitor. Vender Ambiciones podría ser la única salida que le quede a Janeiro pero, por ahora, solo la alquila.

Eso sí, la gente que accederá a la finca podrá, inevitablemente, verla por dentro y hacer una oferta de compra si se quedan prendados de ella. Supongo que vendiendo tal casoplón y su terreno las cuentas de Jesús quedarían en números verdes y su economía más que subsanada.

La verdad es que la pareja está trabajándose mucho esta nueva aventura empresarial en Ambiciones y han invertido incluso en reformas y obras para lavarle la cara a la finca antes de que abra definitivamente el año que viene para los eventos.

Hace años que nadie vive en Ambiciones y eso desgasta la conservación. Aún así, es una enorme finca en el parque natural de Grazalema, en Prado del Rey y a pocos kilómetros del pueblo al cual Jesús le debe su apodo “Jesulín de Ubrique”, en Cádiz.

CADIZ, SPAIN - AUGUST 24:  Jesulin de Ubrique and Maria Jose Campanario attends First Communion of bullfighter's daughter, Julia Janeiro, at 'Ambiciones' ranch on August 24, 2013 in Cadiz, Spain.  (Photo by Europa Press/Europa Press via Getty Images)
Janeiro y Campanario a las puertas de Ambiciones en la comunión de su hija Júlia (Photo by Europa Press/Europa Press via Getty Images)

Ambiciones cuenta con 300 hectáreas de terreno y el torero la compró en 1990, cuando cobraba increíbles dinerales por sus corridas. Cuando todo eso pasó y el dinero escaseaba, se publicó que el torero se vio forzado de nuevo a las plazas pidiendo 5000€ por corrida incluso en eventos solidarios en los que otros compañeros de profesión toreaban totalmente gratis debido al fin benéfico.

Cuatro meses después de la muerte de Humberto Janeiro, Jesús y su hermano toman la decisión de alquilar Ambiciones, ¿quizá no lo han hecho antes por el patriarca y sus dolencias? ¿O por orgullo de no querer asumir que ya no pueden mantener la finca? ¿Realmente solo piensan en los eventos o están deseando que 2021 les traiga al comprador definitivo? A mí, me huele a esta última opción…

Más historias que te pueden interesar

El silencio de Belén Esteban es el olvido de Jesulín

¿Tirará Belén Esteban ahora de la manta con Jesulín para 'pagarse' su nueva boda con Miguel?

Jesulín de Ubrique y Mª José Campanario, muy afectados, en el último adiós al padre del torero