JazzEñe, la puerta de entrada del jazz hecho en España al mercado exterior

·4 min de lectura

San Sebastián, 22 jul (EFE).- El jazz hecho en España goza de buena salud y ciudades como Barcelona, Madrid y Valencia han dejado de ser de las pocas en las que se fraguan los grupos dedicados a este género que, sin embargo, han tenido prácticamente cerrado el acceso al mercado exterior hasta hace nada.

Pero "el panorama ha cambiado mucho en poco tiempo", asegura a Efe Javier Estrella, director de JazzEñe, programa que nació en 2014 para impulsar la internacionalización de la producción de jazz española y, que tras su paso por Madrid, Zaragoza, Valencia y Málaga, abre este jueves su séptima edición dentro del 56 Festival de Jazz de San Sebastián.

Estrella resalta la calidad del jazz nacional y el importante número de grupos, entre 150 y 300, que cada año solicitan participar en los conciertos de JazzEñe, una iniciativa de la Fundación SGAE a la que acuden a programadores y organizadores de festivales de todo el mundo.

Tras suprimirse la edición 2020 a causa de la pandemia, un total de 252 grupos se han inscrito para la de 2021, de los que se han seleccionado ocho grupos, que ofrecerán un número igual de conciertos en el teatro Victoria Eugenia hasta el próximo domingo.

Ariel Bríngez Quintet, Caminero Quintet, Daniel García Trío, Smack Dab, Sumrrá, Alba Careta Group, y Manolo y Curra son los elegidos para este ciclo junto a Chano Domínguez Trío, el nombre más famoso de la lista.

"Nos gusta combinar, que haya un poco de todo y que los que se puedan considerar emergentes tengan un hueco importante. Chano Domínguez, que participó en la primera edición, vuelve con un proyecto fantástico. Es importante también para el Jazzaldia que haya alguien conocido y para que los directores de festivales de fuera vean el nivel que hay aquí", destaca.

Si la pandemia ha hecho estragos en el sector de las artes escénicas, en el caso de los grupos y las salas de jazz, cuyos aforos son pequeños, ha tenido un dureza especial.

Eso se añade a la situación de unos músicos que, en su mayoría, tienen que "dar clases o hacer otros trabajos para subsistir", que podría paliarse con "un circuito mayor para que pudieran desarrollar su labor".

"JazzEñe ha ido abriendo puertas. Antes nos costaba mucho que viniera gente de festivales o instituciones importantes y ahora es mucho más fácil. Cuando les llamamos ya conocen el programa y quieren venir", afirma.

Cada edición invitan a entre diez y quince festivales internacionales. "Hay años que insistimos en el mercado asiático o en el americano, y eso tiene más coste y puede venir menos gente. No son números muy grandes, pero año a año se va notando", asegura Estrella.

"Lo que sí nos ha traído la pandemia es la herramienta del 'streaming'. Este año hay ocho o nueve festivales que estarán virtualmente. No es lo mejor, pero ayuda un poco", agrega el director de JazzEñe, que precisa que, entre los que seguirán los conciertos online, se encuentra el Lincoln Center de Nueva York y festivales de Singapur, Corea y la India, algunos de los cuales tienen previsto dedicar "focus" a la música española.

Estrella, que preside además la Plataforma Jazz España (PJE), asociación que representa a los festivales de jazz españoles, advierte asimismo de que el trabajo por la internacionalización "requiere de muchas alianzas".

"JazzEñe es la primera piedra, pero luego hay muchas cosas que se tienen que hacer y lamentablemente todavía no se hacen", recalca Estrella, que explica que la PJE va a celebrar una reunión esta semana en San Sebastián para analizar precisamente la posibilidad de realizar colaboraciones con otros festivales europeos.

Señala que están tratando de organizar para el próximo mes de diciembre un congreso de jazz en Galicia que va a servir para "unificar muchos criterios". "Vamos a intentar crear esas alianzas tan necesarias parta el desarrollo del jazz español", resalta.

Un jazz que, además de una "gran variedad estilística", se caracteriza por su "diversidad territorial", pues ha pasado de contar con músicos únicamente en unas pocas capitales a surgir en lugares "más pequeños que incluso tienen también su propio festival de jazz".

JazzEñe aún no tiene sede para 2022, aunque cuenta con "una oferta para mantenerse en San Sebastián unos años". "Vamos a ver cómo se desarrollan las cosas y a ver si podemos volver. Sería estupendo", subraya.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente