"Dejad de restregar vuestros millones": críticas a futbolistas por mostrar sus entrenamientos en sus casas de lujo

Jesé Rodríguez disputando un partido con el Sporting de Lisboa. Foto: Gualter Fatia/Getty Images.

Cabe la posibilidad de que algún lector se haya percatado ciertos pequeños, sutiles cambios en la sociedad en los últimos días. Quizás haya intuido que está circulando por el mundo un coronavirus que amenaza con infectar a toda la población. Puede que haya notado detalles menores, pequeños trastornos en su existencia cotidiana, como el hecho de que el gobierno haya decretado el estado de alarma y nos obligue a todos a permanecer en cuarentena encerrados en nuestros domicilios para evitar males más graves.

Hay que reducir al máximo el riesgo de contagio, así que, más allá de las órdenes de las autoridades, todos tenemos que mentalizarnos de que durante un tiempo lo más razonable es no salir salvo que sea estrictamente imprescindible. De ahí que veamos por todas partes campañas, tanto institucionales como particulares, instando a los españoles a quedarse en casa. Y también a continuar intentando hacer vida normal, adaptándola como mejor se pueda a esta nueva situación.

Pero claro, hay mensajes y mensajes. Porque se puede comprender que para alguien resulte un gran sacrificio mantenerse constantemente en su hogar si, como la mayoría de los mortales, vive en un piso de pequeñas dimensiones, pero vanagloriarse cuando se reside en una mansión con una parcela más grande que barrios enteros de algunas ciudades pueda tomarse incluso como una burla. De ahí que vídeos como el que ha publicado el futbolista Jesé Rodríguez se hayan recibido con bastante hostilidad.

El delantero canario, que hoy juega (sin demasiada fortuna: un gol en 17 partidos sumando todas las competiciones) en el Sporting de Lisboa cedido por el PSG, ha compartido una grabación en la que se le ve manteniendo su entrenamiento en la parcela de su casa. En ella tiene sitio no solo para trotar con comodidad y hacerse recorridos largos, sino que hasta se puede permitir dar algún que otro sprint. Son lujos a los que el común de los mortales no suele tener acceso, y más en estos días de confinamiento forzoso.

Las respuestas afeándole su ostentación no se han hecho esperar:

Jesé quizás haya sido el más criticado, pero no es ni mucho menos el único futbolista que se ha enfrentado a los reproches de la red tras subir mensajes parecidos. Por ejemplo, el sevillista Óliver Torres también se ha querido unir al hashtag más habitual para este tipo de publicaciones, #YoEntrenoEnCasa, con un par de fotografías. Y no ha salido mucho mejor parado. “Si todos tuviéramos tu casa y tu terraza también estaríamos tan felices”, le han contestado.

Sergio Ramos sufrió críticas parecidas cuando compartió un vídeo de su “teletrabajo”. “Con esas facilidades y comodidades quedarse en casa tiene cero mérito” o “es fácil cuando tienes una cinta que vale más que mi casa” son algunos de los comentarios que le dejaron en respuesta. No solo por parte de usuarios anónimos, sino incluso de deportistas de élite de otras disciplinas que no tienen tanto tirón económico como el fútbol. Por ejemplo, esta es la réplica que le dejó Bea Pérez, integrante de la selección nacional de hockey sobre hierba que ha logrado medallas tanto en campeonatos del mundo como europeos:

No deja de ser cierto que, como recuerdan otros internautas, el dinero con el que se han podido comprar estas casas es fruto de su trabajo, ganado legítimamente. Y seguramente, al colgar estos vídeos y fotos, ellos querían demostrar su compromiso dando a entender que hasta en las épocas más duras se esfuerzan por mantenerse en forma para rendir al máximo en el futuro. Pero dado el estado de ánimo que vive el país al tener que enfrentarse a una circunstancia tan excepcional, quizás no era el mejor momento de exponer lo que muchos han interpretado como un alarde innecesario de opulencia. Probablemente algún encargado de relaciones públicas de sus clubes debería haber estado más atento.

Más historias que te pueden interesar: