El próximo James Bond se va a hacer de rogar por una razón que levantará controversia

·4 min de lectura

Sin tiempo para morir fue el cierre definitivo para el James Bond de Daniel Craig, concluyendo el arco iniciado en Casino Royale y dando al actor una despedida que no dejó duda alguna de que esta etapa de Agente 007 llegaba a su fin. Era lógico pensar que los responsables de la franquicia se pondrían rápidamente a buscar a su sustituto para continuar expandiendo esta gallina de los huevos de oro con más y más películas. Pero no ha sido el caso, puesto que estos han preferido tomarse más tiempo del previsto por una razón que no va a ser del agrado de todo el público.

Daniel Craig es James Bond en Sin tiempo para morir (EON Productions and Metro-Goldwyn-Mayer Studios film. Crédito: Nicola Dove.© 2021 DANJAQ, LLC AND MGM. ALL RIGHTS RESERVED.)
Daniel Craig es James Bond en Sin tiempo para morir (EON Productions and Metro-Goldwyn-Mayer Studios film. Crédito: Nicola Dove.© 2021 DANJAQ, LLC AND MGM. ALL RIGHTS RESERVED.)

En una entrevista con Deadline, Barbara Broccoli, una de las productoras principales de James Bond, ha aclarado que tardarán al menos dos años en empezar a rodar una nueva entrega, lo que nos dejaría sin una nueva aventura del espía británico hasta casi 2025 o más adelante. Sería una espera similar a la que hubo entre Spectre y Sin tiempo para morir, que tras las críticas flojas de la primera y la nula intención de Daniel Craig de continuar con la franquicia necesitaron tiempo para hilar el final. No obstante, en esta ocasión la razón que se esgrime para justificar tanta espera es que están “reinventado” al personaje del Agente 007. Pero no no una reinvención ligera como siempre se ha acostumbrado con cada cambio de protagonista, sino que quieren reinventar a Bond desde sus cimientos.

“No tenemos en mente a nadie", contó la productora sobre el estado de la elección del próximo James Bond. "Estamos pensando hacia dónde ir con el personaje, estamos trabajando en ello. Todavía no existe un guion y aún no podemos pensar en ello hasta que decidamos cómo abordar la próxima película. En realidad, es una reinvención de Bond. Estamos reinventando quién es y eso lleva tiempo. Diría que faltan al menos dos años para que empecemos a rodar".

Y aquí podría haber un problema bastante grave para la saga, puesto que hablamos de un personaje muy anclado en el imaginario colectivo, con unos rasgos muy marcados y un legado tan grande que cualquier mínimo cambio en su concepción puede levantar el enfado del espectador más clásico, incluso aunque sea a mejor.

Está claro que muchas de las ideas sobre las que se sustenta James Bond hoy en día lucen obsoletas, puesto que hablamos de un personaje creado en los 50, pero ya vimos que películas como Sin tiempo para morir conseguían adaptar sus aventuras a nuestros tiempos con soltura sin entrar en cambios profundos. Por ejemplo, la creación de personajes femeninos potentes como el de Ana de Armas o Lashana Lynch o el dejar de lado los estereotipos sexistas sin que Bond renunciara a su esencia masculina tan marcada. Y fue un soplo de aire fresco sin necesidad de modificaciones certeras.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Se entiende que al cerrar la saga de Daniel Craig quieran buscar otro enfoque que aporte nuevas ideas, pero creo que estas ideas deberían de venir del terreno de la acción, de la planificación vertiginosa de sus secuencias o de la construcción de sus intrigas y casos, no de darnos a un James Bond diferente con otro origen y otra historia que lo aleje de lo que siempre ha sido, porque entonces no estaríamos hablando del agente 007 que todos conocemos. Y creo que esta fue la clave del éxito de esta última etapa protagonizada por Craig, donde el entrelazar por primera vez las diferentes entregas, medir muy bien la adaptación de Bond a nuestros tiempos y poner el foco en el espectáculo más grandilocuente posible dio como resultado muchas de las mejores películas de la saga.

Al final, meterse en este terreno puede ser un riesgo innecesario que podría acabar jugando en su contra, sobre todo valorando el alto porcentaje de público adulto y acostumbrado al Bond más clásico que disfruta con la franquicia. En todo caso, si quieren apostar por algo completamente diferente, tal vez sea mejor que valorase hacer spin-offs de otros personajes como el de Ana de Armas, que conquistó a todos en Sin tiempo para morir y nos dejó con ganas de mucho más gracias a su actuación explosiva como la agente de la CIA Paloma. Aunque por ahora, solo queda ceñirse a esta larga espera hasta la próxima película y ver finalmente en qué acaba esta reinvención de James Bond.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente