James Middleton espera construir un matrimonio como el de Isabel II y Felipe

·2 min de lectura
James Middleton, el hermano menor de la princesa de Gales credit:Bang Showbiz
James Middleton, el hermano menor de la princesa de Gales credit:Bang Showbiz

James Middleton no es un miembro oficial de la monarquía británica, pero hace años que se mueve en la órbita de la familia real porque su hermana mayor Catalina está casada con el príncipe Guillermo y se acaba de convertir oficialmente en la primera princesa de Gales desde que suegra Diana falleció en 1997 y el título cayó en desuso.

El empresario de 35 años, que en su momento fue visto como uno de los solteros más codiciados del país junto a su hermana Pippa, conoció a su actual esposa Alizee Thevenet cuando uno de sus perros se abalanzó sobre ella en un parque y supo que era la mujer perfecta para él cuando se echó a reír en lugar de enfadarse. La pareja tuvo que retrasar hasta en dos ocasiones su enlace debido a la pandemia del coronavirus, y finalmente se casaron en secreto en Bormes-les-Mimosas, una localidad de la Provenza francesa

Este domingo han celebrado su primer aniversario de casados, apenas tres días después de que la monarca británica falleciera a la edad de 96 años. Al igual que el resto del país, James ha seguido de cerca el proceso de duelo ante el final del reinado más largo en la historia de Reino Unido y no considera que sea el momento para hacer grandes declaraciones de amor a través de sus redes sociales.

Aun así, se ha puesto romántico, de la forma sobria que exigen las circunstancias, para reflexionar sobre el ejemplo y la inspiración que supuso la unión de la reina con su difunto marido, el príncipe Felipe, el hombre que la acompañó siempre en un segundo plano.

"Hoy es nuestro primer aniversario de boda. Sin embargo, no parece correcto celebrarlo mientras lloramos la pérdida de la reina Isabel II. En su lugar, comparto una foto del matrimonio de la reina y el duque de Edimburgo en su boda hace 74 años. A mi querida Alizee, espero compartir tantos momentos así contigo en nuestra vida", ha deseado.

Aunque no está claro hasta qué punto llegaron a conocerse James y la soberana, más allá de los saludos que intercambiaban en los actos familiares relacionados con los duques de Cambridge, en realidad tenían bastante en común. Los dos compartían su amor por los perros: Isabel II criaba corgis, que se rumorea que le ayudaban a superar su naturaleza tímida, y James tiene claro que su golden retriever Mabel le salvó la vida mientras lidiaba con sus problemas de depresión. También coincidían en preferir el campo a la ciudad y los animales a la gran mayoría de personas.