Jennifer Lawrence sufrió dos abortos antes de debutar en la maternidad

·2 min de lectura
Jennifer Lawrence credit:Bang Showbiz
Jennifer Lawrence credit:Bang Showbiz

Siete meses después de recibir a su primer retoño, fruto de su matrimonio con Cooke Maroney, la actriz Jennifer Lawrence se ha animado finalmente a revelar el nombre de su primogénito. Para ello, la estrella de Hollywood ha recurrido a su nueva entrevista con la edición estadounidense de la revista Vogue, en la que también ha dado a conocer que sufrió dos abortos espontáneos en los años previos a su debut en la maternidad.

La protagonista de cintas tan aclamadas como 'Winter's Bone' ha explicado que el nombre de su niño, Cy, proviene de uno de los pintores favoritos de su esposo, el artista italiano Cy Twombly. Esa referencia al mundo del arte no debería resultar sorprendente en un empresario que se ha especializado en la compraventa de cuadros y que posee su propia galería. No obstante, la artista ha subrayado que la decisión fue muy meditada y, por supuesto, consensuada entre los dos enamorados.

Cambiando radicalmente de asunto, la intérprete estadounidense, de 32 años, ha querido abordar de primera mano sus dos experiencias previas con el embarazo. El primero de los abortos mencionados se produjo en la década pasada, durante una estancia en Montreal. Jennifer se encontraba "completamente sola" en ese momento, como ha revelado en su conversación, y lo cierto es que ella ya había optado por interrumpir voluntariamente su embarazo cuando ocurrieron los hechos. El segundo, sin embargo, tuvo lugar en circunstancias muy diferentes: la estrella de Hollywood ya estaba casada con su marido y más que preparada para acometer la tarea.

Jennifer ha explicado que tuvo que someterse a un delicado procedimiento para eliminar todo el tejido problemático de su útero, una intervención que coincidió con el período de rodaje de su comedia satírica 'Don't Look Up', película estrenada en diciembre de 2021. Desde entonces, Jennifer Lawrence se alejó comprensiblemente del ojo público y poco después volvió a quedarse embarazada. Afortunadamente, esa gestación no experimentó incidencias reseñables y desembocó en la llegada de su, por ahora, único hijo.