Jesús Vázquez se embarca en un nuevo viaje solidario

Por Diezminutos.es
Photo credit: Instagram

From Diez Minutos

A sus 54 años, Jesús Vázquez siempre ha demostrado ser una persona muy solidaria, siempre comprometida con los más necesitados y ayudando en todo lo que siempre ha estado en su mano para mejorar la situación de personas vulnerables o en riesgo de exclusión. También mostrando su lado más feminista o convirtiéndose en un icono gay en los tiempos más difíciles para este colectivo que hoy en día, igual que las mujeres sigue luchando por alcanzar la igualdad. Pues bien, esta vez, Jesús Vázquez ha viajado a Ruandoa como embajador de ACNUR. Un viaje solidario que el presentador de Mediaset ha emprendido una vez han finalizado las grabaciones de 'Idol Kids', programa en el que ha coincidido con Isabel Pantoja o Edurne.

Antes de emprender esta maravilloso viaje, Jesús nos anunciaba su partida a través de las redes sociales, desde donde está relatando cada paso que está dando. "Maletas listas para una nueva misión en los Campos de Refugiados de ACNUR. Esta vez visitaré los Campos de Ruanda, donde Acnur atiende a miles de Refugiados que huyen de los conflictos en Congo y Burundi. Os iré contando cosas aquí y muy pronto en Mediaset😊❤️", escribía junto a una imagen con su equipaje para este viaje tan especial.

En su diario de viaje, Jesús Vázquez ha contado que el primer día tuvo una reunión burocrática para informarse de la situación del país. "Visitamos al representante en Kigali del Alto comisionado de las Naciones Unidas para los refugiados (ACNUR), el Sr. Ahmed Baba Fall y su equipo, quienes nos explican la situación de los refugiados en el país. Tras la reunión, nos ponemos en marcha hacia el campo de refugiados de Kigeme, al sur de Ruanda❤️".

El día 2 Jesús Vázquez y su equipo ya conocieron de cerca uno de los campos de refugiados. " Día 2 en Ruanda. Al llegar al campo de refugiados, nos reunimos con sus responsables. Queremos conocer de primera mano sus mayores carencias y los principales desafíos a los que se enfrentan, enfocando nuestro esfuerzo en los jóvenes y la educación, porque es la mejor herramienta para que estos jóvenes puedan tener un futuro cuando retornen a sus hogares, o para que puedan integrarse en las sociedades que les acogen❤️
@eacnur @acnur_unhcr_americas @mediasetcom @12_meses".

En su tercer día, Jesús ha compartido otro vídeo que muestra a los cientos de niños que a pesar de vivir en una situación vulnerable siempre tienen una sonrisa. También ha querido conocer de cerca a los niños más vulnerables del campamento, que son aquellos con alguna discapacidad física o intelectual. "Día 3 en Ruanda. Seguimos en los campos, rodeados de chavales, niños y niñas que, a pesar de la dureza del entorno y las condiciones de vida, no pierden nunca la alegría. Mi mayor objetivo es conseguir para ellos el acceso a la mejor educación posible. Esa será, sin duda, su mejor arma para salir de la situación en la que se encuentran. He pedido conocer a niños y niñas con discapacidad física o intelectual, quiero saber cómo es para ellos la vida en el campo, cuáles son sus problemas, sus obstáculos , sus desafíos para acceder a la educación y los servicios del campo. Ellos son, sin duda, los más vulnerables entre los vulnerables❤️@eacnur @acnur_unhcr_americas @mediasetcom @12_meses".

Y hoy, en el Día Internacional de la Mujer, ha visitado uno de los talleres de mujeres, donde elaboran cestos para sacar adelante a sus familia. "Día 4 en Ruanda. Día Internacional de la mujer. Las mujeres y las niñas son , uno de los colectivos más vulnerables entre los refugiados. Visito a un grupo de madres, muchas han perdido a sus maridos en la guerra y sacan solas a sus hijos adelante. Han puesto en marcha, dentro del campo y con ayuda del ACNUR un pequeño taller de artesanía. Trabajan en el suelo, entre cuatro paredes, tejiendo cestos de fibra vegetal, con la única ayuda de una aguja. Tienen las manos llenas de pinchazos, porque, por no tener, no tienen ni un dedal. ACNUR ha dispuesto para ellas otra pequeña habitación al lado, cuatro paredes de nuevo, un par de colchones y algunas mantas, pero es un lugar donde pueden amamantar tranquilamente a sus bebés y dejarlos luego allí, seguros y alimentados, a cargo de una de ellas, mientras vuelven al trabajo. Con la venta de esta artesanía, colaboran a la economía familiar, crían a sus niños. Nos han recibido con enorme alegría, cantando y bailando, y nos regalaron algunas cestitas como muestra de agradecimiento. Me emociona su valentía, su coraje y su fuerza. Sin duda, el agradecido soy yo. ❤️".