Javier Ungría reabre su restaurante tras ser padre

Por Diezminutos.es
Photo credit: Gtres

From Diez Minutos

  • El marido de Elena Tablada nos habla de cómo se ha preparado su restaurante para la reapertura y poder servir comida a domicilio.
  • Javier y Elena, que hace unos días celebraron cuatro años de amor, están encantados con su hija Camila, que nació el pasado 21 de abril.


Javier Ungría retoma su labor profesional en un momento agridulce. El empresario está feliz por la llegada al mundo de su primera hija, Camila, fruto de su matrimonio con Elena Tablada con quien, hace unos días, celebró sus cuatro años de relación. La llegada de la pequeña Cam, como llaman a la niña en familia, ha traído lo mejor para el empresario en esta cuarentena que también ha tenido algo de malo para Javier, empresario hostelero, ya que tuvo que cerrar su restaurante Haches, en Madrid, debido a la cuarentena por coronavirus. Ahora, una vez que ya ha comenzado la desescalada, el marido de Elena Tablada se ha puesto al frente de su negocio para volver a abrirlo al público aunque, por ahora y mientras las fases no lo permitan, solo para servir comida a domicilio y para llevar.


Photo credit: @hellentablada - Instagram

Hola Javier, ¿ya habéis podido abrir el restaurante?
Empezamos el lunes 11 a llevar comida a domicilio. Antes no era nuestro fuerte, pero ahora sí que tenemos que ponernos más con esto. Hay que adecuarse a las circunstancias. Hemos hecho una carta nueva, más ajustada y con vistas no solo a esta fase, sino en la fase sucesiva, que va a ser muy importante mandar comida a casa.

Afortunadamente, los cocineros que teníais en el restaurante volverán a trabajar
Claro, no hay nadie que esté despedido. Volverán, gradualmente y en función de las necesidades que tengamos, pero se irá volviendo. Si tenemos un 30% de la capacidad, no hará falta el 100% de la plantilla, nos iremos acomodando.

Photo credit: Instagram

Además de hacer reparto de comida a domicilio, ¿tenéis que hacer reformas de cara a la reapertura?
El 5 de junio se puede abrir, pero al 50% de la capacidad total. Luego en función de los metros que tenga el local. Nosotros al ser un sitio pequeño, la distancia de seguridad entre mesas creo que es la suficiente, pero estamos en fase de estudiar lo que tenemos que hacer y lo que no. Tampoco hay que volverse locos. Es un sitio que es pequeño y con pocas mesas, así que tampoco tenemos gran preocupación en cómo vamos a organizarlo.

Esta carta que habéis elaborado para repartir a domicilio, ¿es la misma que teníais antes?
Es una carta diferente, hemos quitado platos y hemos metido platos diferentes. Tiene un poco de variedad. Nos hemos ajustado porque hay platos que son fáciles de mandar y otros que no.

En cuanto al precio, ¿se mantiene el que tenía el restaurante?
El precio medio lo hemos bajado un poco para ayudar a la gente en la medida de lo posible. Habrá precio en local y precio diferente en envío a domicilio.