El jamón ibérico made in USA se le atraganta a España

Javier Sánchez
·5 min de lectura

En 2014, dos emprendedores españoles, Manuel Murga y Sergio Marsal, sacaron, con el beneplácito del Gobierno español, 150 ejemplares de cerdo ibérico del país rumbo a Estados Unidos. Estos animales fueron la piedra angular sobre la que Murga y Marsal crearon Acornseekers, una empresa dedicada a la cría de cerdos ibéricos en Estados Unidos para la comercialización de jamones y de cortes de carne como la presa. Podría parecer que criar cerdos ibéricos en Texas es como cultivar naranjas en Groenlandia pero en Acornseekers tenían la clave: hacerlo en Texas, donde hay bellota suficiente para que los animales se crien de forma parecida a como lo hacen en la dehesa.

¿Cerdos ibéricos criados en Texas? Ya es una realidad. Foto: Getty Creative
¿Cerdos ibéricos criados en Texas? Ya es una realidad. Foto: Getty Creative

Acornseekers cuenta hoy con miles de animales y sus productos ya están disponibles en el mercado norteamericano. Y no son los únicos. Iberian Pastures es otra empresa nacida de la unión de fuerzas entre la familia Harris (norteamericana) y la familia Oriol (española). Ellos también han conseguido “reintroducir al cerdo ibérico” en Estados Unidos, como señalan en su web para criarlos en Georgia donde, en lugar de de bellotas, se alimentan a base de cacahuetes o nueces pecanas, para conseguir animales con “un omega 9 que permite un veteado y un perfil de grasa únicos en el mundo”.

Constantino Martínez, consultor del sector del cerdo ibérico en España, considera que lo que ha ocurrido es “absolutamente lamentable” porque ha “sacado riqueza de España” aunque, en muchos medios, lo que han conseguido Acornseekers o Iberian Pastures se presenta como los logros de unos emprendedores. “Hace 300 años ocurrió lo mismo con la raza merina. Se sacó de España y ahora es un gran activo económico en países como Nueva Zelanda. Parece imposible que haya podido ocurrir lo mismo”. En opinión de Martínez, la decisión se produjo gracias a “un gobierno que ha mirado hacia otro lado y un sector, el del ibérico, en el que las malas prácticas son el pan nuestro de cada día”.

El jamón ibérico, una joya de la gastronomía española. Foto: Getty Creative
El jamón ibérico, una joya de la gastronomía española. Foto: Getty Creative

El desembarco de cerdos ibéricos en Estados Unidos es un asunto incómodo para muchos otros. Un ejemplo es el chef José Andrés, la figura más importante de la gastronomía española en Estados Unidos (y en el mundo), que asegura que él “no hubiera dejado salir a los cerdos de España” ya que “lo que va a suceder es que España va a competir consigo misma sin que haya ningún beneficio para el país”. Para Martínez, lo que está sucediendo con el cerdo ibérico es lo mismo que ocurrió hace décadas en Japón con el wagyu. “Los japoneses permitieron que esos animales salieron del país y, aunque ahora ya está prohibido, es algo que posibilitó que, durante años, los ejemplares de wagyu se diseminaran por el mundo. Pero aprendieron la lección y Japón puso fin a eso”.

Mientras en España no se toman cartas en esta espinosa cuestión, las dos confederaciones nacionales portuguesas del sector de la agricultura han protestado este mes de agosto ante la Unión Europea por lo que considera un uso abusivo de la denominación de ibérico por parte de las dos empresas norteamericanas que promocionan su producto como “ibérico americano”.

El cerdo ibérico se cría en libertad en la dehesa española. Foto: Getty Creative
El cerdo ibérico se cría en libertad en la dehesa española. Foto: Getty Creative

Pero la historia del ibérico ‘made in USA’ no deja de complicarse. En enero de 2019 se conoció que Incarlopsa, una de las empresas más grandes del sector del cerdo en España, se hacía con el 67% de las acciones de Acornseekers. Incarlopsa es conocida por ser la proveedora de Mercadona y su producción “se centra casi por completo en cerdo blanco, no ibérico, con lo que no deja de ser sorprendente que se hagan con una empresa que precisamente solo trabaja con cerdo ibérico”. El CEO de Incarlopsa, Clemente Loriente, señaló la compra como “un paso importante dentro de la estrategia de internacionalización que sigue la compañía desde hace unos años”. Martínez explica que la situación privilegiada de Estados Unidos a nivel comercial puede hacer que “el ibérico americano acabe llegando a Centroamérica y Sudamérica además de a otros mercados emergentes como el asiático”. Esta cuota de mercado sería la que perdería, en definitiva, la industria del ibérico español.

Martínez señala, sin embargo, que “la entrada de Incarlopsa en Acornseekers podría llegar a comprometer el futuro de esa empresa norteamericana, ya que, como recoge el portal Economía Digital, una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla La Mancha llegó a establecer irregularidades en cuanto al bienestar animal de los animales en el momento de su sacrificio en uno de los mataderos de Incarlopsa. La sentencia del año 2017, a la que ha podido tener acceso este periodista, hace referencia a un informe en el que se acreditan irregularidades denunciadas por veterinarios de la Junta de Castilla-La Mancha. Pese a todo, parece que el cerdo ibérico ‘a la americana’ es un proyecto en marcha y lo único que queda, a la espera de que las distintas partes involucradas muevan ficha, es esperar a ver qué futuro aguarda al ibérico español. Las D.O. de Extremadura, Jabugo, Guijuelo y Los Pedroches bien harían en seguir con atención lo que pasa en Texas y Georgia. Mientras tanto, bien merece recordar cómo es la vida de un cerdo ibérico en una dehesa extremeña como se puede ver en este vídeo.

Más historias que te pueden interesar:

VÍDEO: El jamón español, a la conquista de China