La nueva película de Jessica Chastain va a replantearte muchas cosas de tu modo de vida

·4 min de lectura

Tras ganar el Óscar por Los ojos de Tammy Fay, Jessica Chastain regresa a los cines con un nuevo drama que coprotagoniza junto a Ralph Fiennes y que, una vez más, vuelve a ser un vehículo perfecto para el lucimiento de su talento en pantalla. Se trata de Los perdonados, cinta sobre una pareja al borde del divorcio que, en medio de una lujosa fiesta en pleno desierto de Marruecos, ve cómo su vida da un vuelco tras atropellar mortalmente a un niño marroquí que trataba de venderles su mercancía.

Aunque más allá de la motivación de ver a este plantel de estrellas dando lo mejor de sí mismos en pantalla, entre los que también se incluyen otros rostros destacados como Matt Smith, lo realmente interesante de la propuesta se encuentra en el potente mensaje que intenta trasladarnos. Un discurso que te hará salir del cine replanteándote muchas cuestiones de tu forma de vida. O al menos ese fue mi caso.

Jessica Chastagin en 'Los perdonados' (Foto: Sife Elamine/Focus Features)
Jessica Chastain en 'Los perdonados' (Foto: Sife Elamine/Focus Features)

Los perdonados hace una perfecta yuxtaposición entre los excesos de la vida occidental frente a la penuria y desesperación que viven otras culturas sin acceso a necesidades vitales básicas. Se ve representado en ese ambiente de lujos, privilegios y caprichos que viven los invitados a esa fastuosa mansión en el desierto, quienes ante la tragedia del atropello no dudan en hacer la vista gorda, caer en el soborno a las autoridades, tratar de solucionar todo con dinero y seguir con la celebración como si nada hubiera pasado. Pero, sobre todo, se ve en el contraste que la cinta recalca entre estos excesos y el drama del padre marroquí del niño atropellado.

Toda la estructura de este drama gira entre la historia del personaje de Ralph Fiennes, responsable de la muerte del joven por ir borracho al volante, y la de Jessica Chastain, que interpreta a su esposa. El primero se ve obligado a acompañar al padre hasta las profundidades del desierto a rendir homenaje al fallecido, mientras que el rol de Chastain quedará prendado en esa mansión y aprovechará el alejamiento de su marido, que por sus estereotipos sobre la cultura de la zona cree que va a ser asesinado por el marroquí, para rendirse a los placeres que su quebrada relación llevaba años tiempo sin darle.

Ralph Fiennes y Jessica Chastain en 'Los perdonados' (Foto: Nick Wall/Focus Features)
Ralph Fiennes y Jessica Chastain en 'Los perdonados' (Foto: Nick Wall/Focus Features)

Se crea aquí un juego turbio, intrigante e incluso morboso que no se corta al llevar al extremo la diferencias entre ambas culturas con situaciones de lo más rocambolescas e incluso duras. Por un lado, se crea el misterio en torno a las auténticas intenciones de los marroquíes, de quienes nos muestran su resentimiento ante la tragedia y la impunidad de las altas clases del mundo occidental a la vez de su deseo de encontrar la paz. Esto lleva a una continua sensación de intriga acerca de si el padre del fallecido pretende clamar venganza contra el personaje de Ralph Fiennes o si, por el contrario, solo intenta hacerle reflexionar respecto al acto atroz que ha cometido.

Lo mejor es que juega con nuestros propios prejuicios hasta el punto de hacernos sentir mal cuando se nos pasa por la cabeza estar ante personajes sanguinarios que solo buscan venganza, sobre todo cuando empiezan a presentarnos los sueños, anhelos, preocupaciones de estas personas que, por las condiciones de vida tan poco favorables a las que se enfrentan en ese entorno hostil del desierto sin apenas medios para sobrevivir, se ven atrapados en un pozo sin fondo. Y cuando la película intercala estos momentos dramáticos con la trama del personaje de Chastain viviendo en ese mundo de plenitud, haciendo caso omiso a la tragedia y exhibiendo todos los excesos de nuestra sociedad, el contraste es sin duda impactante.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Al final, consigue hacerte salir de la proyección replanteándote muchas cosas sobre nuestra forma de vida, nuestros privilegios, los estereotipos, la forma en la que miramos a otras culturas o la importancia que damos a las tragedias dependiendo de su procedencia. Y en estos días que corren impacta mucho más, sobre todo valorando que guerras como la de Ucrania y sus consecuencias para Occidente llenan titulares mientras que conflictos ajenos que no tocan nuestros privilegios, como bien podrían ser los de Oriente Medio, tendemos a valorarlos como tragedias ajenas.

Y Los perdonados, aunque tenga algún que otro problema de ritmo y a ratos le cueste construir bien su intriga, logra llevarte a estas reflexiones de una forma sobresaliente. Además, hablamos de una cinta con un aroma muy clásico que, sin necesidad de contar con medios fastuosos, remite a las grandes producciones de Hollywood de antaño. No hay más que ver su trabajo tan sobrio tras la dirección, la elegancia y carisma que desprenden Jessica Chastain y Ralph Fiennes o la espectacularidad de sus parajes desérticos, que a ratos incluso me llevaron a pensar estar ante una cinta épica de época de la talla de Lawrence de Arabia, aunque la propuesta sea rotundamente diferente.

Los perdonados ya está en cines.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente