'James Bond' tiene un problema si cae en manos de Amazon

·6 min de lectura

El pasado mes de mayor se anunció que Amazon y Metro Goldwyn Mayer (MGM) habían firmado un acuerdo de fusión que llevaba a la compañía de comercio electrónico a adquirir el mítico estudio de cine de Hollywood. Con esta compra, por la que la compañía de Jeff Bezos habría pagado 8.400 millones de dólares (6.910 millones de euros), la plataforma de streaming ampliará su catálogo con más de 4.000 títulos. Y si bien Amazon no podrá disponer de las películas anteriores a 1986, porque fueron compradas por el magnate Ted Turner, lo cierto es que con esta maniobra el servicio streaming arramplará con títulos tan emblemáticos como Robocop (1987), El silencio de los corderos (1991) o Thelma y Louise (1991). Además de series como El cuento de la criada, Fargo y Vikingos. Ahora bien, el problema viene con otro gran clásico del cine, las películas de la saga James Bond.

Daniel Craig es James Bond en Sin tiempo para morir (EON Productions and Metro-Goldwyn-Mayer Studios film. Crédito: Nicola Dove.© 2021 DANJAQ, LLC AND MGM. ALL RIGHTS RESERVED.)
Daniel Craig es James Bond en Sin tiempo para morir (EON Productions and Metro-Goldwyn-Mayer Studios film. Crédito: Nicola Dove.© 2021 DANJAQ, LLC AND MGM. ALL RIGHTS RESERVED.)

Si bien la compra de MGM por un gigante del entretenimiento ha reabierto el debate sobre cómo la producción y distribución cinematográfica está quedando en manos de las plataformas, lo verdaderamente preocupante aquí es que Amazon podría querer estirar la franquicia de James Bond con spin offs y expandirla como las películas de Marvel o las de Star Wars. Una circunstancia a la que Eon, la compañía dueña de la saga, se niega rotundamente. Pero ¿qué pasará realmente si una corporación tan potente exige tener voz en el proceso de futuras producciones?

MGM, fundado en 1924 por Marcus Loew y Louis B. Mayer, se erigió como uno de los grandes estudios de la era dorada de Hollywood, sin embargo, en 2010 se declaró en quiebra por lo que su reciente acuerdo con Amazon marca el final de una época plagada de dificultades. Que la plataforma streaming se haya hecho con uno de los referentes más importante del mundo implica que éste le cede la totalidad de los derechos de sus franquicias y películas. Y teniendo en cuenta que alberga algunas de las más importantes de la historia del cine, como es el caso de la saga de 007, todo parece indicar que se avecina un problema en el horizonte. Porque desde que se reveló la compra millonaria se ha especulado mucho sobre lo que la compañía de Jeff Bezos podría hacer con el agente 007.

Si bien la cantidad de propiedad intelectual que pasaría a estar bajo el paraguas de Amazon es enorme (la biblioteca de MGM es tan vasta que incluye más de 4.000 títulos de películas y una colección de 17.000 series de televisión), el auténtico terremoto para la industria cinematográfica se viene con esta saga. Y es que si definitivamente la franquicia cae en manos de la plataforma de streaming puede abrirse una guerra de poderes que, de ganar la compañía de Jeff Bezos, colocaría a esta saga en el perfil moderno de estirar títulos al máximo. Una circunstancia que implica desarrollar nuevos universos o poner en marcha spin off de distintos personajes como recientemente ha ocurrido con La casa de papel y su precuela centrada en Berlín (Pedro Alonso).

En otras palabras, la saga de James Bond tendría un inconveniente si cambia de dueño porque, definitivamente, Amazon podría alejar la franquicia del aura tradicional que todavía conserva desde el estreno de la primera película en 1962. Y es que con Eon Productions, la productora oficial, se han lanzado 25 películas hasta la fecha (la mayoría de ellas en los estudios Pinewood). Por tanto, el legado de esta producción es inmenso, pero siempre desde el ángulo más tradicional, centrando en dar protagonismo al agente 007 y en cuidar la elegancia del personaje lejos de la pirotecnia de otros reclamos como las cintas de Marvel o las de Star Wars que siguen en rápida expansión en Disney+.

Si bien era de esperar esta adquisición por una plataforma como Amazon, no se puede obviar la reacción de la compañía dueña de la saga James Bond, que siempre ha sido muy clásica hasta el punto de que se negó a estrenar Sin tiempo para morir en servicios de streaming durante la pandemia de coronavirus. Esto provocó el retraso de la película protagonizada por Daniel Craig varias veces. Concretamente la película se pospuso en tres ocasiones para garantizar que se pudiera lanzar en los cines. Una cinta que, por otra parte, los fans esperaban como agua de mayo porque su misión consistía en despedir al agente 007 encarnado por el actor de 53 años, ofreciendo una conclusión definitiva al ciclo iniciado con Casino Royale.

Lashana Lynch como Nomi y Daniel Craig como James Bond en Sin tiempo para morir. an EON Productions and Metro-Goldwyn-Mayer Studios film.Credit: Nicola Dove.© 2021 DANJAQ, LLC AND MGM. ALL RIGHTS RESERVED.
Lashana Lynch como Nomi y Daniel Craig como James Bond en Sin tiempo para morir. an EON Productions and Metro-Goldwyn-Mayer Studios film.Credit: Nicola Dove.© 2021 DANJAQ, LLC AND MGM. ALL RIGHTS RESERVED.

Lo cierto es que tras el estreno de Sin tiempo para morir el pasado 1 de octubre crecieron los rumores sobre el futuro de la saga dentro de Amazon, con espectadores valorando la posibilidad de que la plataforma se pusiera a desarrollar una serie sobre las peripecias del agente con licencia para matar. En este contexto, Barbara Broccoli (quién por cierto también está interesada en que repita Cary Fukunaga como director) y Michale G. Wilson, productores de la saga por parte de Eon Productions, se mostraron contrarios a esta oportunidad.

Según declararon en exclusiva a Variety hace unos meses, "estamos comprometidos a seguir haciendo películas de James Bond para la audiencia mundial", poniendo de manifiesto que todavía tienen la última palabra en el futuro de la franquicia. Dicho de otro modo, cuentan con derechos para aprobar todo, desde el marketing hasta el casting y la distribución. En otra entrevista para el mismo medio el pasado mes de junio incluso destacaban que "para bien o para mal, somos los custodios de este personaje", asegurando que "nos tomamos esa responsabilidad en serio".

Sin embargo, Amazon podría estar pensando en convertir a James Bond en una franquicia similar a las películas de Marvel por mucho que los responsables de Eon no están interesados ​​en los cambios, como apuntaba recientemente The Sun. Según el tabloide británico, la plataforma habría puesto sobre la mesa el desarrollo de precuelas basadas en la serie de libros, consciente de que, si bien la saga genera enormes cantidades de dinero, los títulos derivados podrían hacerla aún más lucrativa.

En este contexto cabe subrayar que uno de los guionistas de la saga, John Logan, habló públicamente hace poco suplicándole a Jeff Bezos que no se entrometiera en los procesos creativos de su franquicia de espías. Y es que este profesional nominado al Óscar subrayó su temor a que cualquier serie derivada pueda diluir la marca.

En resumen, el acuerdo de fusión definitivo entre Amazon y MGM podría impactar de lleno en el legado y futuro de James Bond. Porque una cosa sería que la plataforma de streaming preserve la herencia y el catálogo de las películas y series de este legendario estudio, y otra muy distinta que potencie su servicio a costa de la joya de la corona, estrenando la próxima película del agente 007 en su servicio de transmisión. O incluso yendo más allá con la puesta en marcha de una gran cantidad de títulos derivados de una de las franquicias más reconocidas de la historia cinematográfica que desvíen el legado tradicional que le caracteriza.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente