Jason Momoa terminó endeudado y pasando hambre después de 'Juego de Tronos'

Cine 54
·3 min de lectura

Jason Momoa se habrá dado a conocer en todo el mundo gracias a Juego de Tronos, pero eso no significa que haya disfrutado de las mieles del éxito enseguida. Este hawaiano dejó huella en Poniente como el monosílabo Khal Drogo a lo largo de la primera temporada, pero mientras el resto de mortales seguíamos enganchados a los enredos y giros inesperados de la serie, él pasaba hambre por culpa de las deudas.

Jason Momoa (cortesía de HBO)
Jason Momoa (cortesía de HBO)

El actor de 41 años tuvo un rol de peso en los primeros nueve capítulos de la serie de HBO como el marido forzado de Daenerys Targaryen (Emilia Clarke) y líder de los Dothraki. Se trataba de un personaje que a lo largo de la primera temporada lograba ganarse el corazón de su amada y los espectadores a través de su transformación de villano a héroe. Era un sueño hecho realidad para Jason, quien tras labrarse una carrera inestable con personajes secundarios sin mayor relevancia en otras series estadounidenses, lograba ser recordado por fin gracias a un personaje. Sin embargo, Khal Drogo moría al final de la primera temporada -aunque tenía un breve cameo en el primer episodio de la segunda-.

El problema fue que Jason grabó la serie en 2010 y enseguida se quedó sin trabajo. El reconocimiento no llegó hasta pasados un par de años cuando la figura de Khal Drogo comenzó a tomar fuerza entre los primeros fans de la serie y, poco a poco, los que se fueron sumando más adelante. Y durante ese tiempo en el paro prácticamente no llegaba a pagar las cuentas de su casa en Topanga Canyon.

Pasamos hambre después de Juego de Tronos” reveló en una reciente entrevista a la revista InStyle, refiriéndose a él, su esposa Lisa Bonet y sus dos hijos.No podía conseguir trabajo. Es muy difícil cuando tienes bebés y estás completamente endeudado”.

Estas declaraciones demuestran que, una vez más, no es oro todo lo que reluce en Hollywood. Khal Drogo fue una bendición para su carrera pero solo cuando se mira bajo la perspectiva de la paciencia, porque enseguida después de rodar la serie, se encontró con muchas puertas cerradas. Y es que en 2018 reveló que el personaje lo encasilló durante un tiempo e hzo que le fuera difícil acceder a los castings. “La gente se pensaba que no hablaba inglés” recordó en una entrevista a Jimmy Fallon.

Es decir, y por increíble que parezca, mientras el mundo se enganchaba a la serie y descubría a Khal Drogo y sus pectorales, él casi no tenía para comer. Jason tuvo que ser paciente pero finalmente pudo comenzar a cosechar lo sembrado un par de años más tarde a través de personajes secundarios junto a Sylvester Stallone (Una bala en la cabeza) y otros proyectos. El éxito de la serie hizo que muchos espectadores se sumaran al fenómeno cada año, consiguiendo que el papel de Khal Drogo nunca fuera olvidado del todo. Eso hizo que Jason Momoa se mantuviera en el candelero y llegara el momento que cambiaría su vida para siempre: su contrato con Warner Bros. para convertirse en Aquaman.

Tras un breve cameo en Batman v Superman, Jason pasó a cobrar $4 millones (3,3€ millones) por su aparición en Liga de la justicia para un año más tarde, en 2018, percibir su primer salario de ocho cifras: $14 millones (11,6€ millones) por su película independiente como el superhéroe acuático de DC Comics. Imaginamos que, a estas alturas, las deudas están más que saldadas.

Más historias que te pueden interesar: