Jennifer Aniston está obsesionada con el pene de Sebastian Stan

·4 min de lectura
Photo credit: Emma McIntyre
Photo credit: Emma McIntyre

Juntar a los actores Jennifer Anniston y Sebastian Stan en una habitación es una de esas genialidades a las que nos tiene acostumbrados la revista Variety. ¿El motivo para juntarles? No hace falta ninguno, la verdad. ¿Te vale con un dream casting para nutrir su tradicional serie de Actors on Actors y su larga colección de portadas con duetos de estrellas, ahora reconvertidas en un programa de Apple TV + (todavía no disponible en España)? A nosotros, sí. El caso es que, tú o yo o Jennifer Aniston, tenemos a Sebastian Stan delante... ¿y qué le preguntamos? Me refiero a que le preguntamos meses después del estreno de la serie de Disney + Pam & Tommy. ¿Te vas a poner a preguntarle sobre su papel en Falcon y Soldado de Invierno y las películas de Marvel, ahora que su personaje está en barbecho? No, ¿verdad? ¿Te vas a ponerte a preguntarle sobre Fresh, una película que ha recibido buenas críticas, pero que ha pasado desapercibida? Tampoco no. El caníbal en cine y televisión, a estas alturas, ya está muy trabajo. Así que le preguntas por su pene charlatán en la serie Pam & Tommy, porque solo tienes esa pregunta en la cabeza. Porque en el momento en el que Sebastian Stan, bueno, Tommy Lee, se pone a hablar con su pene en la serie no puedes quitártelo de la cabeza... probablemente para siempre. La escena está sacada directamente de la autobiografía de Lee, Tommyland, y Stan Lee conversa alegremente con Jason Mantzoukas, The Good Place y Brooklyn Nine-Nine, que es quien le pone la voz a su pene. Hay una obsesión por los penes en televisión y ni tú ni Jennifer Aston podéis escapar a ella. Por los motivos correctos, ojo. El pene intenta convencer al personaje de Sebastian Stan de que se acaba de divorciar y de que debería tomarse con calma volver a pasar por la vicaría (es un decir), Lee le lleva la contraria a su pene y le explica que Pamela Anderson (Lily James). El pene estaba en contra de Pamela Anderson...

Photo credit:  Erin Simkin
Photo credit: Erin Simkin

Los penes están experimentando en las plataformas de streaming lo que en Esquire.es hemos decidido bautizar como el efecto McLuhan porque en esta obsesión "el pene es el mensaje". También hemos bautizado este fenómeno como la penestroika, el movimiento para liberalizar las escenas de primeros planos de penes en las series de televisión. Así que es normal que Jennifer Aniston le pregunte a Sebastian Stan: "¿Cómo te preparas para eso? ¿Cómo trabajas una escena así a partir del guion?". "Al principio entras en pánico. Fue una escena difícil de rodar, básicamente porque no sabíamos si realmente iba a funcionar, si iba a ser demasiado o no", le responde Sebastian Stan. "¿Grabasteis dos versiones?", le pregunta Aniston. "No. Había todo tipos de prótesis y gente con cables enchufando cosas en enchufes [la escena contó con cuatro tiriteros, para que te hagas una idea]. A ver, tenemos los beneficios de CGI, pero optamos por la vieja escuela, lo cual fue una experiencia interesante. Su pene es un personaje del libro [de memorias de Tommy Lee]. Así que los guionistas trataron de encontrar una forma creativa de cómo este chico confesaría su amor por esta mujer", responde Stan.

¿Y la pregunta detrás de la curiosidad de Aniston es por qué estamos viendo tanto penes en televisión? Quizá los ejemplos más recientes están en Euphoria y en la escena de la felación And Just Like That, pasando por el desnudo de Escenas de un Matrimonio, todos los de Sex Education, el pene protésico de Steve Zhan en The White Lotus... Minx (HBO Max) ha sido la última en sumarse con 35 nuevos penes en 58 segundos. Nosotros hemos querido encontrar una explicación. Parte se explica por lo que hemos bautizado como efecto Juego de Tronos, una ficción en la que vimos solo siete penes y nada menos que 134 pares de pechos. Por eso, en el fondo, es más importante que el pene de Sebastian Stan, el hecho de que los pechos de Lily James en Pam & Tommy sean falsos. El resto de la explicación tiene que ver con una mayor paridad de géneros entre director, productores y guionistas, a que hay una voluntad de mostrar una sexualidad más real, a que hay coordinadores de intimidad en los platós. La idea es que desaparezcan las preguntas habituales: ¿por qué solo sale una mujer desnuda cuando hay otro hombre? ¿Por qué no había desnudos cuando había escenas de sexo entre dos hombres?).

Y llegamos ya a McLuhan: el pene es el mensaje. Por eso Aniston, en el fondo, hace la pregunta que hace. No es que sea necesario ver penes. O no hace falta que los penes sean reales. Lo que se echaba en falta era el valor sexual del cuerpo del hombre y no solo el valor sexual del cuerpo de una mujer en las escenas de sexo. Jim Henson habría visto con buenos ojos a cuatro titiriteros moviendo un pene.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente