Sale a la luz el colmo de la impericia de la era Bartomeu en el Barça: tenían a Mbappé hecho y se decantaron por Dembélé

Borja González
·3 min de lectura
Kylian Mbappé y Josep Maria Bartomeu. (Fotomontaje con imágenes de AP y Getty Images)
Kylian Mbappé y Josep Maria Bartomeu. (Fotomontaje con imágenes de AP y Getty Images)

Javier Bordas, ya exdirectivo del Barcelona, ha estado en ‘El partidazo de Cope’ para sacar a la luz que Kylian Mbappé podría estar vistiendo la camiseta azulgrana hoy en día, en lo que hubiese cambiado seguramente el devenir del fútbol.

La incompetencia de la directiva de Josep Maria Bartomeu queda una vez más al desnudo, quizás la vez que más, al rechazar un movimiento que estaba hecho y, para mayor dolor en el orgullo blaugrana, que se da por hecho ya por el eterno rival para la temporada que viene. Bordas lo ha soltado en el programa de Juanma Castaño como el se negó a comprar una bolsa de pipas en detrimento de una de quicos, dejando caer todo el peso de la decisión en la dirección deportiva de aquel entonces, encabezada por Robert Fernández.

Corría el verano de 2017 y Bordas lo cuenta así: “A Mbappé le hacía ilusión venir al Barça. Se había ido Neymar y se veía ahí, para jugar en el sitio de Neymar. Lo hubiéramos sacado por 100 millones”.

Un tridente ofensivo Messi-Luis Suárez-Mbappé podría haber escrito un nuevo capítulo de gloria en la historia culé.

Castaño insistió en el tema y le preguntó lo que todos queríamos saber, que “por qué no se hizo”. La razón de Bordas no tiene desperdicio: “porque la secretaría técnica... en ese momento estaban Robert Fernández y Pep Segura y prefirieron a Dembélé”.

Ahí no se queda el disparate: “Mbappé es más finalizador, más individualista y tal, y Dembélé era jugador más de banda, que como se iba Neymar querían jugadores de banda para abrir el campo y tal. Bueno, pensaron que para el Barça en ese momento era más necesario Dembélé”, añadió.

En esas manos estaba la gestión deportiva del Barcelona. Por aquel entonces el ‘9’ del Mónaco era Radamel Falcao y Mbappé tenía un rol de más movilidad, cayendo constantemente a cualquiera de las dos bandas, incluso jugando de inicio algunos partidos de extremo. Es más, en su primer año en el PSG, si bien se mueve libremente por dentro y por fuera en la parcela ofensiva, solía partir de banda derecha, dejando el flanco izquierdo para Neymar y la posición de delantero centro para Cavani.

En el Mundial de Rusia de 2018 sale como una de las figuras del torneo partiendo igualmente de banda derecha, con Giroud de referente arriba y Griezmann e incluso Matuidi, en algún descuelgue desde su posición de interior, encargándose de aparecer más por el flanco izquierdo.

Conclusión: lo de la secretaría técnica de Robert y Segura no tiene ni pies ni cabeza. Mbappé hubiese sido éxito seguro partiendo desde cualquiera de las bandas y abriendo el campo según la manera de jugar del equipo para recibir y encarar. Una patraña de excusa. Y nadie de la directiva fue capaz de parar los pies a la incompetencia demostrada por los encargados de la gestión deportiva.

Cuando se volvió a por él, ya era demasiado tarde y se había pagado por el traspaso de Dembélé más de lo que hubiese costado Mbappé, el mayor proyecto de leyenda que ha dado el fútbol desde Messi y Cristiano Ronaldo.

Así se fraguó el mayor fracaso de la era Bartomeu, y mira que es complicado estar por encima de varios momentos vividos bajo su mandato. Es inexplicable.

VÍDEO | Mbappé dejará el PSG la próxima temporada

Más historias que te pueden interesar: