'Jaula' tiene un ingrediente que la sitúa como una sensación del terror español

·4 min de lectura

Un nuevo título de terror español aterriza en los cines. Se trata de Jaula, cinta producida por Álex de la Iglesia y protagonizada por Elena Anaya que supone el debut tras las cámaras del director Ignacio Tatay. Su propuesta nos trae una historia de misterio y horror que gira en torno a la aparición de Clara, una niña misteriosa obsesionada con que un monstruo la castigará si se sale de los cuadrados de tiza que pinta en el suelo. La trama, pese a algún que otro agujero de guion, entretiene y dispone de los suficientes detalles para mantenernos en vilo durante todo su metraje, sin embargo, no es en el terror donde encuentra su punto fuerte, sino en un ingrediente que eleva su propuesta de horror a un nivel mayor del esperado.

Fotograma de 'Jaula' (Foto: Sony Pictures)
Fotograma de 'Jaula' (Foto: Sony Pictures)

Aunque Jaula gire en torno al misterio de su niña protagonista, a quien da vida una joven y sorprendente Eva Tennear, el foco se pone en la familia que decide acogerla mientras se resuelve el enigma de su origen y desaparición. La pareja, interpretada por Elena Anaya y Pablo Molinero, vive con el deseo de tener un hijo o hija, por lo que la aparición de Clara les supone una oportunidad de oro para adentrarse en la experiencia de ser padres, especialmente al personaje de Anaya. Este establece un vínculo muy cercano con Clara, a quien no tarda en ver como a su propia hija pese a las dificultades que recae en su peliagudo cuidado. Y cuando las cosas se complican es cuando esta relación lleva a Jaula a sobresalir por encima de la media.

El desarrollo psicológico del personaje de Elena Anaya es sobresaliente. Lo bien que la cinta plasma su instinto maternal, la obsesión por cuidar de la niña pese a los muchos contratiempos, su tendencia a arriesgar su vida y reputación o el no importarle que le tachen de loca y obsesa, se traduce en una experiencia dramática intensa que eleva las situaciones de terror y suspense a un nivel abrumador. Y aunque en un principio, con la presentación de su historia y un desarrollo algo caótico lleno de huecos, pueda parecer que estamos ante un relato típico con situaciones ilógicas que se limita al mero entretenimiento, lo cierto es que una vez que estalla este conflicto psicológico uno consigue conectar e incluso emocionarse con Jaula sin mucha dificultad.

Viendo los créditos de la película es fácil entender cómo consigue este efecto, puesto que el guion, además de estar desarrollado por el director Ignacio Tatay, lo coescribe Isabel Peña. Es posible que a muchos aún no les suene este nombre, pero es la guionista habitual de Rodrigo Sorogoyen que ha estado detrás de cintas y series con altas cargas psicológicas y de tensión como Madre, El reino o Antidisturbios. Y el ejemplo de Madre es el más adecuado para comparar esta cinta, porque ese instinto maternal tan obsesivo que tenía el personaje de Marta Nieto en aquella cinta es casi idéntico al que desarrolla aquí el Elena Anaya. Y si aquel fue uno de los papeles más destacados del 2019, que le sirvió a su actriz el Premio Orizzonti en el Festival de Venecia y la nominación a muchos premios europeo, el de Anaya no se queda nada atrás.

Posiblemente no de tanto que hablar, porque Jaula, como bien venía diciendo, peca en tener demasiados agujeros de guion en su historia. Algunas decisiones de los personajes resultan ilógicas, hay giros y detalles que se fuerzan y apenas sorprenden y a ratos se vuelve algo caótica. Pero estos fallos terminan en segundo plano cuando la trama consigue atraerte con su intriga y conquistarte con este lado psicológico y dramático que tan bien funciona. Además, también cuenta con un tramo final de infarto donde sus secuencias alcanzan un grado de brutalidad impactante, lo que sin duda será todo un aliciente para los más fanáticos del horror.

Al final, sales del cine con la impresión de haber visto una cinta la mar de entretenida, con altas dosis de tensión y con un lado emocional intenso e impactante, lo que te hará quedarte con el personaje de Elena Anaya y su fuerte instinto maternal grabado a fuego y pensar en que posiblemente hayas visto una de las experiencias españolas de terror más admirables del 2022.

Jaula puede verse en cines desde el viernes 9 de septiembre.

Más historias que te pueden interesar: