Jennifer Lawrence creía que la liposucción de Amy Schumer era un secreto

·1 min de lectura
Jennifer Lawrence credit:Bang Showbiz
Jennifer Lawrence credit:Bang Showbiz

Hay muy pocas celebridades que se animen a hablar de los retoques que se hacen a no ser que no les quede más remedio, y como buena amiga, a Jennifer Lawrence nunca se le ocurrió mencionarle a nadie que Amy Schumer había pasado por quirófano por motivos estéticos.

Por esa misma razón, ella fue la primera sorprendida cuando su compañera desveló a principios de este año que se había operado para eliminar los depósitos de grasa que tenía en la zona abdominal y que le causaban mucha inseguridades tras el nacimiento de su primer hijo.

"Cuando se hizo la liposucción, asumí que sería un secreto... Y luego resultó que no lo era. Ella es así", ha explicado ahora la famosa actriz en un artículo que el New York Times le ha dedicado a la humorista.

En retrospectiva, Jennifer se ha dado cuenta de que eso encaja perfectamente en la personalidad de su amiga, a pesar de que en el pasado Amy se burlaba a menudo de las hermanas Kardashian Jenner por modificar los cuerpos y los rostros con los que nacieron.

"Odio esa palabra, pero es una de las razones por las que resulta tan fácil identificarse con ella. En cierto sentido, le ha beneficiado. Solo hay que ver el éxito que tiene a nivel profesional", ha añadido.

Si bien es cierto que Amy es una de las mayores críticas de la obsesión que Hollywood siente por la delgadez, la cirujana plástica que la operó asegura que su objetivo nunca fue perder peso y que, con moderación, todo resulta positivo. En el pasado, la cómica ha recurrido a tratamientos de criolipólisis para eliminar las células de grasa congelándolas y también se puso infiltraciones en la cara que finalmente optó por retirarse.