Jackson Quiñónez, de las vallas olímpicas al debut en medio maratón: "He disfrutado como un enano"

·7 min de lectura
Photo credit: Ismael Pérez
Photo credit: Ismael Pérez

Para alguien con el portentoso físico necesario para correr 110 metros con vallas en 13 segundos y 33 centésimas, afrontar una media maratón es algo así como echarse al océano con una piragua. Jackson Quiñónez ha recorrido ese camino y casi 15 años después de batir aquel récord de España de velocidad, completó este domingo en el Zurich Rock 'n' Madrid Running Series no solo su primera carrera de 21 kilómetros, sino su primera experiencia en la ruta.

Quiñónez ha pisado tres veces los Juegos Olímpicos: Atenas con Ecuador, su país de origen, y Pekín y Londres ya como español. Con la rojigualda consiguió el diploma olímpico con un 8º puesto en China y llegó también a ser finalista mundial (7º) en Osaka 2007 y Valencia 2008, además del bronce europeo en 60 metros vallas en la pista cubierta de Birmingham 2007. Hasta su retirada 2016 y la llegada de Orlando Ortega primero y de Asier Martínez y Enrique Llopis después, fue la gran referencia nacional de las vallas altas.

Ahora, con 41 años, se ha picado con sus amigos (el infalible '¿a que no hay huevos?') para transformarse en un rutero, y su primera experiencia se la cuenta a Runner's World con una indisimulada felicidad al cruzar la meta en 1h42:35 en el puesto 2.292º.

Photo credit: Ismael Pérez
Photo credit: Ismael Pérez

¿Cómo ha sido tu experiencia en la primera media maratón?

Es mi primera carrera popular, no solo la primera media maratón. A la gente le meten mucho miedo sobre el recorrido de Madrid, pero me he encontrado muy bien. He disfrutado, he vivido una sensación muy diferente de la explosividad de mi prueba, que se resolvía en 13 segundos. Estoy muy contento con el resultado.

Para alguien que vive en Lleida, ¿por qué un circuito tan difícil como Madrid?

Me habían dicho que Madrid era un circuito morrocotudo porque tenía bastantes subidas y bajadas. Tengo un grupo de amigos siempre intentan retarte como exdeportista '¡a que no hay...de correr una media!'. Y yo 'venga sí, escoge una'. Nos apuntamos el año pasado y en Navidad te das cuenta de que hay que empezar a hacer kilómetros. Es una sensación diferente, porque en la élite entrenas entre cinco y seis horas al día, pero divertida. Ha habido un ambientazo tras esta pandemia que ha tenido al deporte y al mundo paralizado.

¿Qué es lo que más duro se te ha hecho del recorrido?

Los deportistas de élite no nos aventuramos a una experiencia deportiva sin haberlo preparado, así que lo he trabajado mucho. Lo importante era llegar sin dolores ni molestias. Cuando se me hacia pesado bajaba el ritmo y cuando me encontraba bien lo aumentaba. No es lo recomendable, pero me gusta sentir esa sensación de pulsaciones altas. En el kilómetro 15, 16 ó 17, ya subiendo de Atocha para aquí las piernas se notaban, pero estoy contento porque me ha salido 1h42, así que he cumplido el objetivo de bajar de 1h45. En el ultimo entreno la adrenalina me hizo que quisiera hacer 1h30, peor luego volví a la realidad. Pensé 'no, no es tu rimo' y continué con lo planeado todo el año.

¿Y tus amigos han llegado?

No, van atrás, seguro. Yo salí en el cajón 4, he tenido que adelantar mucho y ellos me decían que me pillarían, que harían de coche-escoba y recogerían mi cadáver, pero creo que iban a hacer sobre 1h50.

¿Alguna apuesta entre vosotros?

No, nada concreto, pero algún chuletoncete o botella de vino caerá.

Una prueba de fondo es muy diferente a una de vallas. ¿Has tenido que transformarte físicamente?

He tenido que bajar mucho músculo, que pesa mucho, e intentar tener algo de grasa para que el cuerpo vaya utilizando la energía. Antes de la preparación pesaba unos 91-92 kilos y me he quedado en 86-87, he bajado unos seis kilos mi volumen corporal y eso es lo que más llama la atención. Los deportistas de velocidad hacemos una ingesta más grande de proteínas que de hidratos, y aquí he tenido que hacerlo al revés. Y hacer muchos kilómetros. Los vallistas en cuanto hay viento ya nos metemos a las pesas, a cubierto o nos vamos a un sitio cálido. Aquí he aprendido que llueva, truene o haga frío hay que salir a la calle a correr.

¿Cómo se pierden seis kilos de masa muscular?

Tenía claro que estar soportando durante 1h40 el peso de más de 90 kilos no podía ser, así que dejé de trabajar el volumen muscular y la hipertrofia. Trabajé tobillos, piernas con la comida. Ahora que viene el verano habrá que volver a marcar, que sino pareceré Chema [Martínez] o Toni Abadía, que están como una lima (ríe).

Habrás ahorrado en trabajo de fuerza.

He reforzado gemelos, cuádriceps, un poco de core abdominal y lumbar para aguantar el peso, pero lo que hacemos los velocistas de fuerza, no.

¿Cuántos kilómetros hasta hecho a la semana?

A seis semanas de la Media llegué a unos 68 y las semanas que menos unos 30. He hecho alguna tirada de 18, algún fartlek rapidito de esos que te pican las piernas. Tengo amigos como Élian Périz que me decían que tenía que hacer series duras para que llegado el kilómetro 17 ó 18 y las piernas empiecen a saturarse encuentre la capacidad láctica para seguir tirando.

¿Qué consejos te han dado tus compañeros del atletismo?

Que no vaya por encima de lo que no he hecho, que no me flipe. Que si no he tocado nunca ritmos de 4:20, no vaya por ahí. Si he tocado 4:30 alguna vez, me acerque, pero debo ir entre 4:50 y 4:30, jugar ahí, si te vas muy por debajo o por encima, no estás en tu ritmo. Y que disfrute y lo pase bien.

¿Cuándo empezó tu preparación?

Antes de diciembre, comencé a adaptarme, sobre todo a perder kilos. Primero empecé con 8-10-12 kilómetros y en diciembre empecé a meter 12, 14, 15, 16...en febrero ya empecé a tocar algún entrenamiento de 18 kilos y ahora la primera semana de abril ya hice 18 kilómetros en carrera continua. La última semana hice 12 kilómetros a 4:29 minutos el kilómetro y ya me vine arriba 'va, voy a hacer 4:35 el kilómetro', pero el asfalto me devolvió a la realidad [Quiñónez salió a 5:14 y terminó a 4:52 minutos el kilómetro]

¿Corrías solo o acompañado por ese grupo de amigos?

No, cada uno por su cuenta. Por el trabajo, cada uno tenía su horario, pero alguna vez las parejas nos dejaban fuera de la ciudad y buscábamos un circuito amable para hacer kilometrillos, pero la preparación la hice solo porque iba a correrla solo y ellos iban a ir más atrás.

¿Has estado activo en estos años desde la retirada?

Sí, es una de las cosas que me propuse en la retirada. No tengo ningún grupo de entrenamiento pero me mantengo activo entrenando, haciendo vida saludable, disfrutando del deporte de otra manera. La élite es muy lesiva, siempre he estado vinculado haciendo entrenamientos, entrenando a mis amigos y disfrutando del deporte de una manera diferente. Juego a pádel, a golf, atletismo, lo que no he vuelto a tocar son las vallas. Si pienso que hacía 13 segundos y poquito...ahora estoy solo para saludar. Hoy he disfrutado como un enano, he disfrutado un montón, no me esperaba disfrutar tanto. Me gusta mucho el deporte, por disfrutar, por ocio y por salud.

¿A qué te dedicas ahora?

Soy 'multitascas'. Después de los Juegos de Londres 2012 abrí un centro de entrenamientos personales donde gestionamos entrenamientos para gente de la calle, para empresarios que quieren adaptar el deporte con su estilo de vida. Y desde 2019 soy concejal en el Ayuntamiento de Lleida y fiscalizo todo el área de Juventud, Deportes, Fiestas y demás. También asesoro deportivamente a clubes como el Fútbol Club Barcelona [por el que compitió] en áreas no profesionales.

¿No te ha tentado ser entrenador?

No, porque después de retirarme me he dado cuenta de que los deportistas somos muy egoístas. La culpa siempre es del entrenador y no del atleta. Siempre voy a ver a mis hermanos de Lleida, a los hermanos Porras [Aleix y Gerard] y Erta [Bernat y Arnau] y me pica la curiosidad de ver qué hacen, pero digo 'no es para mi'.

Tras esta experiencia, ¿volverás a una carrera popular?

No sé, si me pican quizá. Sino, creo que no

¿Del maratón ni hablamos?

Noooo. Cuando bajábamos y los del maratón se iban del grupo, digo 'no tendría cojones' (sic)'. A un ritmo más lento iría, pero no sería bueno para mi físico porque iría muy trotón y pesado y sería muy complicado.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente