Jennifer Lawrence responde a las críticas "feministas" y "sexistas" tras atacarla por llevar escote en pleno invierno

Valeria Martínez

Jennifer Lawrence quiere que al mundo tenga una cosa muy clara: se pone lo que le da la gana y cuándo le da la gana; una declaración que quiso remarcar en un post publicado este miércoles en Facebook a raíz de la controversia creada por algunos medios por llevar escote en una azotea londinense rodeada de hombres abrigadísimos.

Francis Lawrence, Matthias Schoenaerts, Jennifer Lawrence, Joel Edgerton, and Jeremy Irons (Dave Benett/Getty Images)
Francis Lawrence, Matthias Schoenaerts, Jennifer Lawrence, Joel Edgerton, and Jeremy Irons (Dave Benett/Getty Images)

La actriz posó despampanante con un vestido negro de Versace, de escote pronunciado y cintura ajustada el pasado martes durante un photocall de su nueva película Gorrión Rojo. Y aquí se desató la controversia.

Si eres de los que se preguntan “¿Por qué? ¿Qué tiene de malo? ¿Dónde está la controversia?” Pues básicamente algunos usuarios y medios sensacionalistas la acusaron de no predicar con el ejemplo al permitir que “la vistieran” desabrigada en un día de 4 grados y con sus compañeros tapaditos hasta las rodillas. Sin ir más lejos, un titular del periódico Independent rezaba “Esta foto de Jennifer Lawrence resume lo que es ser una mujer en Hollywood, sugiriendo la esclavitud de su imagen. Y la red explotó con comentarios y decenas de titulares similares. Pero no fueron los únicos. JLaw también explotó.

Jennifer Lawrence has responded to the controversy over the revealing dress she wore to a winter photo call
Jennifer Lawrence has responded to the controversy over the revealing dress she wore to a winter photo call

Como era de esperar en ella, la actriz no iba a quedarse callada y ha tenido para todo aquel que se metió con su vestido, su posición en Hollywood y ella misma. “Guau. No sé ni por dónde empezar” escribía al comienzo de la publicación en Facebook. “Esto no solo es absolutamente ridículo, estoy extremadamente ofendida”.

Ese vestido de Versace era fabuloso, ¿creen que voy a cubrir ese vestido bellísimo con un abrigo y bufanda? Estuve afuera 5 minutos. Me hubiera parado en la nieve por ese vestido porque me encanta la moda y esa fue mi elección”.

Esto es sexista, ridículo y no es feminismo. Sobreactuar sobre lo que alguien dice o hace, crear controversia sobre temas tontos como lo que elijo ponerme o no, no es ir hacia adelante. Es crear distracciones tontas sobre temas reales”.

Lawrence concluyó pidiéndole a la gente que “se controle un poco”, explicando que el vestuario fue su elección. “Todo lo que me ven llevar es mi elección. Y si quiero tener frío ¡ES MI ELECCIÓN TAMBIÉN!”

La actriz pasó por la ciudad de Londres para asistir a los premios BAFTA del pasado domingo y presentar más tarde su nueva película a la prensa. Después de lucir estupenda en la premiere del filme con un vestido de matices dorados la noche del lunes, al día siguiente participó en el photocall de la polémica junto al director, Frances Lawrence (¡sí, el mismo de Los juegos del hambre!), y sus compañeros de reparto, Joel Edgerton, Matthias Schoenaerts y Jeremy Irons.

Habiendo asistido a cientos de photocalls y alfombras rojas, puedo decirles que no es nada inusual que las pobres actrices sean las que terminan pasando frío. Y es que la moda es así. A las chicas nos gustan los vestidos y lucirlos (a excepción quizás de Diane Keaton y su inspirador estilo de americanas masculinas). Y sí, eso conlleva pasar frío. Pero controversia… ¿dónde?