Defensa investiga quién permitió a Ortega Smith disparar un fusil de asalto

Quién lo autorizó, por qué y si fue legal. Esas son las tres preguntas que el Ministerio de Defensa pretende responder para, en el caso de que sea necesario, depurar responsabilidades después de que se difundiese un vídeo en el que se veía al secretario general de Vox, Javier Ortega Smith, realizando prácticas de tiro con un fusil de asalto HK G36 de calibre 5,56 en una base militar, como recoge RTVE.

El reglamento de armas vigente, aprobado en 1993, prohíbe, según puntualiza la cadena pública, la "adquisición, tenencia y uso de armas de guerra por particulares”. Es decir, como el fusil usado por el dirigente del partido de ultraderecha en sus prácticas de tiro. Sin embargo, señalan desde El País, en los campos de tiro militares se rigen por sus propias normas.

En las imágenes difundidas por el citado medio y que se han vuelto virales se ve a Ortega Smith realizar hasta 11 disparos mientras pone distintas posturas y luego comenta los resultados de su puntería en la diana. Estas fueron grabadas en el transcurso de una visita a la base de la Brigada Paracaidista (Bripac) del Ejército de Tierra en Murcia el miércoles de la semana pasada y, aunque no se ve en la grabación, no fue el único civil que disparó según El País.

Tanto él como el resto participaban en un curso que organiza la Escuela Superior de las Fuerzas Armadas (ESFAS) y en el que se visitan instalaciones militares como la de la Bripac de Javalí Nuevo (Murcia) donde se realizaron las prácticas de tiro ahora investigadas. Desde El País señalan que esta formación, dirigida a generales, diputados, senadores, diplomáticos, académicos, periodistas y personal de alto nivel de la Administración del Estado para que obtengan una visión general de la defensa nacional, no incluye una actividad de tiro.

En un acto celebrado este martes en el Ayuntamiento de Madrid del que forma parte, Ortega Smith aseguró que la actividad realizada aquel día "es absolutamente legal y está dentro de las normas” si la instalación militar lo autoriza al tiempo que alertaba del peligro de usar armas sin saber cómo hacerlo.

Lo que investigará ahora el Estado Mayor de la Defensa, dependiente de la Escuela Superior de las Fuerzas Armadas, es quién autorizó el ejercicio y si es necesario tomar medidas en el caso de que la decisión de permitirlo vaya contra la normativa.

Más historias que te pueden interesar: